[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

Y PARIO LA ABUELA

Andábamos por aquí con que si Zidane esto, Benítez lo otro y Florentino lo de más allá, cuando de sopetón nos aparece Ancelotti, el mago pacificador, y se nos descuelga con unas declaraciones de esas que te dejan boquiabierto por su aspecto macilento en lo que a su credibilidad se refiere, pero sobre todo porque, inesperadamente, uno entiende que pone patas arriba todo lo que se ha estado vendiendo respecto al papel del entrenador como psicólogo empático de egos hipertrofiados, dicho así con el objeto de otorgarle un rango especialmente relevante y significativo a esta milonga que nos están vendiendo, una vez expulsado Benítez, según la cual lo que importa realmente para entrenar al Madrid es tener don de gentes –ser majete, vaya–, de forma que los chicos estén contentos, reaccionando a un líder que es coleguita y tal, y dispuestos así a realizar su trabajo de manera medianamente presentable, en vez de desenvolverse, morro torcido,  con el disfraz de defraudadores profesionales con el que con tanta frecuencia suelen hacerlo. 

Dice el italiano ahora, pásmense, que "Todo este abanico de entrenadores (refiriéndose a los cinco que han pasado por el Bernabéu desde el 2009) lleva a una pregunta de la que es necesario obtener respuesta: ¿De verdad es siempre responsabilidad del entrenador, es siempre éste quien está equivocado? Cada uno puede sacar sus propias conclusiones". ¿A que tiene gracia la cosa? Desde luego, si la situación la entienden como yo, se deben de estar partiendo la caja, como dicen ahora los jóvenes (y las jóvenas). Y es que, en todo este embrollo, sólo adivino tres elementos que entran en juego: el presidente, que elige jugadores y entrenador; el entrenador, que decide quiénes juegan y cómo se organizan, y los jugadores, que en nuestro caso en particular circulan provistos de un enorme baúl repleto de higas por si el entrenador les apesta, que los chicos de Valdebebas son así de selectivos. De manera que, cuando todos habíamos sido convencidos de que (1) Ancelotti era un padre con los niños, (2) Benítez es un desaborido y (3) Zidane es Dios y lo tiene todo, ahora resulta que el padre, intentando probablemente dar una coz a su expresidente, lo que hace es dar una enorme patada en el culo de los jugadores, al cual deja, probablemente sin intención, al descubierto.  

Si Ancelotti ahora nos dice que no es posible que siempre sea el entrenador el que está equivocado, ya me dirá el italiano quién queda como responsable, porque teniendo en cuenta que los propios jugadores (pena de Modric) van cantando con alegría ahora que han largado a Benítez, uno infiere que aquello no funcionaba, y si Ancelotti dice que no necesariamente tiene que ser el entrenador el problema, entonces el problema son los jugadores, a menos que lo que quiera decirnos Ancelotti sea que el problema es Florentino por cesarlo sin justificación. Si interpretamos a Ancelotti en este último sentido, entonces la relación entrenador-jugadores sería la correcta, y  Modric (qué lástima) no tendría razón para decir lo que ha dicho. O sea, no cuadra.

Lo que a mí me parece es que Ancelotti tiene el culo escocido y que anda rebotado con quien le echó. Él concretamente, desde luego, problema no debía de tener con los jugadores, puesto que se desenvolvía con los pantalones en los tobillos y mirando a la Meca, y nuestros chicos, claro, felices y contentos. Pero parece que no debe de andar muy informado el italiano –ya lo dice él, que le cogió el lío de vacaciones– y no se ha enterado de lo que dicen los chicos por boca de Lukita –qué penita–. En todo caso, analizando la situación, siempre hay algo que no cuadra: si el problema fuera Florentino, entonces los jugadores y los entrenadores siempre estarían contentos, que no es el caso; si el problema fueran los entrenadores, entonces Ancelotti no habría sido despedido, porque era un osito amoroso para los chicos; si el problema fueran los resultados… ¿Y si el problema fueran los resultados? Eso nos llevaría a Florentino otra vez, pero admitiendo tal cosa, quedaría otra pregunta: ¿por qué, si hay armonía y amor entre los jugadores y el técnico, hay tan pocos resultados satisfactorios? ¿Por qué, si todo marchaba bien con Mourinho después de ganar la liga, a los tres meses hay que echarlo? ¿Por qué Ancelotti, después de ganar la Copa de Europa y teniendo el equilibrio universal (ommmmm),  de pronto se encontró con un equipo fantasmagórico que deambulaba desganado por esos campos de Dios? ¿Por qué Benítez, si sólo llevaba media temporada y seguía teniendo posibilidades de conseguir títulos, ha sido despedido? ¿Tendrán algo que ver los propios jugadores? ¿A ver si es que el problema está en el vestuario, oye? Y teniendo en cuenta que el Madrid ficha a lo mejor del mercado, ¿a ver si es que entre esos  jugadores hay algunos que chantajean al presidente, o soplan a la prensa, o presionan hasta lo insoportable para ser renovados, añagazas incluidas, o…? Pues claro que tienes razón, Carletto: el culpable es, sin lugar a dudas, el elemento al que tú apuntas, pero no por otra razón que por no haber fumigado con zotal ese vestuario contaminado, tan contaminado que cada nuevo jugador que aterriza se malea sumándose al espectáculo que contempla en aproximadamente el espacio que hay entre seis meses y un año. Y si no, por ejemplo, miren a James, sin ir más lejos. O a Lukita… ¡ay, Lukita!

COMENTARIOS [0]
[ Marcus48 ] ha dicho:
11-01-2016

No seré yo quien de consejos a nadie, pero esta vez sí me atrevo a dar uno muy sencillo, claro y diáfano-ya sé, también que tratándose de Forbestimo, la cosa se complica-, ahí va por si quiere , al menos, pensarlo:

"Poner de patitas en la calle a SR4, Pepe3, Marcelo, CR7 y, si me apuras, alguno de última hora -¡ay, Lukita!- y Kroos"

"Dimitir inmediatamente después de hacer la limpieza"

"Convocar elecciones ¡¡¡¡¡libres!!!! -esto es como la política-.

[ wh ] ha dicho:
11-01-2016

Las declaraciones de Carletto, si no han sido sacadas de contexto por la prensa, son significativas del cambio de opinión respecto a Forbestino, o lo que es lo mismo, que ya se ha levantado la veda y, donde antes no se hacía, se empieza a disparar contra el principal responsable del disparate mayúsculo que se ha convertido el Real Madrid. La prensa deportiva extranjera lleva un tiempo dándole caña directa al presidente al que, en mi modesta opinión, solo puede salvarle el puesto Zidane, si gana alguno de los dos títulos que quedan en juego. 

Por otra parte lamento mucho la deriva de dos grandes jugadores como son Modric y James. No sé si serán recuperables, pero si ya están irreversiblemente contaminados, es mejor prescindir también de ellos.

En cuanto a la pregunta que hacía en la entrada anterior nuestra amiga diezenel93, decirle que ha habido chicas por aquí, pero ahora sólo queda ella, puesto que hace tiempo que no tenemos noticia de santagueda. Y mucho ánimo a ver si nos podemos todos a intentar revertir el disparate al que nos están llevando Mas y el Mas que Mas.

[ pezuco ] ha dicho:
11-01-2016

 

Todo esto de Carletuco, Modric, Benituco and Company formaparte del circo de "Forbestimo". De Carletto ahora que ya tiene banquillo top para la próxima temporada, el del Bayern, podemos esperar cualquier cosa, inclso que se suelte la melena en forma de bufonadas declaraciones.

La penúltima, no sé si se recordará, fue decir que la labor principal de un entrenador es tener contento a su presidente. No aclaró si para no ser despedido o para puro asunto de regocijo personal. Hoy siembra la duda acerca de la culpabilidad de los técnicos madridistas en sus despidos. ¡A buenas horas mangas verdes!.

¿Por qué no decir que en el RM no existe un proyecto deportivo más allá de fichar vedettes o que los jugadores son los que tienen mando en plaza, o que FP es un cáncer para el club que preside cuyos  pasos al frente del club sólo van encaminados a mantenerse (perpetuarse) en el poder?. No lo dice porque eso sería admitir que Tontolotti fue un esbirro de FP, un lameculos de las vedettes, y eso no lo dice uno de sí mismo.

En cuanto a Modric...pues sí, es una pena. Se ha vuelto a demostrar que si no se sacan las manzanas podridas del cesto, pronto se pudren todas. Efectivamente, en el vestuario del RM hay que entrar y desinfectarlo a fondo de tanta inmundicia, pero el S.S. en su lugar recompensa a la mayor rata a razón de 10 millones por temporada.

Con estos mimbres podridos no puede hacerse un buen cesto, poco importa la calidad del cestero (entrenador) que se ponga a ello. El problema está arriba, en el palco, y ha usado a Zineduco como cortafuegos...hasta que vuelva a subir la marea de la realidad, juguemos contra equipos fuertes y el agua vuelva a llegarle al cuello. ¿A quién se cargará después para arrojarlo a mas hordas piperas?.

 

P.D. En el fondo, creo que no se da cuenta que lo que reclaman es la cabeza del S.S. por muy a salvo que crea tenerla.