[ LA PIEL FINA ]

Blogs de MqM

PODEMOS AMENAZA

Hoy en día resulta tarea muy sencilla enterarse de la actualidad política del mundo en general y de España en particular, y dados los nubarrones políticos que se ciernen sobre nuestro país, me vino a la memoria una anécdota que todavía se recuerda en un remoto pueblecito de mi bendita Cantabria.

Ocurrió en los años más duros del franquismo. El tío Anselmo llegaba a la tasca del pueblo y tras pedir su vaso de vino siempre decía lo mismo: "¡Cuándo va a llegar a España el comunismo de una vez!”. Y en aquellos tiempos en que decir esas cosas en público traían malas consecuencias, nadie le respondía, hasta que una vez, el pequeño Andresuco se atrevió a preguntar al tío Anselmo para qué quería él la llegada del comunismo, y más sabiéndose que dicho Anselmo no era precisamente el pobre del pueblo. La respuesta del comunista no fue mala: "Quiero el comunismo para repartirnos las vacas del alcalde, que es un fascista"; pero la respuesta de Andresito fue demoledora: "Ah, entonces podemos empezar el comunismo repartiendo el ganado de tu establo, pues tú tienes el doble de vacas que yo". Sin embargo, al comunista no pareció agradarle esa idea: "Mis vacas son mías, y no salen de mi cuadra porque, si es necesario, se hacen fascistas".

Hoy, tras ver la desfachatez con la que Pablo Iglesias se despachó en rueda de prensa tras reunirse con el Jefe del Estado, puede afirmarse que todo hace apunta a que vuelve el Frente Popular. El mismo sectarismo para restar legitimidad a una derecha que ha ganado las elecciones, el mismo odio a quien no piense como ellos aislándolo como vulgar leproso y las mismas ansias de poder. Entre estupor y mucha dentera causa escuchar hoy a "coleta morada" diciendo que ha venido a gobernar, que quiere varios ministerios –proporcionales al número de votos (incluyendo uno para asuntos "plurinacionales de desmembración de España)–, y tirándole un dardito a Pedro Sánchez en forma de lo afortunado que es por hacerlo presidente. 

Si la ambición de coleta morada no tiene límites, el  papel de Pedro Sánchez es complicado ahora. Si no consigue encaramarse a la poltrona monclovita, los suyos le van a dar las gracias por los servicios prestados justo antes de la patada en donde la espalda pierde su casto nombre. Y si, como parece, se convierte en presidente, será pagando un precio demasiado caro: echarse en los brazos podemitas para hundir primero el PSOE y luego la economía de España.

Pensándolo fríamente, en estos momentos parece infinitamente más factible la segunda opción. Pensamos que tira mucho más el sectarismo, el odio y el rencor que el interés general. Bien mirado, poniéndonos en el pellejo de Pedro Sánchez, ¿qué es el futuro de España al lado de echar a la derecha, asaltar el poder y cargarse la todavía débil recuperación económica?

Sabemos que es cuanto menos contradictorio vivir políticamente lanzando sapos y culebras contra la derecha y luego tener que pactar con ella. Esto es lo que tiene hacer del sectarismo tu modo de hacer política, pero mirando el resultado de las elecciones, parece que los españoles lo han elegido así. La solución de la gran coalición no sólo es la deseada por la Unión Europea, las empresas e incluso la gente en las encuestas, es la única que evitaría un desastre para nuestro país. Un pacto PP, PSOE y C´s podría enfrentar los graves problemas que tiene España –empezando por el territorial–, garantizaría estabilidad al gobierno y mantendría la recuperación económica. Pero, como ya hemos indicado, parece que aquí pesan otros asuntos más simples y oscuros. Primero, yo con mi poltrona; luego, mi partido, y luego, sobra algo: lo que sea mejor para España.

Es cierto e innegable que el gobierno de Rajoy ha tirado por la borda una legislatura traicionando a sus votantes, sin echarle valor a cuantas cuestiones acechaban a España y sólo mirando hacia el tema económico, lo que son razones suficientes para que el todavía presidente se fuera a su casa sin meter demasiado ruido, aunque a veces uno mira al banquillo y piensa si el sustituto sería todavía peor, cosa harto difícil. Ahora renuncia a ser investido, lo que es buena señal en ese sentido.

Escuchar hoy a Pablo Iglesias repartirse los ministerios y vicepresidencia como quien está repartiendo un botín de guerra pone los pelos de punta y explica aquella expresión suya acerca de asaltar el poder. Todavía no tocaron moqueta y ya asustan. No engañan a nadie, son los amigos de los etarras, del chavismo, los perroflautas, los que traen la nueva política cargada de viejo comunismo, odio y rencor.

Dicen que van a luchar contra las desigualdades, a favor de los desfavorecidos y a combatir la pobreza. Ya sabemos su receta, la vemos cada día en Venezuela, un precioso país arruinado, donde falta hasta el papel higiénico y la gente que no se muere de hambre fallece violentamente en las calles a manos chavistas. Nadie se olvide de que siendo cierto que el comunismo acaba con la pobreza, sólo lo es porque instaura la miseria entre la gente. ¿De verdad no se dará cuenta Pedro Sánchez la indignidad que supondría ser investido presidente con los votos de esa chusma y las abstención de quienes pretenden desguazar España? ¿No se da cuenta del abrazo del oso podemita que fagocitará su maltrecho partido, echando al monte radical a la izquierda española?

Para entender la situación, bastaría con preguntar si España se merece parecerse a Alemania o a Cuba, a Dinamarca o  a Venezuela, a Suiza o a Irán... Y observando el resultado de las últimas elecciones generales, la respuesta parece clara; o no.

Y por si algún avezado lector se pregunta por el destino del tío Anselmo, diremos que, a pesar de no ver cumplido su deseo comunista, no le fue mal durante el franquismo con su cabaña ganadera, y tampoco a sus descendientes con la llegada de la democracia. No sabemos lo que pensaría si supiera que dichos descendientes temen ahora la llegada del comunismo e incluso que están pensando en poner los ahorros de toda su vida a salvo de las garras podemitas. Ironías del caprichoso destino.

COMENTARIOS [0]
[ bipo66 ] ha dicho:
24-01-2016

Voy a ser breve: los podemitas de la coleta chavista vienen a reventar España y convertirla en otra Venezuela y todos los que le apoyen o pacten con ellos no sólo son unos traidores a España sino unos imbéciles que se estarán fabricando su propia miseria. Los únicos que vivirán bien -mientras sean lacayunamente leales a su jefe- serán los del politburó morado: Errejones, Monteras, Tanias, Monederos y execrables personas como el exJEMAD rojo.

[ pezuco ] ha dicho:
24-01-2016

 

La cosa en España pinta muy mal, y peor que se está poniendo. Rajao ya está amortizado, él lo sabe y sólo trata de jugar sus cartas, que al no ser buenas, intentan que sus contrincantes le presten una carta que le permita salirse con la suya o en caso contrario que se vuelva a barajar.

Pedruco lo tiene mejor porque es el único que puede recabar apoyos para llegar a la Moncloa, pero el precio a pagar es tan alto como venderse al diablo para hundir el futuro de la nación y del PSOE. Si consigue pactar malo, y si no hace peor para él por ser su tumba política.

Y del diablo potemita poco que añadir. Son la escoria comunista liberticida y asesina de siempre disfrazada de modernidad progre. A estos sí que tenían que hacerles un cordón sanitario.

Y Ciudadanos, como buen bluf que dijimos que era, temblando porque si se repitieran las elecciones perderían gran parte de su electorado. Y quizá lo peor de todo sea suponer que si se repitieran las elecciones la cosa lejos de mejorar empeoraría, la subida PP sería contrarrestada por el zarpazo que los potemitas pegarían a los sociatas.

 

P.D. Es triste decirlo, pero  quizá lo conveniente sería que los españoles vieran las orejas al lobo comunista para que recapacitaran su voto morado, aunque el sólo hecho de pensar que podríamos conocer in situ el corralito griego o la barbarie venezonala pone los pelos de gallina y la carne de punta, o viceversa.

 

[ ZAPEZIPI ] ha dicho:
23-01-2016

Si conseguimos abstraernos por un momento de la posición de riesgo en que nos encontramos los españoles, no me negarán Vdes. que el espectáculo político es ilustrativo. Es una sublimación, en el sentido de síntesis escueta, de imagen nítida y fiel de lo que ha sido la Historia de España. Y por riesgo para los españoles entiendo la posibilidad de que acabemos, como tantas otras veces, en un desastroso final. 

Hay ahora en escena dos personajes que encajan como estereotipos que siempre aparecen en situaciones similares anteriores: Pablo y Pedro.

Pablo es ante todo un chulo y soberbio, un matón déspota y altivo, macho alfa de una pandilla que siempre aparece unos pasos detrás riéndole sus gracias y sus insultos a los demás. De clase media como sus predecesores históricos y con sueldo público de por vida, se podría definir en lenguaje vulgar de "la gente" (grupo que él dice representar ¡por fin! y en exclusiva en el Cogreso), como un niñato.

Póngan Vdes. nombres a otros niñatos que han quedado como iconos en fascismos, comunismos o revolussssiones de toda índole. Asesinos incluídos.

Pedro es una prolongación de ZP, personaje del que poco queda por decir tras usar la llave del 11M para abrir La Moncloa, y tras la política que luego hizo agradecido (en este momento me acuerdo de Jaume Roures a quien nuestro sersuperior parece que va a dar la explotación de RealMadrid TV).

Veremos...

[ bg_rules ] ha dicho:
23-01-2016

Yo creo que el movimiento de Rajoy ha sido muy inteligente. Ahora la pelota está en manos de Sánchez, a quien Iglesias ha humillado públicamente, quedando Sánchez en una situación muy complicada... o quizás sólo aparentemente complicada. Lo digo porque estoy convencido de que la puesta en escena de Iglesias tiene como objetivo unas nuevas elecciones, y no anunciar en serio sus aspiraciones de gobierno. ¡Pero si sólo le ha faltado pedir la presidencia del gobierno! ¿Pero no visteis como se sonreía toda la panda que estaba detrás del totalitario cuando soltaba misiles contra en otro totalitario (ojo, que Sánchez es otro que tal baila)? Nadie en su sano juicio utiliza ese tono y ese contenido en momento tan irregular si no es para forzar un no a las demandas absurdas que puso encima de la mesa. Si Sánchez pasa por encima de gran parte del PSOE y se come ese sapo podemita, llegará a presidente, sí, pero durará tres telediarios y desaparecerá del mapa después, y con él el PSOE. Por eso creo que no le van a dejar. 

Lo que está produciendo todo esto es una fractura dentro del PSOE que lo puede llevar a su final. Y en esto el repugnante totalitario sí ha actuado inteligentemente: sale a humillar a los socialistas sabedor de la ambición sin control de Sánchez, y sumando una cosa a la otra da necesariamente un cisma en el PSOE. Ayer en 13TV pudimos presenciar unos enfrentamientos de enorme virulencia entre un alcalde pro Sánchez y Corcuera y Paco Vázquez, insultos incluidos. Seguramente si preguntamos a Iglesias qué prefiere, si compartir gobierno con Sánchez o nuevas elecciones, dirá lo segundo, porque las condiciones de rompimiento en el PSOE ante unas nuevas elecciones serían su final, pues de producirse sería porque el partido se ha plantado ante Sánchez, quien habría quedado eliminado. El PSOE está al borde del precipicio, a menos que gire y se ponga a mirar a la derecha, lo que a su vez puede ser su final a menos que...

...A menos que Rajoy desparezca de escena y proporcione un panorama que sea asumible en alguna medida para los votantes socialistas. Los socialistas, depués de todo lo ocurrido, no pueden apoyar un gobierno PP si Rajoy es presidente. Es decir, si queremos que esto se reconduzca, Rajoy tiene que ceder y el PP tiene que proponer otro candidato. Parece que, por lo visto ayer, Rajoy no está muy dispuesto. Aun así, yo no lo doy por imposible.

Por otra parte, conviene decir que este monstruo lo han creado Rajoy y su PP. Ahora parece que el estilo de discurso sobre lo que es Podemos y la estrategia para abordarlo ha cambiado. Ahora, cuando el monstruo se les ha ido de las manos, sacan la información, que tenían hace meses, de los podemitas en avión venezolano; ahora sí inciden en su financiación procedente de Irán; ahora sí salen los peperos de manera machacona a recordar que Podemos es esto y lo otro; ahora, justo después de, con el dinero de todos, haberle dado cancha a las televisiones que lo han catapultado. 

Lo que está ocurriendo en España actualmente es, CONCEPTUALMENTE, un calco de lo que ocurrió del 31 al 36. Nuestro 34 fueron el Prestige y, sobre todo, el 11M. Cada vez que la izquierda ha tenido que enfrentarse a mayorías absolutas del PP, lo que ha hecho es reventar la situación con maniobras antidemocráticas y cinturones sanitarios, como ellos dicen, primero en grado equis y luego en grado equis elevado a la anésima potencia. Obviamente, hay grandes diferencias entre la II República y esto, y por eso subrayo lo de conceptualmente. Y dentro de este ámbito, igual que la CEDA, tras el revolución del 34, no barrió a todos los golpistas de izquierda en el 35 dejándoles crecer hasta convertirse en el Frente Popular, el PP ha permitido y alimentado a la izquierda radical, totalitaria y populista de Iglesias hasta que ha llegado al parlamento, como si no se viera venir tras los resultados de las elecciones europeas. Esta es la gran responsabilidad de Rajoy y su partido. La única manera que se me ocurre para poder darle un poco de lógica a todo lo que ha pasado desde el 11 M y la segunda legislatura de Zapatero es que Rajoy sea masón, un irresponsable o completamente imbécil. Claro que, igual, es la suma de las tres cosas.

Sólo en un país como España, donde debe de haber no más de un 1% de verdaderos demócratas entre políticos y ciudadanos, pueden ocurrir estas cosas. No tenemos remedio.

 

[ wh ] ha dicho:
23-01-2016

La situación se vuelve cada vez más complicada en España luego del movido día de ayer en que al lerdo de Pdr Snchz le cambiaron un guión que creía que controlaba al 100 %. Había que verle la cara al obtuso de Csr Ln intentando seguir  el plan de caña a Rajoy, sin Rajoy enfrente. Está claro que no tenían plan B y que gracias a la acción conjunta -pero no coordinada- del Coleta Morada  y el inane Rajoy se han quedado con el culo al aire. La jugada de Rajoy fue correcta, y también su rueda de prensa, lo que ocurre que es una jugada natural, una que encaja perfectamente con su modo encarar la vida y la política: no hacer nada y esperar a ver qué le regala el destino.

De todas formas, ni la cobardía de Rajoy ni la estupidez y la egoísta ambición de Snchz son tan peligrosas como el hecho -que cada vez se vuelve posible- de que  los comunistas-chavistas de Podemos toquen poder. Pablugo Iglesias, que va de sobrao -como antes Castro o Chávez- ya dejó claro lo que quiere controlar en un supuesto gobierno conjunto con Sánchez y, como se sabe más listo que el socialista, lo ninguneó a extremos que rozan la humillación. Pero parece que Snchz no se enteró, aunque sí, por suerte, la mayor parte de la vieja guardia del partido… pero esos no tienen poder real de decisión en el tan mencionado comité federal que, en mi opinión, se pospondrá sine die pues Snchz  y su camarilla no pueden dar opción a que los “susanos” le cierren la única vía hacia la Moncloa.

¿Y Ciudadanos y sus 40 escaños? Bien, gracias… para lo único que han servido, hasta ahora, es para regalarle la presidencia del Congreso de los Diputados a Patxi Nadie. Otro que bien baila.

La opción de nuevas elecciones no creo que cambie mucho el mapa electoral, excepto a peor, pues Podemos puede comerse aún más al PSOE y dejarlo en la nada que es ahora el partido de Garzón, al que el Coleta también ha querido hacerle un regalito desde su habitual soberbia. 

¿Que Rajoy de un paso atrás para cumplir el requisito de Rivera y se llegue a formar un gobierno PP-Ciudadanos con la abstención del PSOE? Creo que esa es la situación menos mala pero ahora mismo no la veo posible.

Lo más que más me llama la atención de todo esto, y que lo vengo diciendo desde que, en las tertulias, apareció el falso rostro de Pablugo es lo mal que, al final, le ha salido al PSOE la educación logsiana: se pasaron de vueltas en la fabricación de comemierdas y millones de ellos han votado a los que en nombre de un pueblo al que nombran mucho pero en el fondo desprecian nos hundirán, si gobiernan, en la miseria más espantosa, como en Cuba o en Venezuela –por citar sólo dos ejemplos de habla hispana-, aparte de despojarnos de las libertades de que ahora disfrutamos. 

El futuro es negro…o, para ser más preciso, rojo staliniano. Nos hundimos aunque las orquestas mediáticas de la Secta sigan tocando. Sólo espero que podamos vernos, húmedos pero a salvo, en la cubierta de algún Carpathia.

[ Pailán ] ha dicho:
22-01-2016

 

El caso es que, de los tres partidos que tienen capacidad de decidir en este nuevo escenario (PP, PSOE y Podemos), los que peor lo tienen son los sociatas, casi peor que Ciudadanos. Hagan lo que hagan, palman. Si se alían con el PP, su base radical-zapateriana se escapa a Podemos. Si, por el contrario, se echan en brazos del coletas, éste se lo merienda en minutos y segundos, porque, para votar a la fotocopia, mejor votamos al original, que otra cosa no, pero original sí que es el Iglesias.

Hábil maniobra la de Mariano, declinando la propuesta del Borbón y alargando los plazos para que en la nueva ronda de encuentros, Snchz haya tenido que enfrentarse a su Comité Federal. No obstante, y conociendo a los sociatas desde hace ya mucho tiempo y cómo se comportaron antes, durante y después de la II República, me da que el joven Snchz se va a echar en manos de coleta morada para llevar a su partido a la más absoluta irrelevancia y a España por la cuesta abajo bolivariana.