[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

TAKE IT EASY, GLENN

De la misma manera que Lennon y McCartney fueron el alma de los Beatles, Glenn Frey y Don Henley lo fueron de los Eagles, la mítica banda de country-rock con la que crecimos la afortunada generación de aficionados a la música que tuvimos la enorme suerte de vivir nuestra adolescencia y juventud en los años setenta. Porque, establecido el incomparable e inestimable  impulso que los Beatles imprimieron a la música popular en los sesenta, fue la década de los setenta donde la misma alcanzó las cotas más altas en tantos géneros, dejando a su vez un impulso que se adentró en los ochenta, década en la que ese impulso fue descendiendo hasta perder toda su fuerza, quedando un panorama musical, a partir de los noventa, que no soporta la comparación con las tres décadas anteriores y que, hasta hoy, se ha mantenido en un nivel menor. Los Eagles, pues, fueron uno de esos grupos míticos que desarrollaron su talento en aquellos años. El lunes pasado, lamentablemente, Glenn Frey, uno de sus pilares, nos abandonó para siempre, y, con el objeto de evitar el panegírico al uso en semejantes situaciones, de él habremos de contar, desde luego muy sucintamente, algo de lo bueno y algo de lo malo que nos dejó.

Como es habitual, en la biografía de nuestro protagonista hay, por lo tanto, luces y sombras, y como también es habitual con quienes destacan por su talento de manera sobresaliente, suele ser en su perfil humano donde se alojan las sombras más alargadas. El caso de Frey no es diferente y, como a tantos otros –incluido su alter ego Don Henley–,  él éxito y el saberse superior al resto le convirtieron en un divo en ocasiones desleal e injusto con sus compañeros de banda a la hora de tomar decisiones que afectaban a todos y que, finalmente, supusieron el abandono del grupo para alguno de ellos. Don Felder, guitarra solista de la banda, lo cuenta con pelos y señales en su libro Heaven and Hell: My Life in the Eagles –de obligada lectura para conocer los entresijos de la banda–, donde nos enteramos del injusto tratamiento que sufrieron principalmente los otros dos miembros fundadores de la banda (Bernie Leadon y Randy Meisner), además del propio autor del libro mencionado, cuando los dos líderes decidieron variar el rumbo de un sabor más country hacia uno más rockero, relegando a los damnificados a un plano complementario hasta que terminaron abandonando el grupo, o cuando los billetes se amontonaban en la mesa y había que repartir beneficios y reconocimientos, que es cuando Felder terminó diciendo adiós. Las drogas, el dinero y la fama no suelen ser los mejores compañeros de viaje, y los Eagles, como es tan habitual en el mundo de la música, también tuvieron que pagar su correspondiente peaje.  Frey y Henley se sabían los líderes y exigían mayor parte del enorme pastel de dólares que el grupo generaba, además de marcar el ritmo y el estilo en el aspecto musical con el correspondiente ahogo de las aspiraciones de otros miembros de la banda.

A cambio, Glenn Frey aportó grandes composiciones y una voz engañosamente simple en matices que, junto a la más áspera y personal de Henley, dieron a la banda la mayor parte del material que marcó su trayectoria. No obstante, en este aspecto también, los Eagles vuelven a recordarnos la trayectoria de los Beatles, en cuya banda fueron Lennon y McCartney quienes indiscutiblemente dejaron mayor parte del legado musical del grupo, aunque otro miembro del mismo, George Harrison, habiendo dejado una cantidad manifiestamente inferior, nos dio algunas de las composiciones más brillantes de la banda. De igual manera, Randy Meisner, el tímido, paciente e inseguro bajista del grupo californiano, nos dejó alguno de los temas más importantes (Take it to the limit, por ejemplo) y unas armonías vocales que dieron al grupo la textura que le caracterizaba.

Sin embargo, será sin duda la voz sin estridencias de Frey y su insuperable Take it easy lo que  constituirá siempre la mejor puerta de acceso para quienes decidan entrar en el mundo de las águilas. Esa guitarra acústica lanzando de manera tan rotunda esos tres acordes de sol, mi menor y do que lo llenan todo hasta rebosar es el inicio perfecto e incuestionable del despegue hacia el cielo.  No se lo pierdan quienes lo desconozcan.

Pista de despeguehttps://www.youtube.com/watch?v=FhH3mRkKDX8

COMENTARIOS [0]
[ Pailán ] ha dicho:
20-01-2016

 

Pues igual que servidora nunca fue de Lennon ni de McCartney, sino de Harrison, y me sonreía con las excentricidades de Ringo, en Eagles yo siempre me partía el pecho con Joe Walsh y he sido de los bajistas, Randy Maisner y Timothy B. Schmitt (injustamente olvidado por el blogger) quienes, oh casualidad, procedían ambos de Poco. No debe extrañarnos, pues, que Rusty Young se comprometiera en sus conciertos a no hablar mal de Don Henley. Porque, no nos engañemos, Don Henley fue en el country-rock lo que llamaríamos un tiburón en Wall Street.

Y en estas estaba yo, pensando que el más gruñón, cascarrabias y malvado de Eagles era este pájaro Henley cuando me encuentro de sopetón con el libro que menciona bg_rules y el reportaje de TV que le acompañó en donde su autor, el gran Don Felder, entre confesiones y sollozos, desmonta el postureo de Glenn Frey, más de "Life in the fast lane" que de "Strange Weather". Amenazas, insultos (incluso en el escenario) y la despedida final por una cuestión de duros. Menuda horterada.

Dicho lo cual, hay que reconocer el talento de este tipo que ahora nos deja y que nos ha acompañado durante tantos años en viajes, guateques y hogueras playeras con esa chica de ayer californiana, "The girl from yesterday". Como dice el gran NickAdams, everybody''s talking ''bout the new kid in Heaven.

DEP

[ chinchin ] ha dicho:
20-01-2016

Dicen que Glenn Frey era madridista y, precisando más, mourinhista y antiflorentinista y, por esa razón, volvió a grabar uno de sus grandes éxitos "Out of Control" para dedicarlo a Flojoytimo...

No sé si será verdad, pero lo de que el Madrid está "out of control" sí que es cierto.

[ pezuco ] ha dicho:
20-01-2016

 

Soy más cinéfilo que melómano, pero no se puede entender el 7º arte sin las grandes bandas sonoras, por lo que ambas manifestaciones artísticas  siempre me parecieron en cuestión de cine, complementarias.

Digo esto porque la canción "Hotel California" ha sonado en varias películas (así la conocí yo), de cuyos nombres quisiera y no puedo acordarme. Sin conocer la vida de esos músicos, para mi quien compusiera ese tema es un genio, o algo parecido a un genio, y este señor que recientemente nos ha dejado e interpretaba así dicha canción es todo un artistazo.

D.E.P.  el Sr Frey y aunque no creo que donde ahora reposa encuentre un hotel como el que nos cuenta en su mítica canción, encuentre la paz.

 

[ bipo66 ] ha dicho:
20-01-2016

Se nos están yendo grandes músicos en los últimos días. Eagles, bajo el liderazgo de Frey y Henley, marcaron para muchos como yo los irrepetibles setenta. 

Tengo muchos recuerdos asociados a las canciones de Eagles, sobre todo de mi favorita “Hotel California” y su persistente “warm smell of colitas”.  Eran los buenos viejos tiempos que cada uno vamos dulcificando en la dócil memoria. (https://www.youtube.com/watch?v=puHoadtIivc)

R.I.P. Glenn Frey.

[ NickAdams ] ha dicho:
20-01-2016

Gracias, bg_rules, por este sentido recuerdo a big Frey.

Muy bien traída la compraración con Lennon y McCartney. Luces y sombras en ambos casos.

Sólo una discrepancia con la entrada: yo la hubiese titulado "New Kid in Heaven" y hubiese enlazado "New Kid in Town": https://www.youtube.com/watch?v=QtmAHq0TKHI

[ wh ] ha dicho:
19-01-2016

Todavía recuerdo la emoción de ver, por primera y unica vez, a Eagles en un concierto en Chicago. Estaba en la ciudad de Al Capone por otros motivos cuando, de pura casualidad, vi un anuncio del concierto en el no menos famoso United Center. Me faltó tiempo para dar un giro al timón y cambiar de rumbo rogando por que quedaran entradas...y quedaban.

Noche redonda e inolvidable. Escuchar las canciones de mi juventud ejecutadas de un modo perfecto, como si no fuese en directo; oir Hotel California, New Kid in Town, Take it Easy o Witchy Woman en medio de una muchedumbre rendida, como yo, ante esas leyendas del country-rock fue un amable regalo del destino. Inolvidable el homenaje que rendí a un querido amigo que hubiese dado lo que no tiene por haber estado en mi lugar. Impagable esa mágica noche de octubre de 2013.

Descanse en paz, Glenn Frey.