[ TIRAD SOBRE EL PIANISTA ]

Blogs de MqM

EL TERCER BEATLE

En la vida hay a veces confluencias mágicas que cambian drásticamente el destino de las personas involucradas en ellas, confluencias que, para que se produzcan, necesitan siempre de un catalizador o enlace para vincular a los protagonistas del sortilegio. En este caso, el elemento de unión se llamó Brian Epstein, el hombre que sacó a John,  a Paul y a George de la Caverna de Liverpool y se los llevó a Londres, a Abbey Road, para entregarlos, casi vírgenes –musicalmente hablando, claro-, a un veterano productor como George Martin que necesitaba de un revulsivo entonces desconocido, llamado Lennon y McCartney, para sacar todo el arte que llevaba dentro. 

Es este el irrepetible trío –con el que colaboraron también George y Ringo- que creó la más gloriosa leyenda de la música popular del siglo XX. No puede uno imaginar la transformadora década de los 60s sin la música de los Beatles, y no tendría esta la trascendencia que tuvo sin la contribución de Martin que, en mi opinión, fue el Tercer Beatle, y no el quinto. 

Si uno sigue atentamente la trayectoria estrictamente musical de los Beatles, que es la que nos interesa evocar aquí, se va dando cuenta de cómo la enriquecedora influencia de Martin, unida al talento natural de Lennon y McCartney, va a haciendo evolucionar de forma acelerada la música del grupo. Nada mejor que comparar, para tener una prueba de ello, su single inaugural, el simple e ingenuo disco de 45 r.p.m que nos entregó a   “Love me Do” y  a ”P.S. I Love You (1962) con el melódicamente complejo y cuasi sinfónico de “Strawberry Fields Forever” y ”Penny Lane” de 1967, preámbulo de la joya que cambiaría, conceptualmente, el concepto del LP,  y me refiero, por supuesto, a “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”. El propio Martin sabía mejor que nadie del hito que para la música (y no sólo para ella) representaría este álbum, y creo que por ello dedicó tiempo a escribir un libro que todos los amantes de la música beatleniana deben leer: “Summer of Love”, la historia, de primera mano, de cómo se gestó y se realizó esta inmortal obra. Publicado en 1994, lo dedica, finalmente, "a esos cuatro jóvenes adorables que cambiaron nuestras vidas hace poco más de treinta años”. 

Y tengo que decirte, George que estarás en los cielos, que para mí y para mis amigos cubanos de los años sesenta y setenta, fue exactamente así. Ahora, repartidos por el mundo gracias a la diáspora provocada por la miseria y la intolerancia –mírate en ese espejo, España-, cada vez que nos reunimos, casi siempre de forma incompleta, la música de los Beatles está con nosotros. Es por ello, admirado George, por la importancia de la música de la que también eres responsable, que me molestó un poco verte en una foto, en La Habana, junto a la estatua de John Lennon, en pleno Vedado, muy pero que muy cerca de una de las múltiples casas del dictador, en el mismo parque por el que yo corría o jugaba al béisbol, de niño, cuando iba a pasarme días en casa de mi padrino. Luego tuve que decirme a mí mismo que alguien como tú, nacido y criado en una democracia auténtica, no podía imaginar que los mismos que luego, ya muerto Lennon, le hicieron un homenaje que nunca le habrían rendido en vida, cuando John podía hablar y echarles a perder la fiesta, habían prohibido su música, tu música. Claro que no podías imaginar que la obra de unos músicos –y no han sido los únicos, ni tampoco los últimos- estuviese prohibida por motivos dizque ideológicos durante mucho tiempo en la isla, y que no era bueno para la salud y el progreso individual confesarse admirador de los chicos de Liverpool. No pasa nada, George, no serás ni el primero ni el último que caiga en las rojas trampas de los sectarios. Fíjate que no me extrañaría ver, dentro de unos días, a todo un presidente de los Estados Unidos sentado en el mismo lugar. Eso sí, a ti te lo perdono, George; a él, no, porque por las obligaciones de su importante cargo público no debe de ignorar lo que pasa y ha pasado en Cuba. ¿O sí que podría, por otras razones menos confesables?

Descanse en paz Sir George Martin, The Third Beatle.

COMENTARIOS [0]
[ pezuco ] ha dicho:
11-03-2016

 

Mi ignorancia, casi bordeando el analfabetismo, musical hace que no pueda ni deba comentar mucho sobre este asunto. Además, cuando tuve uso de mi escasa razón, ya se habían disuelto como banda.

Sí puedo decir que conozco algunas de sus canciones, algunas me gustan y además me parecen muy buenas, otras son más comerciales, pero siempre con su sello inconfundible.

Fue una pena la rivalidad entre John y Paul, hubieran creado muchas más pequeñas-grandes obras de arte, supongo que adaptándose a los tiempos. Sólo hay que ver a los Rolling, que ahí siguen dando guerra, saliendo casi desde el geriátrico.

Es curioso, leyendo ahora los comentarios que se escribe en la prensa sobre el cuarteto de Liverpool, dicen que aún sin disolver el grupo, con grandes disputas entre los dos líderes del mismo que les impedían dirigirse la palabra, y jamás se perdieron el respeto, incluso hasta el último día firmaron sus canciones como Lennon y MacCartney, aunque las grabaran individualmente y por separado, aunque no quisieran juntarse ni para tocar.

Y en fin, que descanse en paz en quinto, o cuarto escarabajo, se lo merece.

 

P.D. Ninguna banda hubiera dejado tanta huella, hubiera marcado el camino del mundo de la musica, hubiera sido tan imitada o se escucharían sus canciones despues de tantos años sin ser mucho más que un gran grupo "hacedor" de tan buenas canciones.

 

[ Pailán ] ha dicho:
11-03-2016

 

wh, yo no he dicho nada parecido, me he limitado a señalar que hay algunos que consideran a tal o cual persona como quinto beatle. Como digo, para mí los Beatles siempre han sido y serán cuatro.

A mí siempre me han gustado más las canciones rockeras y cañeras de la banda. (Nota: cañeras teniendo en cuenta la época en que se produjeron). Rubber Soul, ciertamente, es uno de sus grandes trabajos. Y, ya que me provocas, últimamente tengo a "I wanna hold your hand", "Twist and shout", "Get back", "Can''t buy me love" o, incluso, "Dig a pony" como repertorio para canturrear (o así) en la ducha. Me sigo riendo a carcajadas con "You know my name", la cara B del single "Let it be", y no consigo digerir "Helter Skelter", aunque esté en el disco blanco.

Descubrí en Nueva York a una banda amateur que todos los viernes, a las siete y media de la tarde, tocaba versiones de los Beatles en la estación de la calle 42 de la línea 1 del metro (Times Square, seguro que sabes). Se llamaban "The Meetles" (click AQUÍ) y no tengo recuerdo de que oirles ninguna canción de "Strawberry Fields". Sí, más de una vez (y de dos y de tres) fui a verles exprofeso. En BB King Blues Club and Grill había un grupo que tocaban temas de los de Liverpool, vestidos como ellos y haciendo los mismos gestos y hasta cruzando la calle 42 caracterizados como en la foto de Abbey Road. Saturday Beatles Brunch, se llamaba el espectáculo. Muy recomendable para nostálgicos y demás gente de lágrima fácil.

[ wh ] ha dicho:
11-03-2016
Citando a Pailán :: No. 5 :: 10-03-2016

 

Bien tirado lo del tercer Beatle, wh, pero como bien dices (a pase de fernando_poo), sólo como provocación. Los Beatles fueron cuatro y ha habido muchos candidatos a quinto: Billy Preston, Phil S...

Pailán, considerar a Phil Spector y a Billy Preston como importantes porque colaboraron en Let it Be, sería lo mismo que cuando se llamaba quinto beatle a Pete Best, mediocre baterista de los primeros tiempos, o a Stuart Sutcliffe, amigo de Lennon, y más dedicado a la pintura y a la poesía, al que ponían en Hamburgo a simular que tocaba y cuya novia, Astrid Kirchherr fue la que les cambió los peinados a los chicos y nos metió en el mundo de las melenas, que tantas expulsiones me costaron a mi de las escuelas rojas.  Ninguno de estos cuatro tuvo peso real en la trayectoria del grupo, aunque en el caso de Sutcliffe, muerto prematuramente a los 21 años, sí afectivo. 

En mi opinión, hubo dos "quintos beatles", el musical, importante e indiscutible, Martin... y el del mundo de las mujeres, las relaciones humanas y el día a día de los conciertos que fue Neil Aspinall, compañero de colegio de Paul y contable de profesión, chófer en los primeros tiempos de Liverpool, una especie de road manager después, contacto "ligonero" siempre y que termino siendo directivo de la Apple Beatle, por esas cosas que tienen las empresas de este tipo donde la confianza es más importante que el conocimiento.

No sé si has leído las historias que Aspinall se permitió contar, interesantes y divertidas algunas.

A mi me gustan todas las canciones,es el único grupo musical con el que me ocurre tal cosa, pero si hay que elegir álbumes me quedo con  Rubber Soul, Sgt. Pepper y Let it be ( a pesar de Spector y agradecido a Preston). De todas formas, a medida que pasa el tiempo, cambian las canciones que más oigo, últimamente dedico más tiempo a oir  "Your Mother Should Know", "When I''m Sixty Four", "The Long and Winding Road" y, últimamente, sobre todo, "Run for Your Life". 

¡Coño, si estos consiguieron que me gustara algo que tuviera las siglas USSR! No digo más.

[ Pailán ] ha dicho:
10-03-2016

 

Bien tirado lo del tercer Beatle, wh, pero como bien dices (a pase de fernando_poo), sólo como provocación. Los Beatles fueron cuatro y ha habido muchos candidatos a quinto: Billy Preston, Phil Spector o el propio George Martin. Incluso hubo alguno que daba tal papel a Yoko Ono (¡?) por el papel determinante en la ruptura de una banda que siempre estuvo formado por cuatro músicos geniales. Humildemente, como digo, los dejaría en cuatro y hablaría del quinto desde un punto de vista poético.

George Martin fue, sin duda, ese catalizador sin el cual una reacción química no puede ocurrir, como señala el gran bg_rules. Bajo su batuta (la de Martin, no la de rules), los Beatles fueron lo que fueron, desde "Love me do" (producida ya por Martin) hasta el Abbey Road enterito. Sin embargo, no nos olvidemos que los Fabulous Four eran un grupo de rock y creo que "Strawberry Fields", siendo magistral y generando una influencia determinante en la música que vino después, no encaja en el ADN Beatles. De hecho, dejaron de tocar en vivo en 1966 por la imposibilidad de interpretar en un escenario los experimentos orquestales de Martin y McCartney. Prueba de lo anterior es que ninguno de los cuatro siguió en solitario la senda de "Strawberry Fields".

Me sigo quedando con Revolver, Abbey Road y el disco blanco, qué queréis que os diga.

[ wh ] ha dicho:
10-03-2016
Citando a fernando_poo :: No. 3 :: 10-03-2016

Por primera vez, y sin que sirva de precendente, voy a disentir del autor. Cordialemente, por supuesto.

El tercer Beatle por méritos propios es George Harrison cuyas Here Comes The Sun, While My Guitar Gently Weeps y, sobre todo, Something son...

¡Jajajaja! Acepto las críticas porque yo mismo estoy de acuerdo con ellas. Ha sido una especie de homenaje-provocación subir a Martin dos puestos en el escalafón en perjuicio de Harrison y Ringo, pero es que, como beatlemánico empedernido, cada vez aprecio más la labor de George Martin. Pienso, como bg_rules, que sin él, no hubiesen sido lo que fueron.

En realidad, en los buenos tiempos, fueron un equipo maravilloso que nos dejó decenas de canciones inolvidables. 

Luego, como siempre, discrepancias hubo, y fueron las que llevaron a que Lennon (quizás influenciado por Yoko Ono) le quitara a Martin la produccion de Let it Be y dejara las grabaciones en manos de Spector para que les diera el toque final. Siempre he imaginado qué podría habernos regalado Martin.

Y ahora los Rolling Stones, otros prohibidos de aquellos tiempos, van a dar un concierto en Cuba coincidiendo con la visita de Obama. Es tremendo.

[ fernando_poo ] ha dicho:
10-03-2016

Por primera vez, y sin que sirva de precendente, voy a disentir del autor. Cordialemente, por supuesto.

El tercer Beatle por méritos propios es George Harrison cuyas Here Comes The Sun, While My Guitar Gently Weeps y, sobre todo, Something son dos de las mejores canciones del grupo por méritos propios. 

De todas formas, es cierto, que Sir George Martin se merece el apelativo de Quinto Beatle.

En cuanto a su foto en Cuba, hace muchos años que sabemos que el destacar en una disciplina determinada no te libra de ser estúpido en asuntos políticos.

Descanse en paz.

Saludos

[ bg_rules ] ha dicho:
10-03-2016

Martin fue, sin ningún genero de dudas, el elemento reactivo imprescindible para que se dieran los Beatles. Exactamente igual que en química el producto nuevo es imposible sin el elemento reactivo que lo produce transformando el original, yo estoy convencido de que sin Martin, los Beatles no hubieran sido como los conocemos, o quizás -aunque esto es más arriesgado decirlo- ni hubieran sido. Pero yo, más que el tercero o quinto Beatle, prefiero considerarlo como una de los dos lados de la moneda, es decir, no menos importante que los otros cuatro.  Martin por un lado y los cuatro de Liverpool por el otro formaron una unidad para la historia. Además, mejor de esta manera, pues nos ahorramos el agravio que supondría colocarlo por encima de George y Ringo.

Por cierto, que quizás fuera este último el único elemento prescindible  de todos los mencionados ... Pero no, definitivamente no: no tendríamos With a little help from my friends entre Sgt Pepper''s y Lucy in the sky with diamonds,  y ese album, que es irrepetible, tampoco habría sido. Tratándose del hito que cambió la manera de entender el pop/rock, actualmente nada sería igual musicalmente.

DEP George Martin

[ bipo66 ] ha dicho:
10-03-2016

Grandísimo George Martin y extraordinaria, en éxitos y calidad, la colaboración entre los Beatles y Martin. Citaba yo, hace días, a propósito de la entrada sobre Ansón, una de las canciones de ese excepcional LP que es Sgt. Pepper, Lovely Rita. Hoy quiero recordar dos o tres más, Fixing a Hole, algo que debía de estar haciendo Floren en el Real Mandrid, She’s leaving home, un dulce drama hogareño y la genial, y que debe muchísimo a Martin, A Day in the Life, ese “match” Lennon-McCartney, con ese final tan innovador para la época que cierra la canción y el álbum.

Inolvidables los Beatles y, con ellos, Martin.

Lo que no sabía era lo que cuenta el blogger sobre su prohibición de escucharlos en Cuba, ¿a quién prohibirían aquí los de Podemos? ¿A Bertín, a Julio Iglesias, a Loquillo?