[ LA PIEL FINA ]

Blogs de MqM

ARRANCO EL EUROBASKET

Después de una semana marcada por el no fichaje de De Gea, el ridículo posterior y las bochornosas explicaciones de Titofló, pensábamos que el comienzo del Eurobásket nos iba a alegrar un poco el ánimo a los madridistas, pero pinchamos en hueso, perdimos con todas las de la ley frenta a la roca serbia.

Saltamos al parqué demasiado fríos, nerviosos e imprecisos, parecía que los rivales tenían el aro taponado y no nos entraba nada, hasta tal punto que tardamos más de 5 minutos en estrenar nuestro marcador. Por suerte los balcánicos se esforzaron en darnos vida y en ese inicio apenas anotaron 5 puntos. Pero a partir de ahí España despertó, empezó a defender fuerte, a rebotear y, con transiciones rápidas, anotó 21 puntos para terminar el primer cuarto 10 puntos arriba: 21-11.

Pero todo ese empuje y ese gran juego español se fue diluyendo en la guerra de guerrillas en la que los exyugoslavos nos estaban metiendo. Ahora eran ellos quienes se adueñabann del rebote y defendían al límite de la permisividad arbitral que, todo hay que decirlo, barrió para los Balcanes. Las rotaciones no funcionaban, apenas aguantábamos el tipo y la delantera en el electrónico y se encendieron las alarmas que barruntaban nubarrones. Solamente un canastón de Llull sobre la bocina nos permitió llegar al descanso por delante en el marcador: 36-34 y albergar alguna esperanza, como un boxeador acorralado y castigado que coge aire en la esquina al sonar la campana que finaliza el asalto.

Todo fue un espejismo: Serbia, en la reanudación del encuentro, salió a por todas y nos llevó por delante, arrollándonos, para dejar sin respuesta a Scariolo que, más que arreglar las cosas, que optó por las probaturas como si el partido fuese un amistoso. No le salió nada, si acaso empeoró lo que ya era una vía de agua muy difícil de reparar insistiendo en una zona 2-3 que terminó por echar sal en una herida que sangraba a borbotones: 52-62 para los de Sasha Djordjevic, al final del penúltimo cuarto, con una España groggy sobre la pista y pidiendo la campana que evitase el definitivo knockout.

Y esta vez los españoles resurgieron para dar la cara y vender cara la derrota, apareció Pau en el último cuarto y, sobre todo, nuestra añorada defensa; entraron por fin algunos triples y fuimos recortando la desventaja en el marcador hasta la mínima expresión, 68-69, a falta de poco más de un minuto. Lamentablemente, el final del partido salió cruz y Bjelica, el mejor del partido, nos castigó desde Belgrado con un par de triples para darnos la puntilla, 70-80. Demasiado nadar para ahogarnos en la orilla.

Evaluando a los nuestros, individualmente, sacamos conclusiones y explicamos muchos asuntos del partido:

Gasol no estuvo a su altura, sólo al final del partido dio la cara en ataque y maquilló sus estadísticas, no es el Pau de antaño y hoy no tuvo su día aunque tampoco le ayudó Scariolo con los descansos necesarios.

Mirotic es un jugador peculiar, de un talento descomunal pero sangre poco caliente, una vez más se borró en un partido duro y estuvo tan blandito en defensa como fallón en ataque. No le echamos de menos el año pasado en el Madrid y tampoco los Bulls estarán tirando cohetes con su fichaje. 

Felipe estuvo espectacular, éste sí es de los que se crecen en los partidos a cara de perro, hoy fue el mejor de los nuestros y sostuvo al equipo cuando pintaban bastos, puro espectáculo verle reboteando en el aro rival. 

Los sergios, cara y cruz: Llull regular –incluso, a ratos, bien-, echándole garra al partido pero lastrado por las personales; el Chacho mal, en algunas fases fuera del partido.

Rudy, flojito, para lo que se puede esperar de él, sobre todo en este tipo de encuentros. Alternó alguna buena canasta con muchos fallos desde el exterior.

Scariolo merece capítulo aparte. Si quiere jugar a lo de Laso, incluso sacando de inicio a cuatro madridistas más Gasol, tiene que tener muy clara la rotación, para dar descansos, teniendo en cuenta que el ritmo de juego será alto. Resultó sorprendente ver a Felipón pedir el cambio a su técnico. ¿No va en el sueldo del seleccionador engominado no reventar a sus jugadores? Si juega de salida con dos bases juntos, y sólo tienes dos bases de reconocida valía en la plantilla, ¿no es arriesgar demasiado quemarlos juntos tanto tiempo? De hecho, vimos lo que sufrió España con las personales de Llull. No sabemos si Scariolo tendrá la mano floja o tiene jugadores titularísimos como su compatriota Carletto, pero no podemos entender que mantenga tanto tiempo en pista a jugadores como Niko que falló 8 tiros a canasta consecutivos, o al mismo Pau; incluso, Rudy. En el tercer cuarto, el italiano responde a una zona serbia ordenando otra defensa zonal que resultó fallida. Todavía no entendemos por qué insistió en ella tantos minutos, los balcánicos la destrozaron desde fuera y en el poste bajo, y sólo dejamos de defender en zona cuando sonó la bocina del final de ese cuarto. Nuestro seleccionador dio la impresión de estar ausente del partido, ni siquiera pedía tiempos muertos. Esa sensación de pasotismo se contagia rápido a sus pupilos, debería tener cuidado con esas actitudes.

Y, ahora, hay que pasar página cuanto antes. Hoy, domingo, jugamos otro partido frente a Turquía que se antoja vital y, aunque las sensaciones no son buenas, debemos seguir confiando en este equipo -que es un gran equipo- y mejorar lo de ayer, principalmente el rebote, la intensidad defensiva, que las rotaciones no produzcan esos altibajos, el porcentaje de tiro exterior... y la sensatez del seleccionador. Al menos estamos seguros que si criticamos lo que consideramos erróneo, Scariolo no nos acusará de grupo violento, que eso es cosa de seres superiores y, además, nadie con la conciencia limpia y buenos principios confunde la libertad de opinión que dan las redes sociales con la violencia.

COMENTARIOS [0]
[ MqM ] ha dicho:
08-09-2015

Por error han sido borrados los comentarios asociados a esta entrada. Os pedimos disculpas.