[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

COMO UNA ROCA

Probablemente, si el Madrid que estamos viendo en este final de temporada hubiera sido el de los dos tercios anteriores de la temporada, ahora seríamos los líderes a diez puntos del segundo. Lamentablemente, la actitud centrada, concentrada y profesional que está mostrando el equipo actualmente contrasta frontalmente con la de esos dos primeros tercios del campeonato, en los que nadie parecía saber qué era lo más importante, si hacer la cama al enésimo entrenador que  no era del gusto de las señoritas, si empezar a trabajar en lo suyo ahora que tenían un entrenador que sí les parecía bien,  si terminar de creerse o no las posibilidades de disputar una liga que se había puesto a doce puntos, si mantener un poco más la tensión para que la vedette ganara algún título individual más… La cuestión es que, de entrada, gracias exclusivamente a la inoperancia del enemigo a batir, el equipo ha terminado sacando lo mejor de sí mismo, utilizando, además, buena parte de esos jugadores que no son de los que venden camisetas, pero sí de los que se puede esperar, precisamente, concentración y profesionalidad, y no remilgos y actitudes remolonas porque no son la vedette protagonista de lunes a lunes, es decir, esos jugadores de los que se llaman de equipo, sufridores callados que asumen su papel secundario con profesionalidad y sin aspavientos.

En Anoeta vimos, pues, un equipo de suplentes (Varane, Nacho, ¿Danilo?, Vázquez, Mayoral, James…) centrados en una idea clara: o la victoria o nada. Y hasta que no han conseguido ponerse en ventaja –en un portentoso gol de un portentoso jugador que, desde el enorme Santillana, no habíamos visto cabeceando con tanta contundencia, gracias al milimétrico centro de otro actor secundario que sigue reivindicándose (Vázquez) –, no han dejado de intentarlo, sin estridencias y con oficio. Tan claro tenía el equipo cuál era el objetivo y que no había margen para el descanso, que el contrario sencillamente no ha existido, jugando como jugaba en su estadio y siendo como es uno de los equipos incómodos del campeonato, tanto así como que los líderes mordieron el polvo en ese estadio en su momento. En la misma medida que uno disfruta viendo un equipo tan serio, en esa misma medida uno se lamenta por ver cómo un equipo puede llegar a ser víctima de su ensimismamiento y de una política de club lamentable. Siempre me ha parecido que si el actual Madrid supiera sumar a su poderío económico una gestión deportiva medianamente presentable, marcaría una época que dejaría pequeña la de las cinco copas de Europa consecutivas. Ese es el gran pecado de Florentino.

Sin jugar un partido brillante, ni mucho menos, sí se presentó un Madrid mandón y sólido como una roca, sobre todo por la sensación que transmitía de tener una idea clara de la situación, de manera que la Real Sociedad parecía un secundario pendiente de hacer lo que le dejaran, que no era nada en absoluto. En cierto sentido, recordaba el juego Madrid a lo que transmite el Atlético de Simeone, con la diferencia de que, en nuestro caso y a pesar de las ausencias de un puñado de titulares –y quizás precisamente por eso–, contamos con un plantel de jugadores de mayor calidad a los colchoneros sin duda, incluso estando llenos de jugadores de banquillo –y quizás precisamente por eso–, lo que resulta, justamente, lo más desesperante la situación.

En este contexto, procede hacer referencia a la ausencia del gran ausente, el de los cuatro goles en partidos intranscendentes, goles que no valen nada comparados con el que Bale nos regaló hoy. Los de aquel, en muchas ocasiones, constituyen un par de bailes irrelevantes en una verbena, mientras que lo de hoy fue la dosis de oxígeno necesario para mantenernos vivos en la competición. Por lo tanto, hay que valorar en su justa medida el sin duda impresionante número de goles de CR7, que los marca por tríos cuando, en muchas ocasiones, son innecesarios. Obviamente, no vamos a ponerle peros a sus números y, sin duda, ha tenido momentos determinantes, pero son insignificantes comparados con sus números totales. Ahora, además, nos vuelve a abocar a una situación que ya se vivió en la temporada en la que se ganó la Décima, en la que hizo una recta final lamentable por arrastrar una lesión producto de su obsesión por alcanzar metas individuales en número de goles, que es lo que exactamente está ocurriendo en esta. Ahora, no sé si como muestra de avance o de retroceso, el entrenador ha manifestado que se arrepiente de no haberle dado descanso en ciertos momentos, dando a entender que, de esa forma, ahora, en el momento más transcendente de la temporada, no estaría en el dique seco.  Avance lo sería si, a partir de ahora, a la vedette se le pone en su sitio y se le explica que, por encima de sus metas, están las del equipo; retroceso, si simplemente es una manifestación explícita de la impotencia de un entrenador de reacciones retardadas y sin solución real porque, en este circo florentiniano, manda quien manda.

En cualquier caso, y mirando hacia delante, la situación invita a la ilusión. Si el Madrid mantiene esta línea, lo veremos en la final de la CHL sin duda y ganará o perderá laliga como es su obligación, que es ganando todos los partidos como le corresponde. Si no pinchan los de arriba, nada se puede hacer, obviamente, y en ese sentido no se le puede exigir más. Lo hecho, hecho está. Ahora, de caer, habrá que hacerlo con la cabeza alta, Laso Team style, por así decir. Sobre esa base, sí se puede pensar en un futuro esperanzador. El problema es que, cuando uno se pone así, no deja de aparecérsele por todas partes el tétrico espectro de Florentino.

COMENTARIOS [0]
[ pezuco ] ha dicho:
02-05-2016

 

El meollo del asunto lo explica perfectamente el blogger en el artículo, ¿Qué hubiera ocurrido si las vedettes hubieran tenido la actitud que están mostrando en los últimos partidos? Pues como venimos insistiendo aquí, que ya habríamos celebrado la liga en Cibeles hace varios partidos y ahora tenemos que mendigar un tropiezo de dos rivales para ganarla.

Me gustaría que la afición entendiera que cuando el RM se one las pilas y lucha, trabaja y se esfuerza, no está realizando una heroicidad, es lo que deberían hacer siempre, o al menos intentarlo. Se deberían penalizar con severidad la indolencia, no perdonarla, es ella es quien hace fracasar al RM, dado que calidad nos sobra. Si tenemos que colocar a 11 Casemiros en la alineación que se pongan si con eso se consigue que todos metan la pierna y los futuros fichajes sepan que al club blanco se viene a dejarse la piel.

Me gustaría enterrar a los del City, pero mucho me temo que si no nos ponemos las pilas nos eliminan. De Agüero, Yayá and company me fío menos que del Dioni guardando el oro del Banco de España (el que exista ahora, no el que viajó a Moscú por cortesía de los republicanos).

Y sí, lo peor de ganar un trofeo esta temporada sería que ello serviría para apuntalar la horripilante gestión de Flojentimo Pérez I de ACS. Sería como dar un aval a una manera de gestionar un club que abochorna a cualquier madridista sin disfraz y/o 2 dedos de frente.

 

P.D. Pesadillas tendría si Canelita repitiese lo del 93... Eso sí, celebraría la undécima "a más no poder".

 

 

[ NickAdams ] ha dicho:
01-05-2016

De acuerdo con los comentaristas que me preceden pero, me temo, que si este año nos damos una alegría -o dos, que quedan dos partidos, y aun jugando 12 contra 10 los farsantes pueden volver a patinar- de dará alas a Florentino. Y yo cada vez que veo la foto de Flóper con su supuesto delfín, EFB, me pongo peor aún. 

Por otra parte, parece que vuelve a arder Troya con las lesiones de Ronnie y Benzema, que se recuperan con fisios ajenos al tinglado del valido de Forbestino, el Dr. Olmo. A deferencia de Benítez, Zizou no ha respaldado al equipo médico oficial. ¿Pug ké? 

Y muy buena actitud ayer en Anoeta, necesitamos más de lo mismo para dejar fuera al Pierdegrini y luego, espero, poder machacar en la final a su sucesor...porque no creo que elcapita de lleve la alegría de una nueva final de Champions.

[ ZAPEZIPI ] ha dicho:
30-04-2016

La actitud en cualquier institución tiene que venir impuesta desde arriba pero de manera ejemplar.

He dejado ahora mismo de ver el Farsa antes de que acabe el partido. Es insultante la manera de proteger  a ese equipo. Ahora cuando acabe veremos la actitud fiera de Floren y su fiel Buitre amaestrado denunciando la farsa. Sólo les faltará poner la otra mejilla. Amen.

Necesitamos un Presidente libre de ataduras e incompatibilidades para poder defender al Real Madrid. Pero ya.

[ wh ] ha dicho:
30-04-2016

Estoy en la misma línea en que está el blogger: si el Madrid hubiese estado con la actitud y el compromiso que está mostrando ahora, tendríamos la Liga hace rato en el bolsillo y, quizás, no habríamos salido de esa forma tan ridícula de la Copa del Rey.

Me gustó mucho este Madrid de hoy y sólo tengo una cosa que objetar: no hubiese nunca sustituido a James, uno de los mejores del partido.

No creo que Florentino, que vio al partido, tenso, junto a su delfín cambie nada en su nefasta política deportiva. Al contrario, una inesperada victoria en Liga sumada a una hipotética -pero nada descartable- Undécima hará que se reafirme en sus creencias y nos deje eternamente en manos de las vedettes. 

Y otro comentario adicional, que trambién toca a Forbestino I de ACS: he estado viendo -o intentando ver- Real Madrid TV, y la verdad es que me parecía estar viendo los canales de TV castristas. Críticas, ninguna; análisis serios, ninguno. Sólo peloteo para ganarse el sueldo y mantenerse comiendo el jamón. Resulta tan poco convincente que me cuesta admitir que pueda ser seguido por ningún madridista objetivo. Bueno, no es de extrañar el formato de panfleto de los programas de opinión, si están en manos del rojo Roures. Habrá que limitarse a ver los partidos que por ahí nos ofrezcan.