[ TIRAD SOBRE EL PIANISTA ]

Blogs de MqM

ABURRIMIENTO

Ayer ganamos, cero a dos, al aguerrido Malmö, de la prestigiosa Liga Sueca. ¿Y qué? Me aburrí soberanamente viendo el partido. Admito que una parte de ese hastío me la provocó Valdano con sus reiterativos comentarios sobre la bendita posesión, pero lo fundamental vino del juego de los, ayer, azules. Supongo que, porque Dios existe y castiga nuestras faltas, tendría servidor la cara de indiferencia florentina que tan a menudo exhibe nuestro querido presidente, pero lo cierto es que cada vez me gusta menos el juego lento y encorsetado de los discípulos de Benitez y que en cada partido hay siempre un par de decisiones suyas que me cuesta mucho entender. Vamos, que aunque cada vez tengo menos feeling con Rafa, no quiero perder mis esperanzas. Sí, ya sé que esto parece la letra de un bolero melancólico, pero es lo que tiene este Madrid benitezco, que me hace añorar, cada vez más, la  velocidad y la alegría de aquel otro Madrid, el mourinhista, el de la liga de los records. 

El planteamiento de Benítez, que reservó a Marcelo (no nos olvidemos de la inexplicable falta de “repuestos” que tenemos por la banda izquierda) y a Modric para el partido de liga contra los choleros de capa caída (ayer volvieron a perder) y que tiene que lidiar con las numerosas bajas por lesiones, me pareció correcto. Casemiro, jugando en la demarcación habitual de Kroos, y este en la de Modric, le dieron otro aire al equipo. El primero fue de lo mejor del Madrid, y el alemán hizo su mejor partido de la temporada, lo que da una idea del nivel que ha estado mostrando hasta el momento. De los demás, me gustó el partido de Benzema y me volvieron a provocar dañina taquicardia los fallos de Isco y Carvajal. Kovacic, titular esta vez, estuvo más apagado que en partidos anteriores y la estrella del equipo, CR7, pudo, al fin, superar a Raúl González Blanco en goles de Champions y empatar, momentáneamente, su registro total de anotaciones madridistas. El primer gol se lo debe Cristiano a Casemiro y a Isco, y fue, una vez más, un contraataque en el que se aprovechó de que los suecos dejaron al portugués desmarcado y este pudo entonces tener un plácido y distendido  mano a mano con el eficaz y serio Willand. El segundo, el que cerró tardíamente el partido en el minuto 90, se lo debe a Lucas Vázquez -sustituyó a Kovacic a mediados de la segunda parte-, que le puso un balón de esos que sólo hay que empujar con fuerza. Espero que este par de goles – y pudo haber otro más, pero el malvado Willand se lo robó- le quiten la ansiedad y esté más afinado ante los colchoneros. Todavía, sin embargo, sigo esperando la orden ministerial que le prohíba lanzar más faltas directas.

Hay otros dos asuntos relacionados con este partido sin historia que no quiero dejar de comentar. En primer lugar, no acabo de entender el complicado y técnico asunto de la forma física de los jugadores. Ayer, los suecos, que están terminando su liga (van por la jornada 26, de 30), parecían más frescos que los nuestros, que andan por la sexta. ¿Estaban más motivados los del Malmö? ¿Están los nuestros reservándose para el partido contra el Atleti? ¿Ese andar lento y cansino, que ya empieza a ser un sello de este Madrid, es algo impuesto por Benítez? Lo digo porque si no es esto último, quizás, para sacar provecho de nuestras saneadas finanzas, debíamos fichar al preparador físico del equipo sueco. Oiga, porque estos no sólo estaban corriendo como posesos, sino que estaban marcando a los nuestros con una contundencia de marines en combate. Y precisamente sobre esto último va el segundo apunte. No es la primera vez que veo a este árbitro turco, Cakir, arbitrar un partido y siempre me ha parecido que no tiene el nivel requerido para una competición como esta. Ayer, cargó con más de una tarjeta injusta a los nuestros y perdonó más de una vez el juego durísimo, en algunos momentos, de los suecos. Suerte tuvimos de no regresar a casa con una nueva baja.

Dos cosas muy positivas, sin embargo, ocurrieron ayer, al margen del partido, aunque con diferentes niveles de relevancia. La más light, que al fin nos quitamos el pijama y estrenamos una elegante vestimenta de un azul serio y duro, una de esas que infunde respeto al enemigo. Y la más importante es que, al fin, vamos a tener TDT para Real Madrid TV. Ya tenemos un arma pública contra la mafia periodística y cobijo mediático para los que tan valientemente se han estado partiendo la cara por el Madrid florentino. Ahora tenemos que suponer que Don Corleone-Pérez y su consigliere Hagen-Sánchez pongan al frente de este importante ente madridista a una mezcla de Michael y Sonny y no a un apocado Fredo. Vamos, que no me gustaría ver a un tipo del estilo de Butragueño al mando.

COMENTARIOS [0]
[ diezenel93 ] ha dicho:
05-10-2015

Estoy segura que dentro de poco tendremos un brillante post que analizará el partido de ayer en el Calderón. Pero las necesidades laborales me obligan a dejar mi comentario ahora, aunque en cuanto pueda leeré el agudo análisis de los colaboradores habituales.

Decepción Benitez, llamaría al post. Decepción porque el entrenador fue incapaz de leer un partido que en el minuto 46 estaba abonado para haber permitido tomar el liderato y, sin embargo, acabó casi en fiasco (Gracias Keylor!)por una absoluta falta de visión, necesidades y uso de los recursos posibles. A Benitez se le acaba el crédito para demostrar que puede dirigir a este equipo: es cierto que se encajarán pocos goles, pero igualmente se ganarán pocos partidos importantes por este sistema.

Absurdo su empecinamiento en mantener en el campo a un jugador fuera de forma como Kroos, al impresentable de Ramos (otra frivolidad de Florentino Perez) y, sobre todo, no tener el valor de sentar de una vez a Ronaldo, que está fuera de forma, no aporta nada al equipo, y necesita unos minutos de banquillo para reflexionar sobre lo que "quiere ser de mayor".

 

[ pezuco ] ha dicho:
01-10-2015

 

Lo que vimos ayer en Noruega frente al Malmoe no fue más que un trámite para sumar 3 puntos y pasar ronda en este modelo de Champions que yo siempre llamo "champiñón". Coincido con el título del artículo, hubo demasiado aburrimiento, no se jugó a casi nada y al RM siempre hay que pedirle más.

En el lado positivo yo sigo viendo más rigor  táctico, menos alegrías a la hora de conceder huecos a los rivales y cuento con que Benituco todavía está madurando al equipo. Lo que pueda pasar el domingo ante los colchoneros es una incógnita total, tenemos calidad arriba para matar a cualquiera y a poco que nos esforcemos en la presión defensiva no deberíamos temer a nadie, pero como dijo el sábio, "furgol es furgol". Lo que no contemplo es perder por goleada, pero el destino no está escrito.

Quiero aprovechar la ocasión para felicitar a flojotimo por la obtención para su cortijo (el RM), de un canal de TDT en alta definición. Siempre defendí su valía para los negocios, la gran labor que realiza en el palco del Bernabeu, que algunos definen a sus pobladores como mercaderes en el tempo sagrado. Justo lo contrario de su labor deportiva al frente del RM, donde su falta de principios y valor caracterizan sus mandatos.

 

P.D. Y no olvido felicitar a la Grada Comepollista y periodistas a sueldo del mandamás blanco (incluído uno con poco pelo, muchos kilos y fotos de Mou bufonescas). Creo que ahora los conocerán en todo el mundo y podrán sacar en el nuevo canal a su amo y señor entrando al Bernabeu bajo palio, incluso hacer versiones cinematográficas del tipo, "Florentino Pérez, ese hombre".

 

[ Pailán ] ha dicho:
01-10-2015

 

Ya hemos dicho muchas veces que estos partidos de la llamada "fase de grupos" de la Champions no son más que una excusa para hacer dinero, con escaso interés deportivo. Equipos como el Real Madrid, los dos de Manchester, el PSG, el Chelsea y por ahí tienen mucho que perder si no andan con cuidado, frente a las posibilidades que el sistema ofrece al Malmoe, Bate, Astana (¿de verdad que hay un equipo de Kazakhstán inscrito en la UEFA?), FC Barcelona y otros equipos de segundo nivel. En este contexto, los ladrillos que la afición ha de tragarse son de los de antes de la burbuja inmobiliaria, cuando la materia prima de la construcción no se había adulterado. El de ayer, en concreto, fue un engrudo de tanta calidad que todavía no ha pasado el primer filtro esofágico.

Lo peor: Cristiano vuelve a decir que no respira. ¡Exprópiese!

[ chinchin ] ha dicho:
01-10-2015

Si que fue un partido malo, pero también duro. Leñeros los del Malmö y casero y recontra casero el turco. 

Algo pasa en el Madrid que no sabemos porque no entiendo ese juego tan estático con el perfil de jugadores que tenemos. 

Buen test el partido contra el Atleti en el Calderón. ¿Ganaremos? Si salimos como en la primera parte en Bilbao, sí. Pero luego de eso tenemos 5 tiempos penosos: el segundo en la Catedral y los 4 de Málaga y Malmö. Benítez tiene la palabra.

[ bg_rules ] ha dicho:
01-10-2015

No había mejor manera de titular lo de anoche que lo elegido por el blogger de hoy. Menudo pestiño de partido que nos dieron ayer los muchachos de Benítez. El caso es que ya se van acumulando los partidos y este equipo no termina de ilusionar. Se está apoderando de él un clima de oficina de funcionarios con olor a naftalina. No sé si será por las ausencias, muy importantes, de Bale y, sobre todo, James, si por la presencia de Isco el ralentizador o por ambas cosas, pero el caso es que la horizontalidad, previsibilidad y sensación de hastío ha ido incrementándose partido a partido. 

El caso Isco es curioso porque parece que en buena medida es el causante del problema y, paradójicamente, la solución al mismo una vez creado. Este es un jugador que tienede a frenar la velocidad del juego porque retiene mucho el balón cuando le llega y con frecuencia elige la opción de pase menos adecuada. Pero una vez que su estilo ha imprimido esa lentitud, que hace que el juego del equipo sea más previsible, es él mismo el único que intenta romper esa espesura conduciendo el balón y atreviéndose al uno contra uno. El resto mira, estático, y cada equis intentos, le sale uno al Malagueño. Aunque, oye, igual el causante de la espesura no es tanto Isco como el propio Benítez y el equipo en general. No sé, el caso es que el resultado empieza a ser preocupantemente anodino.

La próxima jornada toca el Atleti en el Calderón, lo que es un hueso duro de roer y la segunda ocasión en la que nos enfrentamos a algo de cierta dificultad. La primera, en Bilbao, se solventó bien, con una notable primera parte. Veremos qué pasa el domingo.

Por cierto, Modric es... otra cosa.