[ LA PIEL FINA ]

Blogs de MqM

BLANCAS NAVIDADES

Parece que algunos no desean que la parroquia madridista disfrute unas fiestas navideñas en paz y tranquilidad. Ni siquiera en estas fechas tan entrañables se les ablanda su corazoncito antimadridista, así que siguen excretando su bilis en sus asquerosos medios de "in-comunicación".

Resulta entre cansino y vergonzante abrir uno de sus panfletos on line o escuchar una de sus emponzoñadas emisoras radiofónicas e intentar vislumbrar algo de claridad de la ajetreada actualidad blanca. Un medio suelta un órdago, el medio rival suelta otro distinto en sentido contrario y al día siguiente se desdicen de lo que dijeron para no seguir diciendo nada serio. Debe de ser muy triste seguir la actualidad madridista siguiendo el rastro de esta canallesca antideportiva. No sabemos si a más de uno se le atragantarán las pipas.

El mejor ejemplo de lo que decimos es el tema entrenador. No saben qué hacer con Rafa Benítez: un día lo entierran, otro lo dan por moribundo y al tercero resucita de entre los muertos. Nosotros lo tenemos más claro y así lo hemos contado en esta humilde web: Benituco está sentenciado desde el 0-4 ante el Barça y sólo permanece en su cargo porque no hay mejor sustituto, o por decirlo mejor, desde ese fatídico partido, si Rafa permanece en el banquillo es sólo porque nadie con una mínima categoría está disponible en estos momentos. Un Zidane con bagaje y experiencia hace tiempo que tendría su puesto. Será despedido cuando convenga al S.S. como carnaza arrojada a las fieras piperas en el circo flojentimiano y como lastre que soltar para evitar la caída de su jefe, el Sr. Pérez. Es una mera cuestión de tiempo y oportunismo presidencial que el jefe supremo baje su pulgar y ruede la cabeza benitezca.

Luego está el tema Mourinho. Desde que salió del Chelsea y Benituco está defenestrado, un sudor frío recorre las redacciones de la canallesca antideportiva. La sola idea de imaginar al astro portugués de vuelta al banquillo blanco genera sarpullidos entre esa calaña de juntaletras, y parece que su única estrategia es impedirlo. ¿Impedir exactamente qué? No queremos repetirnos demasiado, pero tenemos que insistir en que el entrenador que devolvió la dignidad al equipo blanco no volverá al Real por una cuestión de principios: los de Mou chocan con los que le faltan a Florentino Pérez. Al de Setúbal no le faltan ofertas, ni tiene necesidades de dinero (aunque renunciara a 55 kilitos del "jeque ruso”). ¿Por qué iba a volver a un club en el que permanecen jugadores que le traicionaron y cuyo presidente cedió ignominiosamente a su chantaje? Ni Mou ha ofrecido sus servicios al Madrid, ni Flojoytimo se atreve a hacerle una oferta, ni se va a producir el milagro. Para desgracia nuestra, tenemos que decir que quien puede sacar a nuestro equipo del hoyo putrefacto donde se encuentra no vendrá, y lo demás es ruido, hablar por hablar y marear la perdiz con insidias, embustes y patrañas.

También es cierto que en estas fechas tuvimos la alegría en forma de renovación de Pablo Laso. Sin duda, es una gran noticia que no debería haberse alargado tanto (sólo restaban unos pocos meses para la conclusión de su contrato), e incluso creemos que quien levantó la sección de baloncesto de la nada merecía un contrato más largo –o mejor, indefinido– porque si alguien se lo merece, es él. Parece que en nuestro club se recompensa a personajes cuanto menos siniestros (el mejor central del mundo, por ejemplo) y se escamotea la gran labor de otros que se han ganado el reconocimiento madridista a sangre y fuego, como Pablo. ¡Qué grande es Laso para empequeñecer a tanto mediocre suelto y qué suerte tenemos los madridistas amantes del deporte de la canasta sabiendo que a nuestro ínclito presidente no le gusta esta sección!

Desde aquí aprovechamos para felicitar estas entrañables fiestas navideñas a los lectores de MqM, les enviamos nuestros mejores deseos y esperamos que continúen siguiéndonos tan fielmente como hasta ahora. Ojalá que los nubarrones políticos que se ciernen sobre España se disipen pronto, que podamos seguir celebrando la Navidad sin marginar a los belenes de las calles, con Reyes Magos de Oriente y no reinas magas de cuota igualatoria y, sobre todo, que España siga siendo España, esa gran nación que siempre fue a pesar del odio que la profesan tantos españoles que quieren acabar con ella. Feliz Navidad.

COMENTARIOS [0]
[ pezuco ] ha dicho:
27-12-2015

 

Creo que sobre el tema está todo dicho, el problema es el "flojoytimostyle", que no cambiará sin la salida del club del S. S. 

Benituco está sentenciado desde la hecatombe del 0-4 y sólo falta otra pañolada para que se ejecute la sentencia. Incluso leo en la canallesca que ya empiezan los rumores sobre un fichaje galáctico, que no sería más que una maniobra de distracción para aplacar los pañuelos apuntando al palco.

Para los amantes del del deporte de la canasta avisar que hoy tienen una cita con el laso-team a las 19:00 horas, todo un clásico frente a la Farça en el campeonato liguero. A ellos les falta Arroyo, ese grandísimo base puertorriqueño, y Abrines anda renqueante, pero serán un hueso muy duro de roer. Confianza total y absoluta en los chicos del baloncesto, si mantenemos la intensidad defensiva de los últimos partidos, cerramos el rebote y el porcentaje de tiro exterior es aceptable, ganamos sin sufrimiento.

Hala Madrid.

 

[ bg_rules ] ha dicho:
26-12-2015

Lo bueno de esta prensa que se inventa las noticias y que es impermeable al ridículo es que, cuando llegue el día de las inocentadas, no les vamos a hacer ni p. caso a la correspondiente inocentada. Son una inocentada permanete, 365 al año. Ahora dicen que "Los capitanes del Madrid animan a Zidane a que coja el equipo". Y se quedan tan anchos. Para mí que Zidane es un poco pasmado, pero bueno... 

La única solución al problema del Madrid es que Florentino se las pire, dado que es Florentino el problema. ¡Flóper, vete ya!

[ wh ] ha dicho:
25-12-2015

Cerraremos el año repitiendo, sin cansarnos, que todos los problemas del Real Madrid parten de la nefasta gestión deportiva de Florentino Pérez.

Sólo deseo no tener que repetir este comentario en las Navidades de 2016.

¡Pérez, vete ya!