[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

MÁS MELÓN

Gritaba desesperado a los cuatro vientos nuestro admirado pailán en su último artículo a causa del empacho que nos estamos dando de esa planta herbácea monoica de tallos rastreros y fruto en forma de baya pepónide (jajaja), o sea y en corto, de melón, cuando va y nos cae otro melonazo.  Pues vayámonos preparando, amigos, porque, tras el gélido pestiño de anoche en el Bernabéu,  se nos viene encima un tsunami de lo mismo, qué pesadez. El central pepónide este debería, quizás, sustituir a ZZ en sus funciones, dadas las circunstancias en las que nos movemos, donde uno no pinta gran cosa y el otro resuelve los partidos embistiendo con tanto donaire. Gana el Madrid sus cositas jugando a nada en concreto que no sea el arma secreta esta del proyectil en forma de pepino, así que igual nos podríamos ahorrar una pasta mandando a ZZ paff a representarnos en China y a negociar unos horarios menos malditos que los que tenemos que sufrir para que el chino pagador ejerza gustoso.

Con diez minutos de partido jugados, quien se sentaba a mi lado en la grada decía ayer noche, con parcial atino, que la cosa había empezado como en esas corridas en las que el maestro sale inspirado, se recrea en la suerte y anuncia tarde mágica. La parcialidad del atino reside en que eran las 9 y hacía un frío que levantaba la boina, aunque, efectivamente, el Madrid salió rebosando ganas, fuerza e inspiración, lo que nos incitó a mirar al banquillo para asegurarnos de que allí realmente estaba ZZ y que aquello era el Madrid. Lo bueno de la experiencia es que ahora, tras esos diez minutos, sabemos hasta dónde podría llegar este equipo si eso; lo malo, que sabemos que, de eso, nada. Una lástima, porque aroma a tarde de toros medalla de oro sí que lo había, en este sentido de la finura, elegancia, contundencia e inspiración en el juego. Eso, junto con las rayas verdes que se veían por el campo, hacía presagiar en festival de goles y alegría. Nada más lejos de la realidad.

Terminado el asedio tras escasos 15 minutos de manera infructuosa, entra el Madrid en fase sopor, estado más connatural y no menos preocupante por más conocido por la parroquia. En cierta medida era tranquilizador porque resultó una confirmación de que, efectivamente, no nos habíamos equivocado de estadio y aquello era nuestra casa. Sin que pasara nada para poner nervioso a nadie, a los seis minutos de pasmo arriba, pasmo abajo, se produce la primera jugada de peso en el encuentro. Este árbitro, conocido por el nombre de Mateu, es un tipo francamente sorprendente y como muy cachondo, porque igual sale un buldócer al campo y va y dice “siga, siga”, que le pita falta a uno por un aparente agarrón que es pero no es. Anoche el primer buldócer  lo sacó Keylor, que, constituido en último baluarte defensivo, se llevó por delante al delantero al borde del área, saliendo este volando por los aires mientras aquel disimulaba a ver si. Y fue que sí, que valía jugar con buldócer y “siga, siga”.

Andaban los de rayas verdes tocando las castañuelas al oído de Mateu cuando Keylor, hombre que parece muy espiritual, debió de sentir cargo de conciencia y decidió arreglar el entuerto firmando lo que parecía su billete de ida y adiós en forma de cantada mayúscula. Consiguió con ello tranquilizar la zozobra bética, que ahora se centraba en disfrutar del  júbilo de ponerse por delante.  Tras esta situación, ocurrieron varias cosas:   primero, que el insoportable público del Bernabéu empezó a silbar al portero; segundo, que el equipo llegaba, por fin, a su estado más connatural, esto es, ir perdiendo, jugar gaseoso y preguntarse cuál es el sexo de los ángeles. Producto de esta nadería, cae el empate poco antes de que terminara el primer tiempo y pasáramos a la uci del segundo, de forma que nuestros chicos se fueron al vestuario más apaciguados de ánimo.

Llegado el minutos 42, Adán, además de salir de puños a despejar un balón aéreo, decide llevarse a Morata por delante en lo que, a mi modo de ver, resultó ser un penalti de esos que no se pitan. Tras unos minutos donde no pasaba gran cosa, vuelve el árbitro a errar, esta vez pitando un fuera de juego en jugada que terminó en gol inútil de Cristiano. Empezaban a acumularse las morcillas arbitrales de envergadura, mientras transcurrían los minutos y no llegaba nada que se pudiera parecer a una jugada de gol realmente digna de ser mencionada hasta que, después de quedarse con diez el equipo andaluz, llegó el minuto 81 (hoy andábamos madrugadores) y, de nuevo, se produjo el melonazo número equis. Vimos cómo Ramos lo celebraba especialmente con Keylor, en gesto que le honra, quizás porque el propio Ramos adivinó una concatenación de elementos formada por el agujero negro que él, con su incompetencia defensiva, produjo en el centro de la defensa para que un jugador bético se presentase ante Keylor, este lo volteara como un miura, el árbitro se tragara la morcilla, el portero se sintiese culpable y este mismo cantara La Traviata. Quedaba todo compensado y en su sitio, incluido ZZ, que no hacía nada en concreto que pudiera ser reseñable, que es como decir que representaba su papel con fidelidad absoluta.

Sin embargo, el asunto del detestable público del Bernabéu quedaba aún como una cuenta pendiente por cerrar. En un clásico alarde de incompetencia defensiva del Madrid en su afán de andar sobre el alambre, se produjo una oportunidad de gol para los béticos en el último segundo, y Keylor, el maldito, se sacó una parada de otra galaxia que salvó el partido y calló al personal que había estado todo el partido rebuznando, quizás buscando un melón, otro, que llevarse a la boca, que es lo que a estos cuadrúpedos más les satisface. Es el Madrid del siglo XXI.

COMENTARIOS [0]
[ Galego49 ] ha dicho:
18-03-2017

Las conclusiones que acabo de sacar de la grandísisma victoria del dìa de hoy, es que Raul García es un  HDLGP (hijo de la grandísima p...) y que Zineduco visto lo visto con Aytekin, está probando a jugar con  uno de menos, pues sino no entiendo el partido que se ha tirado Bale, pues yo desde mi asiento creo que toqué los mismo balones que él. Hala Madrid

[ Galego49 ] ha dicho:
18-03-2017

Por lo que parece, vuelve Zineduco con la puñetera BBC para jugar en San Mamés y espero equivocarme, pero como no haya mejorado la forma física de Bale, que Dios nos coja confesados y es una pena porque creo que el `partido de hoy va a ser importantísimo para el futuro de la liga. Para cuando va a darse cuenta el buenazo de ZZ de que no se puede jugar fuera de casa un 4-3-3 cuando los de adelante no presionan y ayudan al medio campo y se limitan a verlas venir y al trote cochinero.

[ pezuco ] ha dicho:
17-03-2017

 

Pues la realidad es que con Zehio en el campo encajamos el triple de goles que cuando no juega, y la cosa no tendría tanta sustancia si no fuese porque es el capitán y el jefe de la defensa, y lo demás es ruido.

Que tiene un remate extraordinario de cabeza es innegable, como que ha marcado goles transcendentales o que se crece en los partidos y momentos decisivos. Pero se da la circunstancia que un defensa está para evitar goles, o al menos no favorecerlos cuando vienen de un rival.

Por ello creo que el lugar del camero es el banquillo y hacerlo jugar en los últimos minutos para remontar aprovechando el juego aéreo, rematando las jugadas a balón parado. Eso sí, a razón del 10 kilucos anuales...

 

P.D. Y otra vez los alemanes, y vuelve Carletuco por el Bernabeu...Las vueltas que da la vida para repetirse tantas veces.

 

[ ZAPEZIPI ] ha dicho:
14-03-2017

Y sigue el modelo Floren invariable. Otro año más jugando con fuego en la iga. Otros dos puntos vitales salvados en el filo de la navaja

Sus 15 años de presidente sólo dejan las dos ligas iniciales (¿inercia?) y una más en sus 13 años restantes. Esa UNA DE TRECE es la de Mou.

La Liga es la mejor prueba de si tenemos un EQUIPO o un GRUPO de jugadores y estamos ante la peor estadística liguera de la historia del Madrid. Sin embargo FLoper sigue ahí como líder mesiánico y benefactor del Club. El nuevo Bernabéu. Incomprensible.

Más que por sus galácticos, la era Florentino estará para siempre marcada por los años de hegemonía del Farsa sobre el Madrid por primera vez en la historia. 

Y mientras tanto, acepta en silencio las burlas verdaderamente galácticas: 

OvreboDe BleeckereBussacaStark... ¡y Aytekin!,

 

 

 

[ Marcus48 ] ha dicho:
14-03-2017

Pues para seguir con los símiles, yo sacaría a Sergio sólo en los partidos esos que se presentan ante equipos con trolebús en el área -antes sólo era "la Real ", ahora, aunque parezca mentira, son muchos más, ésos con cinco defensas y cuatro semi-defensas delante- y en el minuto 75, por aquello de llmada "a rebato" y "Septimo de Caballería" con el interfecto de comandante en plaza; eso sí que no bajase de medio campo, ni a mirar.

[ Pailán ] ha dicho:
14-03-2017

 

¡Enorme el hallazgo, wh! El Dr Jekyll y Mr Hyde, Luzbel y Satanás, Annakin Skywalker y Darth Vader, Sergio y Zehio, todos con sus estatuas.

Patentado queda y yo me lo copio.

[ wh ] ha dicho:
14-03-2017

Si tuviésemos un Napoleón en el banquillo del Madrid -que no lo tenemos-  cada vez tengo más claro que se inventaría una nueva demarcación futbolera, "cabecero centro", "melonero centro" o algo así, para colocar a Murat Ramos. Como recoge la historia, el jefe de la caballeria de Bonaparte era un "echao palante" de primer nivel, con muy pocas luces -ya sabemos bien cómo terminó y cómo lo hizo también uno de sus mayores admiradores, el General Custer-  y mucha suerte, o sea, como nuestro Sergio. 

Tal vez primera vez en la histroria del Madrid haya que hacer dos monumentos a la misma persona: uno para Sergio, por lo que nos ha dado, y otro para Zehio, por lo que nos ha quitado... y cada uno que ponga sus flores - o lo que sea menester- en el monumento de su elección. Y, ojo, que homenajear a los dos también es válido.

[ Pailán ] ha dicho:
14-03-2017

 

Muchos temas toca el gran bg_rules en esta entraduca y todos pertinentes. De Ramos, servidora no tiene más que añadir, pero del público del Bernabéu, oiga, qué pena, coño, qué pena. Una pensaba que se suponía entendido, pero se ve que el piperío también ha tornado en resultadista. Cierto que sin puntos o goles no hay títulos, pero callar ante el desvarío de alienar (sic) cinco mierda-puntas va un trecho. Siesque ya parecemos el Arleti, ganando los partidos a balón parado en el último minuto.

El amigo wh le tiene cariñete a quien llama Zinedán, gran jugador, entrenador mejorable. El francés es un tipo simpático, con ese aire de tímido adolescente encantado de que la chica más guapa del pueblo de vacaciones le llame para ir al baile de fin del verano, pero profesionalmente es un pequeño desastre. Nos quejábamos de las sustituciones de Ancelotti, que cambiaba siempre a los laterales porque no se atrevía con las vacas sagradas. Ahora resulta que los cambios, o así, de ZZ son para "gestionar el vestuario". Y de ganar partidos jugando bien, ¿qué? ¿No toca?

Uno creció viendo a un Madrid que navegaba a distancias siderales del resto de equipos de primera división y venciendo con autoridad aplastante, profesionalismo y fuegos artificiales, consecuencia de la calidad de sus jugadores. Hoy la diferencia sigue siendo abismal y la calidad es mayor, pero los partidos son una p.ta lotería.

Y eso sin contar con el trencilla de turno, que vaya tela. Sigan, sigan.

[ NickAdams ] ha dicho:
13-03-2017

Aplausos a la entrada de bg_rules. Más melones porque, al menos, esos melones a medida nos están salvando la vida... ¿La nuestra? ¿La de Flojoytimo? ¿Ambas?