[ TIRAD SOBRE EL PIANISTA ]

Blogs de MqM

PARARRAYOS IGLESIAS

Decir que no me gusta Kamikaze Jémez, no es nuevo. Haber supuesto que sus soldados iban a salir, hoy, revolucionados contra el Madrid, no tiene mérito alguno. Ahora, haber previsto lo que iba a hacer el árbitro – y es lo que asegura Arminio que es- que, en menos de lo que canta un gallo, se cargó el partido, eso, ni siquiera lo podría haber predicho Rappel con chivatazo de Villar incluido. Entiendo, justifico y casi puedo decir que comparto las palabras de Paco Jémez en la rueda de prensa: “Hacía mucho tiempo que no veía algo tan esperpéntico y tan vergonzoso que no beneficia ni al Madrid, ni a nosotros. Hemos perdido mucha credibilidad. Hoy más que ganar nadie hemos perdido todos. Hemos perdido credibilidad de puertas para fuera. La Liga ha perdido credibilidad.

La estrella del partido, el que lo puso patas arriba y lo convirtió en un desastre fue Iglesias Villanueva –otro inútil Iglesias más…espero que, al menos,  al rojo le paremos los pies en las urnas- que aplicó una doble o triple vara de medir según lo considerase él, dueño y señor de los acontecimientos dentro del campo, adecuado para aplicar su injusta justicia. La tarjeta roja, que dejó con diez al Rayo, me parece correcta y, quizás, habría que cargarla a la cuenta de las técnicas motivadoras de Jémez, pero el penalti inexistente a Ramos y, su consecuencia, la segunda amarilla a Baena que dejó a los rayitos con nueve y terminó prematuramente con el partido en el minuto 28, fue completamente injusta. Y digo “injusta” porque, luego, si iba a seguir al mismo nivel de exigencia, habría que tenido que pitar otros tres claros penaltis a favor de Madrid, que habrían dejado al Rayo con algún otro jugador menos y habría, como lógica consecuencia de lo anterior, disparado a cifras inimaginables las tan traídas y llevadas estadísticas goleadoras de Benítez. Con un poco de suerte, entonces, habrían caído 16 o 18 goles y no estaríamos necesitados de marcar en los próximos cinco o seis partidos.

El Madrid, en casa, con el público cabreado hasta límites de poner la carne de gallina a Don Debedimitir Pérez, con una supuesta conjura a barriga llena y teniendo enfrente a unos suicidas que le abren el campo todo lo que pueden, recibió una clara oportunidad de gol poco después del minuto uno y, aunque marcó en una contra, en el tres, ya en el 13 estaba por debajo 1-2 y podría haber sido 1-3 si, en ese mismo minuto, Navas no hace el paradón de la noche. En las gradas, espontáneamente, comenzaron a rugir  numerosísimos ultrasur –según Pérez, por supuesto- pidiendo la dimisión del presidente; en la otra zona, los bien preparados – y recompensados- de la Grada de Animación, respondieron respaldando a su jefe. Benítez, nervioso, viendo la cuchilla precipitarse desde el cielo, repartía instrucciones a diestra y siniestra, que, aparentemente, nadie seguía. Se mascaba la tragedia: el madridismo empezaba a admitir que podía llegar una derrota que nadie había esperado y, entonces, cuando parecía que el Bernabéu podría saltar por los aires, cuando los decibelios de las pitadas hicieron sonar las alarmas camenianas, llegó la durísima entrada de Tito a Kroos, la roja al vallecano y, luego, en menos de diez minutos, el gol del empate de Bale, el falso penalti a Ramos, la expulsión de Baena y el tercer gol blanco, gracias a un buen disparo del contrariado Lanzador Supremo, el portugués que ama a Marrakech. Se acabó el partido. A partir de ahí sólo quedaba apostar por la cantidad de chicharazos que le caerían al Rayo, que, al final, sólo fueron diez. Y luego, tras  la pachanga que comenzó a partir del minuto 28, alguien podría decirme, por favor,  sobre qué importante asunto estaba tomando notas Benítez.  ¿O es que padece de una patológica adicción a emborronar papeles? ¿Tengo que creerme luego de lo que he visto hoy que Benítez se cree que vamos a ganar la Liga? Bueno, quizás haya hecho alguna conjura para garantizarlo. La duda entonces es: ¿con quién?

COMENTARIOS [0]
[ bipo66 ] ha dicho:
21-12-2015

Saludos a todos y preparémonos para sobrevivir en esta España caótica que nos fabricamos ayer. Estamos en manos de un PSOE que ha sufrido su peor derrota electoral: ¡Venezuela a la vista!, dijo Podemos de Triana.

Y, ayer, como bien se apunta en la entrada, el árbitro se cargó el partido. Como se empiecen a pitar penaltis como el de Ramos CR7 será el jugador más feliz del mundo. Las consecuencias de la goleada de ayer son, simplemente, que se ha retrasado el test al equipo y  se hará contra la Real Sociedad. Malo para Benítez, porque no darán las facilidades que dio el  Rayo. 

Y leo que el futuro de Mou va por el camino que apunté: Manchester United. Si ocurre, cuando se celebre el primer Chelsea-ManU, veremos cómo se repite el fenómeno del Chelsea-Oporto. 

Hasta la próxima visita.

[ pezuco ] ha dicho:
21-12-2015

 

Pues yo voy a ser el verso suelto, para mi si el rayo se queda con 9 jugadores en el terreno de juego no fue por culpa del árbitro. La primera expulsión es tan justa que ni siquiera los vallecanos la discuten, y la segunda puede ser más o menos rigurosa, pero si el árbitro ve un agarrón dentro del área y aplica el reglamento, poco queda para la discusión. Culpabilizar al colegiado, a ese que tantas y tantas veces maltrata a nuestro club de ambas expulsiones no me parece justo. Rasgarse las vestiduras, hablar de atracos, humillaciones y demás tonterías es justificar una goleada escandalosa de la peor manera posible.

El partido da un giro de 180º cuando ese jugador rayista intenta partir la pierna a Kroos con los tacos por delante, y es a partir de ahí cuando el RM se hace dueño del parido,más porque el Rayo no puede hacer su juego de presión alta muy adelantada con hombre menos que por méritos madridistas. La segunda expulsión fue la puntilla.

Lo que si me pareció vergonzoso fueron los primeros 20 minutos de partido, cuando jugando 11 para 11 el Madrid fue una nave a deriva, un boxeador groggy, un conjunto de peleles que no sabían lo que hacían. Si goleando de esta manera casi todos nos dimos cuenta de que el RM como equipo es una ruina...¿Qué hace Benituco para arreglarlo?, Igual esperar un milagro, que si no se produce, le quedrá poco como técnico madridista. Le recomendamos que en estas fechas se pase por Lourdes.

Peor pinta la situación política en España, que tras las elecciones se antoja ingobernable para cualquier cosa que no sea una mega coalición izquierdista donde quepan comunistas, separatistas, sociatas e incluso proetarras.

 

P.D. En el fondo no sé de qué se queja Paco Jémez, creo que le tiene cogido el gusto a las goleadas, y bien que le sienta cuando le pone el culito en pompa a la Farça para su oportuna sodomización.

 

 

[ bg_rules ] ha dicho:
20-12-2015

Tres cosas a destacar:

1.- Visto el escandalazo producido en el partido, bien podría haber tenido el Madrid la delicadeza de no aprovecharse hasta el 10-2 de lo que fue un regalo infame. Cosas de este jaez son las que perfilan el estilo o la falta del mismo en los equipos. Aprovechar la cirsunstancia de hoy para machacar con diez goles al contrario es, sobre todo, una horterada monumental, exactamente igual que lo fue, por ejemplo, el espectáculo que nos regaló CR7 celebrando aquel penalty al Atleti que suponía el 4-1 en la Décima. Bueno, pues el hortera este, hoy, para rematar, se dio la licencia para afear la conducta al público moviendo el dedito. El Madrid está desmadrado, no hay duda, y cada vez con menos clase.

2.- Estoy 100% de acuerdo con Jémez (al que no trago, por cierto) cuando dice "Hacía mucho que no veía algo tan esperpéntico ni tan vergonzoso como lo que he presenciado hoy. Hemos perdido todos y hemos perdido mucha credibilidad. Nos sentimos pisoteados y humillados. Lo que ha pasado nos hace daño a todos". Es exactamente lo que yo pensaba viendo el espectáculo. Y cada vez más, menos son las ganas de seguir este circo.

3.- Lo de Ramos después del partido es sencillamente intolerable. Benítez debe de saber ya que tiene a los de siempre haciéndole la cama. Declarar públicamente, como hace este "capitán", que "Si el presidente dice que Benítez es la solución, lo será. Nosotros somos peones, él es el Rey" es más de lo que se puede soportar, tanto por lo que dice como, y casi sobre todo, por el estilo en que lo dice. Estamos con lo mismo, este es otro hortera subido a la parra de tomo y lomo que da de sí esto y no más. Si alguien tuviera algo de lo que hay que tener, a esta hora este impresentable estaría rebajado de su cargo de capitán. De momento, lo que tenemos es al muchacho para cinco años más.

Como se ve, va todo sobre ruedas.