[ TIRAD SOBRE EL PIANISTA ]

Blogs de MqM

BLANCOS, ROJOS, TRANSVERSALES

En esta España convulsa, enfrentada, y con todos los ojos que están complementados con un cerebro puestos en el 26J, el día de ayer fue como una jornada de tregua en medio de la batalla: se jugaba el segundo partido de la final de la liga ENDESA entre los dos polos del deporte español: Madrid y Barcelona –todo en su justo orden-, y la llamada “Roja”, esa selección sectaria, dirigida por un marqués rencoroso que sólo obedece a los dictados de Villar I y Único, Rey de la RFEF y duque de UEFA y FIFA, se enfrentaba a la Turquía del lanzabotas Turan y el fugaz blanco Sahin. Hay que decir, para dejar el panorama bien definido, que el personal estaba básicamente dividido en tres grupos: los blancos anti-roja –a los que está orgullosamente afiliado el que esto pergeña-, los culés antiespañoles y los que justifican la abusiva utilización política de esa palabreja que me exaspera, los transversales, que, sea cual sea su color local -blancos, rojos, morados o naranjas, para citar sólo los colores más valorados- querían que los chicos que conduce Sor del Bosque sigan adelante en la Eurocopa. El horario, perfecto: primero, el baloncesto; luego, el fútbol.

Los espartanos de Laso salieron al campo como si la durísima –e inmerecida- derrota del partido anterior los hubiera hecho ganar confianza y, en el más apabullante primer cuarto que recuerdo contra el enemigo perfecto, le sacaron 14 puntos a los pascualinos. Llull, un gran Llull, se echó el equipo a la espalda, y bien secundado por Ayón (no te vayas, cojones, te necesitamos) y Thompkins, moviendo el balón a velocidades estratosféricas, defendiendo con tesón y atacando con precisión exquisita, demostró que a este Madrid, cuando entran en conjunción todas sus virtudes, que son muchísimas, no hay quien le pare en Europa…, y eso que Jaycee estuvo muy por debajo de su nivel en el primer partido. La cara de incredulidad de Pascual –y en parte de resignación- era la mejor muestra de que no se creía –ni esperaba- lo que le estaba cayendo encima. Laso, por su parte, estaba combativo, casi cabreado, y con esa voz de general que empezó de soldado raso –todo lo contrario de la atiplada vocecita del entrenador del Barcelona-, ronca y dura, iba indicando a los suyos el camino cuando, en el segundo y el tercer tiempo , el Barcelona pareció que podía recuperar el terreno perdido… Pero nunca fue así: el Madrid comenzó ganando el partido –primera canasta de Llull- y lo más cerca que estuvo el Barcelona, en toda la noche, fue empatar a dos.

Aunque fue un partido, en general, muy bueno de todo el equipo, dos jugadores se merecen especial atención: Llull y Ayón. Nada más se puede decir de Llull, madridista hasta la médula y uno de los tipos que nunca se rinden; pero sí mucho, y bueno, del mexicano, jugador imprescindible en este Real Madrid de hoy y al que hay que intentar retener por todos los medios. Aunque lo de ayer fue sólo un partido y la serie está igualada, se ha recuperado el importante factor campo, y puede quedar todo decidido en la capital de España. Lo que hemos visto en estos dos partidos, en el de la derrota y en el de la victoria, me llena de optimismo y me hace pensar que la otra Undécima (en el nuevo formato de la Liga,  porque en toda la historia serían treinta y tres) de la temporada va a caer.

Y fue así, con esa alegría acumulada, que comencé a ver el partido Roja-Turquía esperando que me llegara el segundo subidón de la noche…, pero los turcos, capitaneados por un blaugrana, antes cholero, no ofrecieron la menor resistencia a los rojetes; de hecho, no recuerdo ni una sola parada del portero del United en los más de noventa minutos de partido, lo que deja bien a las claras la inferioridad de los de Erdogan. La Roja estuvo cómoda y sobrada durante todo el partido, y todavía más cómodos, más sobrados y hablando más basura que de costumbre (lo cual puede parecer difícil creer a los que no los sufrieron anoche pero los conocen bien), Carreño y Camacho, esos vulgares propagandistas del fútbol. Los del marqués ya están clasificados para la siguiente fase y, seguramente, terminarán primeros de grupo pues Croacia, que es quien puede disputarles la plaza, empató con la República Checa y, lo que es peor, parece que Modric, su estrella y la nuestra, del Madrid, está tocado y no podrá jugar ante sus compañeros, Ramos y Lucas, el próximo martes. ¿Indica esto que ha vuelto a florecer al jardín anal del Supremo Rencoroso de Salamanca? No lo creo, no lo espero. Pienso que los rojetes no superarán la primera eliminatoria en la que tengan enfrente a un equipo de nivel y, si no es así, empezaré a dudar hasta de mi sombra.

Eso sí, al final el destino, generoso, decidió dejarme algo positivo para compensar: los dos goles de Morata. Algo es algo…, que dicen que dijo un calvo cuando se encontró un peine.

COMENTARIOS [0]
[ diezenel93 ] ha dicho:
20-06-2016

Uffff, la verdad es que poner en comparación a Laso y sus chicos con el "combinado español" (dicho esto último con toda la maldad posible) es un ejercicio complicado. Al respecto del basket, esperemos que el Madrid gane, que como alguno bien señala, será dificil pues el rival es poderoso, pero en cualquier caso, sigue siendo genial tener un equipo competitivo e ilusionante.

Sobre la denominada "Roja 2" (pues la original es la que corresponde a Chile, desde hace mas tiempo) quizás solo añadir que la desafección generada por todo lo expuesto se ve en la vida cotidiana, incluso en esta Cataluña mía tan esquizoide. Me comentan mis compañeros de empresa en Madrid, que en 2010 y 2012, al comenzar el Mundial o la Euro, se veían banderas de España en ventanas y terrazas, era el mensaje clave de apoyo al equipo y la filiación de un país con ellos. Ahora no se ven tantas en Madrid, parece, que mas bien pocas. Aquí en Cataluña, las de siempre, resistentes frente al tontismo estelado (y ya es heróico).

Supongo que si el equipo llega a cuartos, se podrá mover algo la simpatía popular por encima de los intereses del grupo Mediaset en sus canales TV o medios escritos. Por mucho que me asquee Del Bosque, los soldados de fortuna y los muditos, no puedo evitar desear que gane el "combinado nacional" pues han sido muchos años de disgustos, mala uva y desesperación ante aquellas eliminaciones como en Corea.

Al final, lo que ocurre es la prueba de la esquizofrenia nacional: aquellos que hace dos días renegaban del país, ahora hablan de la selección nacional, los que votan por la independencia, llevan al niño con la camiseta de la selección y, para colmo, aparece -vaya casualidad- un asunto extrañísimo de prostitución e impuestos, que como siempre, acaba con algún político crepuscular haciendo el ridículo.

Por cierto, lamentable Cristiano Ronaldo y genial Bale. Alguien debería considerarlo cara al futuro del Real Madrid, especialmente, si tenemos sanción y no se puede fichar

[ pezuco ] ha dicho:
19-06-2016

 

Estoy de acerdo en que la selección española ha sido "secuestrada" por esa cosa llamada Roja releta de antiespañoles secesionistas y /o buenistas progres, pero aún así no puedo desear que pierdan.

En el fondo va en contra de mis principios, es algo contra natura, por lo que simplemente ha dejado de interesarme lo que haga, no la sigo, paso de la Coja y que les den al marqués, a Piqué y a toda esa ralea pestilente. Indiferencia total.

En cuanto al baloncesto, si mucho no me equivoco (lo extraño sería acertar en mis previsiones), el que gane mañana el tercer partido del play off se lleva la liga, pues veo muy factible que el Madrid ganase un partido más. No conviene lanzar las campanas al vuelo, la cosa está muy complicada, perder el primer partido lastra mucho el curso de un play off, y tengo el convencimiento de que la diferencia entre ambos equipos no es tanta como los 20 puntos de diferencia que reflejó el marcador en el último encuentro.

 

P.D. Hoy tengo que decir que no me ha gustado nada la parte de la portada donde aparece nuestro Pablo Laso junto a Del Bosque. Ya sé que se diferencia entre el Ying y el Yang, el bueno y el malo, pero ver a Pabluco junto al rencoroso antimadridista progre marqués me produce verdadero asco.

 

[ NickAdams ] ha dicho:
19-06-2016

En mi caso, pasar, no paso, quiero que pierda. Como apuntáis, esta selección se ha convertido en un elemento más de propaganda progre. Pero no quiero perder el tiempo hablando de la selección del asesor personal del Coleta Morada Rojiza, me gustaría dedicar un elogio, uno más, a Pablo Laso y a su equipo, que han vuelto a colocar al Madrid a la altura de su historia. Cierto que el viernes fueron Llull, Ayón y, como siempre, Felipe, los más destacados, pero en la apretada derrota del miércoles, Carroll se marcó un partididazo. Este equipo, estos jugadores representados por Llull y Felipe, nos han vuelto a hacer sentir orgullosos del equipo de baloncesto. Y claro que deseo que Ayón se quede, pero lo más importante es que Laso, Felipe y Llull estén nosotros todo el tiempo que puedan.

[ Pailán ] ha dicho:
19-06-2016

 

A mí la coja me produce auténtica indiferencia. La apelación al fracaso para que cambien técnicos y jugadores es inútil, porque no va a pasar, y ver a la masa aborregada revivir el panem et circenses en el siglo XXI es reconocer la acertada labor de zapa de aquellos a quienes España, el país, la Patria, la nación y no un equipillo de fúrgol, se la trae al pairo. La verdad, sigo los partidos de la selección española con la misma pasión que los de Jamaica en la Copa América, por poner una verbigracia.

Sigan, sigan

[ bg_rules ] ha dicho:
18-06-2016

Yo es que paso de la Coja 100%. Los que me rodean me miran feo y me preguntan cómo es posible que vaya con el equipo contrario de turno. Ayer tuve que explicarlo, porque, además de extrañarse, apelan al tema del patriotismo, que si es nuestro país y no sé que más. Precisamente, la Coja representa la manipulación del concepto de patria. España está rota, y la selección se utiliza como engaño para tranquilizar al personal. La selección representa la unidad ficticia en tanto que afecta a lo intranscendente. En lo que importa, ya no queda unidad.