[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

LUIS ENRIQUE, ESE MOURINHO

La mojada de oreja que sufrieron los farsantes  (mirad aquí, por favor) ayer en París a pies del PSG (enorme partido del equipo francés, al que veo como el favorito para llevarse el campeonato) parece que puede dejar más huella que la de la muy presumible eliminación del mes kunklú.

En lo estrictamente referido al juego, la primera conclusión es que el Messi de Guardiola se ha acabado para siempre, aunque en realidad lleva acabado al menos dos temporadas. Cada vez que su enorme calidad le permite hacerse determinante en este o aquel partido, ahora ya de forma cada vez más esporádica, vuelven las trompetas a recordarnos quién fue, y pretenden hacernos creer que aún sigue siendo. Naturalmente, un jugador de su categoría seguirá dando puntualmente momentos de altura estratosférica, pero sólo eso. El Messi de ayer, deambulando por la hierba y perdiendo balones en el centro del campo, incapaz de irse en un uno contra uno ni siquiera en zonas de comodidad alta, aparece como un ídolo venido a menos definitivamente, y desde luego, de tener que decidir yo, lo ponía a la venta sin ninguna duda. La influencia negativa aneja a cualquier supervedette  ya no compensa. Para los intereses del Madrid, mejor que le renueven para cinco años, así compensará las renovaciones que sufrimos en este lado de la acera. Sea como fuere, parece que estamos ante otro caso más de esos que sostienen la teoría de que el ciclo de un futbolista no dura más de diez años al máximo nivel. Messi lleva trece temporadas en el primer equipo,  diez de ellas de titular indiscutible y jugándolo absolutamente todo. Su ciclo, sencillamente, ha terminado. Ningún jugador que empieza a los 17 años llega a los treinta en plenitud, y, si no, que se lo pregunten a Butragueño, por ejemplo.

Anulado Messi, el juego de creación del Barcelona cae al piso de abajo, máxime teniendo a otros dos antiguos baluartes en horas bajas. La edad no perdona, e Iniesta va para 33, otro que tal baila. Le veremos, como a Messi, hacer grandes cosas… una aquí, otra allá, pero su protagonismo como jugador permanentemente determinante se acabó. Añadamos a un Busquets en horas bajas (o quizás no tanto, porque no es igual jugar rodeado de Messi, Iniesta y Xavi a tope que más sólo que la una, que es como se maneja actualmente dada la ausencia del último y la decadencia de los primeros). Con esto, quedaban ayer Suárez y Neymar, pues lo demás es cascarujo, que es en lo que precisamente se convierte Suárez cuando su equipo no funciona, al ser un jugador complementario –eso sí, muy notable– que necesita que alguien genere juego porque él solo es incapaz. Neymar, por su parte, que sí es capaz de generar juego él solo, fue el único que se salvó anoche de la quema, pues hizo cosas bien, incluido el teatro aludido al comienzo. Con un equipo con jugadores en horas bajas, enfrentado a otro que salió a comerse el mundo, que tiene jugadores muy notables y que además jugaba en casa, el resultado no es de sorprender, excepto porque se quedó corto. Queda la duda de qué pudo hacer Luis Enrique –ese Mourinho– tácticamente, quizás darle una patada en el culo a Messi e Iniesta, por ejemplo, pero para eso este no es muy Mourinho, le faltan esferas. 

Sí lo es para otra cosa, pero en copia mala. Por ejemplo, tratar al periodismo con el desprecio que seguramente se merezca, e incluso arrancarse contra alguno en concreto de forma que le tuvieron que parar entre tres. Todo porque entendió que le preguntaban sobre cuestiones tácticas en un tono inadecuado tras haber recibido un trolebús por el forin ofis en forma de 4-0. Y esto es lo que diferencia al portugués de este asturiano. Aquél se movía a su estilo por principio; este, como reacción a una derrota humillante, siendo producto del cabreo. Mucho más creíble lo del primero, claro. Lo que está por ver es el nivel de inclemencia de la prensa con el entrenador culé. Si aplicamos los parámetros que sufrió Mourinho, es de suponer que a Luis Enrique lo fusilarán al amanecer. A que no.

COMENTARIOS [0]
[ NickAdams ] ha dicho:
15-02-2017

¡Jajajaja! Anoche disfruté como un enano del palizón. Y esa soberbia actuación de Neymar que enlaza bg_rules, y que no engañó al árbitro, retrata perfectamente al equipo perdedor.

Estoy de acuerdo en que no están muertos, pero parcialmente enterrado, sí.

Espero que esto haya animado a los nuestros y no salgan hoy a verlas venir ante el ex-equipo del chulo Maradona. Dicen que Nadal estará en el palco VIP, pues bien, de ese es el que tienen que tomar ejemplo los chicos de ZZ. 

 

[ wh ] ha dicho:
15-02-2017

Sólo pude ver la segunda parte del partido pero coincido con el análisis que, del mismo, hace el blogger, añadiendo algo que a mi me pareció muy importante en el desarrolo del partido: el árbitro polaco Marciniak. El árbitro no cayó en la trampa teatrera habitual en el equipo del hijo de Amunike, cosa que desquició por completo al gran actor y buen jugados en horas bajas, Sergi Busquets.

Yo, por esas mismas razones, no doy por muerto al Barcelona, al que un árbitro fan del teatro puede dar mucha vida en el partido de vuelta. Veremos.