[ TIRAD SOBRE EL PIANISTA ]

Blogs de MqM

FLORENTINE ZIDALOTTI DEBUTA

El partido de ayer, por las circunstancias excepcionales que le precedían, se jugó en cuatro tiempos: dos fuera del campo -las ruedas de prensa de ZZ- y dos, los habituales, en un Bernabéu húmedo y aparentemente feliz. Florentino Pérez, el más feliz de todos los que posaban sus traseros en los palcos, sabía mejor que nadie que, antes de que comenzara a rodar el balón, ya había ganado la primera parte y, por ello, para indicar que su mejor jugador ya estaba en acción, ordenó acelerar la producción y puesta en venta de las camisetas de Zidane, con ese nostálgico número cinco destinado a bajar el nivel contestatario de los más sentimentales.

Sin embargo, para la minoría crítica, la que no se deja engañar por las jugadas marketinianas de Forbestino, la primera aparición pública de Zidane lo que vino fue a ratificar nuestras peores sospechas: que volvíamos a los tiempos de Ancelotti en los que las estrellas consentidas y con mando en plaza jugaban según sus caprichos. La gran diferencia entre Ancelotti y Zidane –segundo del primero-, la decisiva, es que ZZ es el primer entrenador en la era florentina que tiene una relación fraternal y afectiva, sólida, con el Presidente. Por eso Pérez quería darle más tiempo para que se formara; por eso lo sacó, intempestivamente, a modo de último bastión defensivo, porque sabe que su tiempo se acaba, que su mandato no aguanta otra temporada sin títulos. Entiendo, por ello, su sonrisa de oreja a oreja toda la noche, satisfecho de haber  hecho bien el trabajo previo; sólo le quedaba, para intranquilizarlo un poco, lo que no puede ni podrá controlar nunca: árbitros (no puede ni quiere luchar contra el villarato), jugadores (porque no tiene lo que hace falta para ponerlos en su sitio) y público, al que sí sabe cómo neutralizar y pastorear aunque, por suerte, al que a pesar de eso no ha podido conquistar mayoritariamente.

La alineación blanca dejó claro que el primer objetivo de Zidane era restaurar heridas de ego: regreso de Carvajal al lateral derecho y de Isco –el adorado y, últimamente, enfurruñado- al centro del campo. Pepe y Ramos en el centro de la defensa (¿?) y la BBC haciendo lo que de la gana, con Bale la mayor parte del tiempo por la derecha. La limitación del innegociable cupo de 11 hizo que el resto de desagraviados llegaran al césped con los cambios: Varane por Ramos (¿lesionado?), James por Isco (aunque no creo que esto le valga colombiano, que ya hace rato mostró que sabe sacar las uñas) y Jesé por Bale (para que lo aplaudieran por el hat-trick). El otro mensaje claro fue que, por primera vez en mucho tiempo, Benzemá completó los 90 minutos. Los damnificados, los de siempre que se utiliza este estilo carlettiano de utilización de los jugadores en función de su valor mediático:  Lucas Vázquez, Danilo y Casemiro, que ya saben –o deben saber- lo que se les viene encima, pues tenemos el problema añadido de que no hay Copa –ya sabemos por qué- para repartir minutos. 

El Depor de Víctor Sánchez del Amo, que tampoco se intimidó en el Bernabéu, parece que en la prisa por salir de La Coruña se dejaron por allá las miras. Hacía tiempo que no veía que un equipo visitante fallara tantas oportunidades claras, la primera, poco antes de cumplirse el minuto 11 de partido. El Dépor gozó de ocasiones, muchas, en toda la primera parte gracias a la conocida y bien publicitada debilidad en defensa del Madrid cuando no cuenta con las ayudas que aporta un jugador del perfil de Casemiro, ahora, o Alonso, antes. Pero ayer la suerte estaba con el Ser Superior, Forbestino: tanto esfuerzo organizativo merecía un poco suerte y esta  se materializó en el primer gol,  de Benzema, tras un centro, desde la banda derecha, del recuperado Carvajal, que conectó con Ramos, que disparó bloqueado por la defensa gallega y que aprovechó Karim, al límite del fuera de juego, mientras que el portero gallego estaba obstaculizado por un Bale en claro fuera de juego. En mi opinión, ese gol no debió ser válido, pero fue el que marcó el destino del encuentro e hizo que el partido transcurriera por su cauce más natural y que el público se convirtiera, otra vez, en ese mítico jugador número 12 que tanto reclaman los jugadores de casa. El resto, más de lo mismo: fallos blanquiazules y mayor acierto por parte de los blancos… con la excepción de Cristiano, el menos feliz de los felices, anoche.

No aprecié  un Madrid mejor que el de los pocos buenos tiempos que se han hecho esta temporada; lo que si me pareció vislumbrar fue un Madrid ancelottiano o,   para hacerme entender mejor, un Madrid versión Ancelotti 2.0. La diferencia con el 1.0, ya apuntada arriba y que reitero ahora, es que la presencia de Zidane en el banquillo le dará a Forbestino, por primera vez, la opción de hacer realidad su húmedo sueño de ser entrenador –con mando a distancia, eso sí- del primer equipo. Sí, ya sé que la RFEF es muy estricta en el registro del personal, pero, virtualmente, la plantilla del Real Madrid de fútbol, hasta que la tozuda realidad no me demuestre lo contrario, estará bajo el mando de una rara mezcla de estilos y objetivos a la que he preferido llamar Florentine Zidalotti.  No sé si Zidane ha leído la novela única de Lampedusa, “El Gatopardo”, ni siquiera sé si lo ha hecho Forbestino, pero lo que sí puedo imaginar es que, en un arranque de genialidad, han vuelto del revés la famosa frase que Tancredi, en la novela, le dice a su tío Fabrizio, como si Forbestino le hubiese dicho a Zidalotti: “si queremos que todo cambie, necesitamos que todo se quede como está…, así que deja claro que Cristiano es el alma del Madrid, trae de vuelta a Isco, a James, a Carvajal, a Jesé… Necesitamos mantenernos en el poder como sea.” No olvidemos que la novela se desarrolla en Sicilia, donde siempre hay muchos y no siempre nobles intereses en juego.

COMENTARIOS [0]
[ zarpi ] ha dicho:
10-01-2016

Institucionalmente, la deriva lógica, lo esperado para continuar con el control social del corral forzadamente antiespañol: tocaba un Tragalotti con el Girasoleu convencido tras usarse a Benítez, para poder seguir dando bandazos que no dejen despegar al gigante español, pero evitando que el agua llegue de una vez al reincidente cuello florentino.

Pero deportivamente creo que quieren rizar el rizo en cuanto a reírse del personal pipero, porque esta película sí que la hemos visto exactamente igual.

El equipo sin mediocentro (o sea, con Kroos ahì) ganará hasta que llegue el primer rival fuerte que apriete obligando a replegarse rápido y/o defenderse; y esta vez va a tener más delito al no existir excusas, porque en la plantilla sí que ha quedado un "Xabi" Alonso: Casemiro. Dudo incluso que no se sufra un disgusto con alguna perita en dulce con buen contraataque, dado el lamentable estado actual de Isco, James, CR7 o Modric, que no son ni la sombra de los que comenzaron la temporada pasada. Si logran ganar todos los partidos flojitos que vienen ahora, no me cabe duda que será gracias al verdadero supercrack mundial del momento (Bale), y a jugar este año con portero.

Tiene pinta que el destroyer florentino acabará también con el mito de Zidane, y menos mal que nada puede hacer ya contra el grandioso Zizou como jugador...

[ ZAPEZIPI ] ha dicho:
10-01-2016

Zidane no ha llegado al banquillo por ser la mejor opción deportiva sino por ser el mejor cortafuegos personal ante el último fracaso del presidente. Su circunstancial clavo ardiendo.

Esta frase lleva años siendo válida si sustituímos el nombre de Zidane por cualquiera de los anteriores entrenadores de la era Floren. Y su efecto es también el mismo en el "entendido" público del Bernabéu y en sus periolistos de cabecera. 

Ayer acudí al campo antes de lo habitual para ver el ambiente, con lo que tuve que soportar el insufrible, fatuo y gafe himno del centenario, la viva metáfora musical del proyecto soñado en su día por un ser superior que no sabe nada de fútbol ni le ha interesado aprender. Su objetivo es otro.

La ilusión de los piperos producía rubor; su cara era como de niños en vísperas de Epifanía. Otra vez creyendo que "esta vez sí", lo que define a la perfección cómo está en este siglo XXI el Club que recibió Florentino como el mejor del siglo XX. 

Ni una sóla mención al responsable. Prueba superada una vez más. Poltrona asegurada una temporada más. Chapeau para su gabinete personal de imagen. Y gracias de nuevo a los señores socios-compromisarios que lo sostienen, previo agasajo, en las asambleas. 

Dicho esto, hay que desear lo mejor para Zidane y para el equipo, del que ya hablaremos...

[ diezenel93 ] ha dicho:
10-01-2016

Buenas tardes amigos y amigas..¿por cierto, cuantas chicas somos en este foro?

Espero disculpeis si alguna expresión de hoy es algo inconveniente pero, es dificil soportar el hedor que emite hoy mi querida Barcelona después de la golfada acaecida ayer y que será ratificada esta tarde en lo que una vez fue un parlamento y hoy una mera lonja de pescado putrefacto. Amen de muy madridista y muy española, también soy muy catalana (mas que mucho de estos indocumentados que nos dirigen) y, sinceramente, me siento muy abochornada.

Una vez mínimamente desahogada, y seguro que aún veremos cosas mas alucinantes, paso a tratar otro asunto propio de la parapsicología: el partido de ayer de nuestro Real Madrid. Es evidente que el nefasto presidente del Club se juega mucho (o todo) con este vodevil de Zidane, por ello ha puesto a funcionar la maquina de la desinformación y la compra de espacios deportivos en el multimedia, con los colaboradores habituales cobrando vía productoras que, a su vez, cobran de empresas vinculadas al poder. Solo así es mínimamente entendible el tsunami de estulticia de hoy.

El equipo adoleció de los mismos vicios de siempre, como los primeros 10 minutos de juego pusieron en evidencia. Si no llega a ser por la falta de puntería visitante y el acierto de nuestro gran Keylor, ya veríamos que habría ocurrido con el nuevo "mago merlín". Vayamos por líneas:

Defensa: desastrosa primera parte del oportunamente retirado Ramos y de Pepe. En al menos dos ocasiones fueron cazados fuera de sitio y, si no hubo peores consecuencias, fue sin duda consecuencia de la habilidad del cancerbero y del error rival. La entrada de Varane tampoco fue muy benéfica, pero en su descargo, puede añadirse que sale de una lesión.

Medular: Para llorar. Kroos firmó uno de los peores partidos que recuerdo, con pérdidas no forzadas que nos pudieron costar mas de un disgusto. Lento y fuera de sitio, no sufrió mas porque el rival se fue desfigurando en la segunda parte. Modric ya no es lo que era. Desconozco si es un problema coyuntural o la consecuencia de un bajón, pero cada vez le resulta mas dificil superar presiones continuadas (Valencia, Villarreal, Rayo Vallecano...).

Sobre Isco prefiero no gastar mucho tiempo.

Delantera: Gran partido de Bale, que parece continua progresando, aunque vistos los antecedentes, debemos esperar aún un poco mas. Mediocre Benzema y lamentable Cristiano.

La hinchada dice que los delanteros defendieron. No cabe mayor absurdez táctica: ver a Bale despejar en defensa en una acción que no proviene de balón parado es sobre todo una muestra de la falta de solidez de nuestra medular que, otra vez mas (desde enero 2015) es pura mantequilla para los equipos rivales. El equipo sigue partido en dos a partir del minuto 50-55 y, las superioridades en la zona de tres cuartos del rival es de 1-3.

Que siga la fiesta, al menos otro partido mas.

Lo único cierto es que este grupo de consentidos han descubierto a su nuevo protector, sabedores de que el Presidente de ACS, ahora mas que nunca está en sus manos.

[ pezuco ] ha dicho:
10-01-2016

 

Yo sí vi cierta "alegría" en las vedettes, incluso a ratos más actitud, pero ni por asomo toda esa basura que publica hoy la canallesca. Quizá porque sigo observando los mismos vicios de antes, centro del campo de mantequilla, mala presión defensiva para recuperar el balón, y "lagunas" defensivas.

Osease, más de lo mismo, pero con los chicos más alegres después de haberse cobrado su última presa. Esto es, como tan bien indica el blogger, una continuación de Carletuco, una especie de manofloja II y como puede suponerse, es casi imposible que pueda salir bien.

Si los partidos se ganan en el centro del terreno de juego, podemos advertir que la dupla Modric-Kroos sólo da para ganar los partidos facilones en el Bernabeu. Si a eso le sumamos que ha vuelto el filigranas (esperemos que no para quedarse de titular), la combinación es explosiva, para mal.

Atrás es imposible tener cierta tranquilidad mientras los centrales sean canelita y Judas, ayudados por la banda siniestra por el comedonuts Marcelo. 

Las declaraciones de Modric son, además de cobardes, indignas de un jugador de la primera plantilla del RM. Supongo que como últimamente en el club blanco se valora e incluso se premia la indignidad, será recompensado. En la Tierruca hay un dicho muy popular que viene a decir algo así: "cuídate de hacer leña del árbol caído, casi nunca da buena lumbre y provoca derrumbes".

 

P.D. Además de la propia entrada, ese montaje de Zineduco con cara de Carletuco es top.

 

[ bipo66 ] ha dicho:
10-01-2016

Ya dije en mi comentario anterior que lo sentía mucho por Zidane, al que admiraba mucho como jugador pero,  y en ello coincido con el autor de la entrada, al que nada ayuda la cercana relación que tiene con Pérez, rebautizado ahora, acertadamente, como Forbestino. 

Zidane, cuya memoria como jugador está muy presente, despierta simpatías generalizadas y, hasta los enfrentamientos con la Roma, no tiene delante rivales de entidad. Me gustaría que Zidane creara un nuevo Madrid que volviera a unir al madridismo, pero o que ha dicho en sus intervenciones públicas y su alineación de ayer no apuntan en esa dirección.

Las declaraciones de los jugadores, sobre todo la de Modric, dejan en muy mal lugar a la plantilla del Madrid. 

Entiendo que muchos estén de buen ánimo por esa (a mi modo de ver) engañosa manita pero yo no vi nada nuevo ayer en el campo y sí más de lo mismo cuando Cristiano no celebró, como debía, el hat-trick de Bale. 

Mucho yo, mi, mío, comenzando por el presidente. 

[ bg_rules ] ha dicho:
10-01-2016

Como era de esperar, ahora empieza la fanfarria, en actitud tan típicamente española, esa que, junto a la afición de hacer leña del árbol caído, consiste en hipertrofiar el júbilo por los nuevos tiempos de júbilo advenidos. A lo del árbol caído se suele apuntar lo más mezquino de cada casa; respecto a la fanfarría, cuanto más corto es el músico, con más ahínco sopla por la trompeta. Así que ahora leemos cosas como "El Real Madrid de Zidane brilla. Debut espumoso de Zinedine Zidane", "El debut soñado de Zidane. Zinedine Zidane debutó... a lo grande", "Así gana el MadriZ. La huella que Zinedine Zidane dejó en el Bernabéu es imborrable", "Estreno galáctico", "el Madrid de Zidane ha cambiado su estilo y sus formas, con y sin la pelota... el cambio con una sola semana en el cargo es notable... de ahí que el Santiago Bernabéu se haya divertido como no lo había hecho con el anterior entrenador". Todo un recital.

Yo ayer no vi gran diferencia con lo que hemos visto a lo largo de la temporada, así que debí asistir al partido con gafas de madera. Ni vi tanta presión, ni vi tanta alegría. Así que, por este lado, yo a esta pandilla no les voy a echar hoy en cara que hayan cambiado su actitud por el cambio de entrenador. Lo que sí voy a decir es que quienes sí lo han visto deberían subrayar la indignación que no tienen por asistir supuestamente a un espectáculo en el cual jugadores de élite juegan cuando les peta. Sólo un periódico catalán ha apuntado en ese sentido, diciendo que esa nueva actitud revela la catadura de los jugadores. Insisto, yo no vi gran diferencia, pero de haberlo hecho sin duda me sumaría a esa opinión de ese diario catalán.

Pero aquí las cosas no funcionan así, entre otras cosas porque, según lo veo yo, nadamos por la superficie, y eso de bucear es muy cansado. Así que de un lunes a un martes pasamos de la desgracia al júbilo infinito, y si la realidad no acompaña del todo, se procede a hinchar el globo para que encaje adecuadamente.

A mí todo esto me da mucho asco, sobre todo porque es de plástico, y porque, cuando la artificialidad de todo el proceso haga que el mismo se diluya en poco tiempo, nadie se acordará de toda la fanfarria, y lo que era sonido de clarines y levitaciones en grupo se convertirá en lo que sea que se convierta. Este estilo que nos invade es el que explica que un tipo gane la décima y lo echen al año siguiente, por ejemplo. Todo es de plástico, pero del barato que se compra en el chino más cercano. Lo bueno de esto es que, en estas situaciones de orgasmo grupal, siempre hay alguno que se destapa, poniéndose en su sitio y desengañándonos a quienes lo creíamos más presentable. Es el caso de Modric, que además de buen futbolista en decadencia debe de ser un poco corto, pues se ha descolgado con lo siguiente: "Lo siento por Rafa y me gustaría darle las gracias por su trabajo, pero siendo honestos y viendo el partido de hoy, creo que el cambio viene bien. Cuando se pierde siempre hay alguien que lo paga. Pero para ser honestos sólo hay que comparar este partido con los anteriores".

En mi opinión, esa frase refleja a la perfección la ética de los tiempos actuales. Yo supongo que quien se atreve a afirmar semejante cosa es inconsciente de la imagen tan deplorable que está dando de sí mismo. Pero lo que no saben todos estos soplagaitas es que, quien ahora resulta que es Dios que ha bajado a sustituir a Benítez, lo será sí y sólo sí los resultados le acompañan. Y en no mucho tiempo, le veremos zarandeado por el fango, y lo que ahora son todo parabienes y risas de felicidad, lo que ahora es fraternidad y camaradería, dejará de serlo porque un pedazo de cuero traspasa una línea. Hablamos de plástico, de plástico del malo.