[ LA PIEL FINA ]

Blogs de MqM

CASSIUS CLAY

 

Cuando uno es un niño, es fácil ser influido por las aficiones de las personas que les rodean, y si tu abuelo era aficionado al noble arte del boxeo, no resulta extraño sentir debilidad por ese deporte. 

La noticia del fallecimiento de Cassius Clay no sorprendió demasiado, pues llevaba mucho tiempo gravemente enfermo y últimamente se le había debilitado la salud, pero cuando este blogger lo escuchó por la radio, inmediatamente pensó en lo que de ese púgil decía mi abuelo y se me quedó grabado: "Cassius Clay es el mejor y no habrá nunca nadie como él". Por supuesto que este tipo de apreciaciones son totalmente subjetivas, pero han pasado muchos años y esa valoración persiste en mucha gente.

Muchos no demasiado amantes del deporte de las 12 cuerdas se preguntarán lo que tenía Cassius de especial para ser considerado el mejor boxeador de la historia, y la respuesta es sencilla: todo. Con un estilo poco ortodoxo para su época, salía al ring con la guardia baja, los guantes a la altura de la cintura y retaba a sus rivales a golpearle, pero esto no resultaba tarea fácil pues su principal característica dentro del cuadrilátero era su rapidez, primero a la hora de esquivar golpes con ágiles movimientos de cintura y luego, para lanzarlos contra sus oponentes en rapidísimas y precisas combinaciones. Aunque quizá lo mejor de este púgil fuera su rapidez de piernas, que lo convertía en un blanco muy difícil para sus rivales. Alguien definió su estilo como el flotar de una mariposa con picadura de abeja, pues se desplazaba por el ring como una bailarina y picaba el violento veneno de sus puños en cuanto superaba la guardia de sus oponentes.

Sus golpes eran el Jab de izquierda para controlar la distancia y el gancho de derecha, que gracias a su costumbre de bajar tanto la guardia, venían desde muy abajo para explotar en el mentón y conseguir que muchos rivales besaran la lona. Uno de ellos llegó a decir que ese golpe venía del mismísimo infierno.

Rivales tuvo de gran categoría, empezando por Sonny Liston, siguiendo por Floyd Patterson, Joe Frazier, y quizá terminando con George Foreman. Todos comprobaron y sufrieron la categoría de Clay dentro del cuadrilátero y frente a ellos protagonizó algunos combates considerados míticos.

Su carácter era lenguaraz, fanfarrón y provocativo, lo que le ayudaba a promocionar sus peleas y a encender a sus rivales, aunque no debió de ayudarle mucho en su defensa cuando fue procesado por negarse a realizar el servicio militar cuando la Guerra de Vietnam. A raíz de esto le fue retirada su licencia para boxear y fue desposeído de la corona que le acreditaba como campeón del mundo de los pesos pesados, pero tuvo suerte y no dio con sus huesos en la cárcel. Convertido al islamismo, pasó a llamarse Muhammad Ali.

Con todo, como hizo siempre que fue derribado, el protagonista de este artículo se levantó, y recuperado el permiso para boxear después de tres años y medio, volvió a recuperar el cetro mundial, y fue el único de la historia del boxeo que lo haría una tercera vez. 

En un mundo como el actual, impregnado por el buenismo progre, no encaja un deporte tan duro, tan noble y tan de verdad como el boxeo. Parece que esa "progresía" quiere obviar la profesión de Cassius Clay y centrarse en su figura como persona. Quieren santificarlo (por supuesto que de manera laica), alegando su desempeño como activista a favor de los derechos de los negros, además de su conversión al Islán. Yerran el tiro, pues sólo su labor dentro del ring es digna de tanto elogio. Allí sí, en el centro del cuadrilátero, con la guardia baja, gritándole bravuconamente a Foreman que pega como una niña y sacando su derecha para enviarlo a la lona demostró ser grande, quizá el más grande de la historia. D.E.P.

COMENTARIOS [0]
[ bg_rules ] ha dicho:
06-06-2016

No sabiendo mucho de boxeo, resulta un poco temerario comentar. Sí diré que nunca me cayó bien Cassius Clay porque siempre me pareció una mezcla de histrión y chulo de barrio. Bueno debía de serlo, pues asi lo afirman los expertos, y yo mismo lo recuerdo moviéndose con una agilidad inusitada.

A mí es que el boxeo no me parece tan noble como nos indica el blogger, y sí me parece bastante vioento. Quizás noble lo sea en el aspecto deportivo propiamente dicho, pero las mafias y el dinero que se mueven son bien conocidas. En cualquier caso, DEP Clay. 

[ wh ] ha dicho:
06-06-2016

Muy buena entrada del blogger. Equilibrada, separando al gran boxeador del ser humano que estaba detrás. 

Aparte de sus grandes cualidades como boxeador lo que le hacía superior a todos los demás era su cabeza: era un ganador nato y era de los que quería ganar (como creo que decía Aragonés), por lo civil o por lo criminal... y más de una vez ganó de una forma poco limpia. 

Yo no estoy de acuerdo en calificarlo como el mejor boxeador de todos los tiempos, para mí, antes que él, están Joe Louis, Jack Dempsey  y, quizás, hasta Rocky Marciano.

Mancha también su carrera su temor a enfrentarse a un gran boxeador amateur como fue el cubano Teófilo Stevenson. Y estoy seguro de que le hubiese ganado porque Stevenson, uno de los boxeadores que he visto con más condiciones para este deporte, no tenía la privilegiada cabeza de Clay. Quizás ahora, allá arriba, donde no puede haber dinero de por medio, se arregle algún encuentro... lástima que no podremos enterarnos del resultado.

[ NickAdams ] ha dicho:
06-06-2016

Excelente entrada sobre un gran boxeador. Sólo comentar dos cosas al respecto: era un gran manipulador y un bocazas. 

 

 

[ Marcus48 ] ha dicho:
05-06-2016

Tranquilo PEZUCO -genial entrada- nos pasaremos los próximos dos/tres días oyendo sin cesar lo magnífico y acariciadora que es su religión -por cierto, a la que se pasó para escaquearse del Vietnam, a donde sí fueron muchos más negros que blancos...... a morir- y la que le hizo ser mejor persona y bla,bla...... Es lo que tiene la progresía. Cassius Clay fue, sin lugar a dudas, y lo dice alguien que le vio boxear, aunque fuese por la tele, el mejor....boxeador de todos los tiempos, eso sin duda.. DEP