[ AMEN CORNER ]

Blogs de MqM

OTRO MASTERS PARA LA HISTORIA

Sí, un Masters para recordar, porque dentro de unos años todavía se hablará del increíble tropiezo de Jordan Spieth en los últimos 9 hoyos del torneo, igual que evocamos la pájara de Induráin en el Tour de 1996 o los desastres del Real Madrid cuando salía a Alemania. Amen Corner, ese rincón tan bello como exigente de Augusta National y que, humildemente, da nombre a este otro donde nos encontramos, volvió a dictar sentencia e indicó el pulgar hacia abajo para ese entrañable tejano que, todo hay que decirlo, se comportó como un caballero en la dolorosa derrota. Augusta coronó ayer al inglés Danny Willett, 28 años y de ninguna manera un desconocido en el mundo del golf: número 11 del mundo, ganador de varios torneos en el circuito europeo, donde está clasificado el número 2, y ya miembro de pleno derecho del equipo de Ryder Cup para 2016.

Dicen que el Masters se gana en los últimos nueve hoyos del domingo, pero se puede perder en cualquier momento. Para Spieth fue lo segundo… en los segundos nueve hoyos del domingo. Llegó al hoyo diez con cinco (¡cinco!) golpes de ventaja sobre el propio Willett, y seis sobre Soren Kjeldsen, Dustin Johnson y Lee Westwood, casi nadie al aparato. Pero, ay, empezaron las dudas que llevan torturándole toda la temporada y mandó sendas bolas a la pinocha en los hoyos diez y once. Y en el hoyo doce, “Dumbing bells” que así se llama, un par 3 cortito, de sólo 142 metros sobre un green transversal y difícil, protegido por agua y bunkers, mandó la pelota a Rae’s Creek dos veces, perdiendo cuatro golpes de un plumazo, que sumados a los dos de los hoyos anteriores le dejaban uno por detrás de Willett. 

Por su parte, el inglés se ciñó a su plan y echó el resto en el “back nine”, registrando tres “birdies”. Sus nervios aguantaron la presión de Jordan, que venía desde atrás empujado por los aficionados (los “patrons”, como dicen en Augusta), pero dos errores en el 16 y 17 dieron finalmente la chaqueta verde al inglés.

Gente hay que empezó a comparar a Jordan Spieth con Tiger Woods, no sin motivo. Al igual que Tiger, Jordan ganó su primer “grande”, el Masters, en su segunda aparición, la del año pasado, y registrando el mismo resultado, 18 bajo par. Ganó inmediatamente después el US Open y estuvo en liza hasta el último hoyo en el British Open y en el PGA. Pero a Spieth le falta la infalibilidad e instinto killer del Tiger Woods de los primeros años, a quien Butch Harmon, su entrenador, apenas aconsejaba otra cosa que no fuera dejar fluir su swing y ganar hasta en las repeticiones. Siendo un jugador enorme, de una calidad excepcional en los greens y llamado a culminar grandes éxitos en el golf moderno, los errores de concentración de Jordan Spieth generan demasiadas dudas en las expectativas depositadas en él. 

De los dos únicos españoles, más de lo mismo. Rafael Cabrera-Bello terminó en un más que meritorio puesto 17 en su primera aparición en Augusta. Jugó muy sólido y firmó una tarjeta de 70 golpes, dos bajo par, y su futuro es prometedor. Por su parte, el presidente del Burriol CF anduvo perdido, ausente y con un lenguaje corporal que revelaba su hastío por no se sabe bien qué. Dejémonos de bromas: Sergio García se comporta como si hubiera ganado todo… y ni siquiera ha ganado amigos. Bueno, sí, algún torneíllo de segunda fila aquí y allá. Su actitud chulesca y arrogante es similar a la de sus amigotes del Real Madrid, ya se sabe, Canelita, Marcelo, Iker-Iker, CR7 et al, pero éstos, al menos, ganaron una Champions. El niño ya tiene 36 años, ha comenzado su declive y debe comenzar a hacer algo de autocrítica y asumir responsabilidades por creer (y hacer creer a algún incauto) que era el delfín de Tiger Woods sin motivo alguno y que venía a revolucionar el mundo del golf. Los comentarios de los locutores de la CBS son más lacerantes que cualquier crítica, más o menos irónica, que uno pueda hacer. Lamentable, para olvidar, volverá el año que viene, que se quede en Europa y otros similares fueron los epítetos e interrogantes más suaves. En fin, este Sergio García es un jugador del montón que ni siquiera puede ubicarse en el segundo escalón del golf competitivo mundial. Así, sin más.

Sobre el resto de los participantes, habría que señalar que Rory sigue sufriendo en el Masters, que es el único grande que le falta. Jason Day, mi favorito el miércoles, nunca encontró su ritmo. Dustin Johnson y Lee Westwood, jugadores de un enorme talento, siguen sin rematar la faena por sus errores en el green, y el amateur Bryson DeChambeu, con su look de “El gran Gatsby” y sus palos de la misma longitud de varilla, terminó en un meritorio puesto 21.

El Masters 2016 echa el cierre y ya contamos los días para que empiece la edición de 2017. Augusta nunca defrauda, con sus tradiciones, sus chaquetas verdes, sus preciosas azaleas y magnolias y la perfección de un campo que parece de hierba artificial, preparado para celebrar un solo evento cada año, pero un torneo de calidad planetaria. Para Augusta National nunca hay pájaras. Que se repita.

COMENTARIOS [0]
[ MG ] ha dicho:
12-04-2016

Felicidades!!!! merecido triunfo...

[ pezuco ] ha dicho:
12-04-2016

 

A pesar de mi ignorancia golfística, tengo que reconocerle a este deporte esa capacidad de generar tensión hasta que la pelotita entra en el último hoyo, esa templanza de nervios y saber estar o te vas al agua y se te escapa la chaqueta verde cuando estaba ganada. Además ver la caballerosidad con que se encaja la derrota y se felicita al rival es digna de elogio.

En otro orden de cosas, hoy puede ser una jornada negra para el madridismo o muy blanca. Yo voy a ser cenizo y digo que la remontada va a quedar en un full de Estambul, oseasé, que los lobucos nos van a morder donde más nos duele. Así, será un placer inmenso reconocer mi error si se produjese, o será más fácil encajar el enésimo fracaso flojentimiano. 

 

P.D. Y nadie se pierda el moderno Lepanto del Laso-team en tierras turcas, quitando a los bolcheviques del CSKA, probablemente el peor rival que nos podía caer en desgracia. Y siendo sinceros, o nos traemos algún triunfo del infierno turco o nos despedimos de la Final Four. In Laso we trust.

 

[ NickAdams ] ha dicho:
12-04-2016

Bueno, llegó el día de los lobos. Ya veremos si vamos de caperucitas blancas o de cazadores de pieles.

Apuesto por un tiempo en cada papel.

 

 

[ bg_rules ] ha dicho:
11-04-2016

Yo, de golf, ando como de sánscrito, más o menos, así que mucho que decir no tengo. Sigo leyendo y trato de aprender... aunque voy despacio, con la edad y eso. Pero de arbeloas sí que sé, y este chico debería tener una estatua en la entrada principal del Bernabéu. Un figura. Es bueno que se revuelva el gallinero, porque eso quiere decir que ha tocado las pelotas al personal, que, en definitiva, era de lo que se trataba. Y el Piquete-Shakiro (genial el montaje de memekueme) quedando como lo que es, un bilioso disfrazado. O sea, que todos contentos y en su sitio. Ya veremos cómo Del Bosque ya no lleva a Arbeloa más a la selección...

Oh, wait.... 

[ wh ] ha dicho:
11-04-2016

Vaya decepción con Spieth... para una vez que apuesto en el golf, y me deja pelado. Y el ganador, Willett, a pesar de su juventud ha demostrado tener cabeza y huevos. 

Con Pailán coincido respecto al presidente del Burriol CF. Todavía me acuerdo de los años en que se decía que lo ganaría todo y ganaría a todos. Seve debe estarse descojonando en el cielo.

Y no me alcazó el tiempo para comentar en el del tildazo al Shakiro. Asco da que salgan todos los antimadridistas a apalear a Arbeloa, cuando este totaina se pasa la vida tirando directas al Real Madrid. ¿Y el Madrid florentinesco qué ha dicho? ¿Nada? Si es que Forbestino ya tiene los pantalones tan abajo como Cantinflas... y así está el Madrid también con el Buitre-Paloma de recibecoz, cantinflesco. 

Mañana es el primer día F de la temporada.