[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

CATALUÑA Y ROMPE ESPAÑA

Lo que tan cobardemente hasta no hace mucho la mayoría dio por llamar de manera tan lacia “la deriva independentista catalana” ya no aguanta más semejante término, que a estas alturas ya pasaría de cobarde a ser esperpénticamente ridículo.  Así que ya se va imponiendo la idea de que, efectivamente, Cataluña está en proceso de independencia. Que se tendría que haber intervenido esa autonomía hace no meses, sino años, sólo los estúpidos, los cobardes o los prevaricadores y traidores lo han discutido todo este tiempo. Ahora empiezan a no discutirlo ni los más tontos ni los más felones. Pues bien: la lentitud y las maniobras para no tomar medidas en su momento van a suponer que la convulsión pase de lo que pudo haber sido moderada a ser violenta de manera irremediable, cosa que ya se avisó hace tanto tiempo. Entonces se dijo que cuanto más tarde, peor, y que, teniendo en cuenta el problema del que se trataba, el choque era irremediable porque los independentistas, ahora ya por fin secesionistas traidores, no abandonarían de ninguna manera su propósito. 

Ayer, concretamente, se produjo un hecho que, en mi opinión, es de una importancia máxima al tratarse de una situación que es objetivamente inasumible desde el punto de vista legal. No discutiré yo que haya habido otras tantas actitudes inasumibles anteriormente, pero dado el momento actual y de la que se trata en este caso, el Gobierno no puede eludir la intervención de esa autonomía tras lo ocurrido en el parlamento catalán. 

Dentro del marco legal, los nombramientos de los distintos cargos tienen un protocolo específico que debe producirse en los términos exactos en que está previsto. El secesionista que el parlamento catalán pretende haber nombrado ayer, de nombre Puigdemont, hizo su juramento de toma de posesión sobre un texto diferente del previsto, obviando las preceptivas referencias de acatamiento de la Constitución y de lealtad al Rey, cuestiones legalmente establecidas por el correspondiente Real Decreto. Consecuentemente, ese juramento no es legalmente válido desde el punto de vista formal, que no siendo desde luego el más importante sí es uno de  carácter objetivamente incontrovertible: el secesionista señor Puigdemont no es legalmente el presidente de esa autonomía, y cualquier decisión que tome carecerá de validez legal. Consecuentemente, la pelota está en manos del Gobierno Central, que debe ser garante de la ley, y, teniendo bajo su cobijo una autonomía sin presidente, está obligado a tomar medidas a menos que se quiera hacer copartícipe de la ilegalidad que se deriva de este estado de cosas.

La situación no tiene vuelta atrás: el Gobierno está obligado a instar a ese parlamento a repetir esa toma de posesión y hacerlo en los términos establecidos, cosa por la que, obviamente y siguiendo una manera de actuar coherente, jamás aceptarán pasar los catalanes secesionistas. Dada esta situación según la cual la autonomía carecería de presidente por la negativa  de quien debe serlo a cumplir el protocolo establecido, cosa que no admite discusión, el Gobierno Central se vería en la obligación de suspender la autonomía –cuyo poder legal, no lo olvidemos, emana del Estado Central– y nombrar a su representante como presidente en funciones hasta resolver el problema por los cauces que marque la ley. Todo lo que no sea actuar de esta manera supondría la aceptación de una situación de desgobierno objetiva y explícita en lo que se refiere al Estado Central, y de gobierno ilegal en lo que se refiere a la autonomía, situación de  la cual sería responsable quien tiene la obligación y la capacidad de, aplicando la ley vigente, evitar que se produzca.

En su discurso de investidura, el aspirante a presidente secesionista anunció una retahíla de amenazas de incumplimientos de la ley y de desacato a la Constitución. Amparándose en el hecho de que hasta que no se convirtieran en hechos tales amenazas no se podría intervenir legalmente esa autonomía al tratarse sólo de manifestaciones, el Gobierno Central decidió quedarse, por enésima vez, haciendo lo que tiene por costumbre, es decir, nada. En este caso la cosa cambia, pues la ilegalidad ya está consumada. De momento, sabemos que la Abogacía del Estado estudiará el asunto y, según palabras de un portavoz autorizado, “si se ha cometido una ilegalidad, se actuará”, lo cual tiene un tufo francamente mortecino, primero por la condicional y segundo por la falta de concreción. Si se da cancha a la posibilidad de admitir como válido un acto que no respeta el protocolo y las fórmulas establecidas por un Decreto Ley, es decir, lo que es una flagrante violación de la ley objetivamente cuantificable, las peores previsiones quedan justificadas. Suponiendo que finalmente el Gobierno opte por permitir que ese presidente secesionista de esa autonomía ejerza como tal en estas condiciones de flagrante ilegalidad, definitivamente habrá de entenderse que en España el cumplimiento de las leyes y el respeto a las formas, bastiones del funcionamiento democrático,  quedan definitivamente anulados, además de por los catalanes secesionistas, por el propio Gobierno Central. La felonía alcanzará, pues, a todos en su conjunto.

Mientras tanto, el Presidente del Gobierno se reparte la Mesa del Congreso…

COMENTARIOS [0]
[ elcapita ] ha dicho:
15-01-2016

Lluviosos saludos amigos.

La verdad es que la situación es muy grave, en efecto. Y es, en esta ocasión, desgarrador leer a mi admirado bg_rules, por mucho que acierte en el diagnóstico tenebroso.

Aun con todo, yo pienso que el órdago secesionista en Cataluña es perfectamente reconducible en cuanto les cierren un poco el grifo. Piensa bg_rules, que estos independentistas de salón de ahora son unos mierdas que, a poco que se les presione, se van por la pata abajo. Y lo que tiene que hacer el Pp, desde su mayoría absoluta del Senado, es , en los dos meses que le quedan a Rajoy como presidente, utilizar el único resorte de poder que hoy por hoy  le queda: instar la intervención de la autonomía de Cataluña previo requerimiento al cabeza chucho ese catalán.

Es más, incluso pensando en el mero interés electoral de cara a una posible repetición de las elecciones, sería una gran baza para recuperar al menos a una parte del electorado de derechas abstencionista el 20D, que es un número importante. Ya sea Rajoy o el que le sustituya, porque este hombre deberia pirarse ya de una vez. Y si no se pira, que lo piren.

 Una intervención que se debería plantear, a mi juicio, en términos tan simples como efectivos, a saber: O dejáis de tocar los huevos y de desestabilizar a Cataluña y resto de España, o el próximo mes ahí no cobra ni Sant Jordi.

Claro y meridiano, al fin y al cabo, en qué coño consiste la intervención vía subrogación del EStado en el lugar de una administración regional sediciosa. Yo creo que bastaría con la advertencia en firme para bajar los humos a esa patulea. Que no los bajan y siguen con su victimismo, al mes siguiente se pagan los sueldos y pensiones públicas desde el Estado. Incluidos los de los mossos de esquadra.

Porque ante todo, la pela es la pela, hasta para el sector de mossos independentista ( los habrá queno, pero supongo que muchos sí lo serán en mayor o menor medida). Sería un primer aviso. El dinero lo controlamos nosotros, el Estado. Joder, si son unos mierdas envalentonados por la vergonzante inacción del Gobierno.

Que había que haber cortado de raíz el tema mucho antes, por supuesto; como mínimo desde hace tres años ( ojo que el sobrevalorado Aznar tampoco hizo una mierda durante su mayoría absoluta de 183 diputados en 2000-2004, su lenidad y cobardía fue la misma que la de Rajoy ahora), cuando empezaron a desacatar las primeras sentencias del TS y del TC en materia de igualdad y no discriminación lingüística.

Que son una banda de mierdas crecidos, tb. Esto es como un elefante que se queda tranquilo y arremolonado mientras las moscas revolotean al rededor de su cola, hasta que se cabrea y las espanta de un coletazo. Ese coletazo debiera haber llegado hace años, evidentemente. Pero reitero, son mucho menos de lo que parecen, y de hecho en cuanto el gobierno les controló un mes el gasto, bajaron el diapasón y dijeron que la resolución declaratoria de independencia y desconexión expresaba sólo una "aspiración". Caña con la pasta y se les desactiva.

En todo caso, muy cierto es que el gran problema de fondo, el del adoctrinamiento y la inoculación de odio etnicista contra España y su historia, vía educación pública y medios de comunicación públicos y privados, tardará años e resolverse. Menos, muchos menos de los que pafece, si por fin se afronta esa inaplazable batalla de las ideas.

Pero esa, o la plantea la sociedad civil, o sea, nosotros, o difícilmente se planteará.

[ Pailán ] ha dicho:
14-01-2016

 

Hombre, rules, para fijarte más en el fondo que en la forma, sobas más ésta que aquél. Verás, el DRAE dice que preocupante es aquello que produce inquietud o temor y la primera acepción de inquietud, que es a la que me refiero, dice que es falta de quietud, desasosiego, desazón. No sigo con las definiciones, perfectamente prescindibles en una persona de tu perfil. Sólo quiero llamar la atención de que la preocupación no está reñida con el convencimiento de que Cataluña no se va a a ir a ninguna parte.

Una cita apócrifa de Bismarck (en la era del internet, se menciona a Sócrates citando refranes castellanos) dice algo así como que España es el país más fuerte del mundo, porque los españoles llevan toda la historia intentando destruirla y no lo han conseguido. José García Domínguez publica todos los primeros de año el mismo artículo titulado "Este año se acabará España", sin que, naturalmente, haya pasado nada. Lo que produce mi desazón, es decir, lo que me preocupa es el costo social, económico y emocional (el político me importa una higa) que todo este proceso de huida hacia ninguna parte está generando. Familias rotas, negocios cerrados, animadversión a lo catalán, pérdida de inversiones, etc etc etc, que salen gratis a los culpables (sic), los mases, raholas, junqueras y por ahí.

Cierto es que, en muchos aspectos, Cataluña lleva años haciendo la guerra por su cuenta, pero ese proceso es reconducible, aun difícilmente. Me preocupa la educación de la infancia catalana y me sorprende el cinismo de entidades tales como el mescunclú, que más parece un puticlub, la Caixa o Casa Tarradellas, que quieren estar al plato y a las tajadas, en misa y repicando, sorbiendo y soplando a la vez. Pero, como te decía antes, esto es España y con estos bueyes tenemos que arar.

Y, mientras tanto, el 15-M ya ha asaltado el Congreso, con mi pariente Carolina haciendo uso obsceno de un menor y Rajoy cagando con el Marca. Ay, Señor, llévame pronto.

[ bg_rules ] ha dicho:
14-01-2016

En lo que se refiere a la gravedad de la situación, no puedo estar más en desacuerdo con tus planteamientos, pailán, incluso si desatiendo a la contradicción en la que caes cuando afirmas que "Siendo como es preocupante la situación... aquí no va a pasar nada. Mucho ruido, pocas nueces y ya." Si tan seguro estás de que no va a pasar nada, difícilmente puedes pensar que esto sea preocupante.

Pero es que tampoco este error dialéctico que subrayo es el verdaderamente relevante, puesto que creo que es obvio lo que en el fondo quieres decir. El error que en mi opinión tiene tu planteamiento y que no se puede desatender es afirmar que no va a pasar nada por la sencilla razón de que ya ha pasado. Es posible que no le otorgues a la cuestión formal el valor fundamental que le corresponde, pero, en mi opinión, el respeto a las formas y a la ley es uno de los pilares no negociables en los estados de derecho y, hoy, España ha dejado de serlo porque tiene a un presidente de una comunidad circulando sin haber cumplido los requisitos obligatorios que le habilitan para su ejercicio, y si eso no se rectifica, se habrá establecido un precedente que será la puerta abierta para todo lo demás. No lo digo yo, lo dicen juristas de prestigio y, sobre todo, o dice el sentido común.

Los símbolos y los juramentos son innegociables, y ciscarse en ellos es una declaración de principios. Aquí la cuestión no es que sólo se haya cambiado el contenido de lo establecido por ley, es que se ha hecho una declaración de intenciones y no reconocimiento de la Constitución y el Jefe del Estado, es decir, es un acto de rebelión en toda regla que, además -y esta es la cuestión práctica-, da como resultado un presidente inhabilitado. Exactamente igual que si a militares que juran bandera en un cuartel cuyo coronel es podemita, en vez de preguntarles 

"¡Soldados!  ¿Juráis por Dios o prometéis por vuestra connciencia y honor, cumplir fielmente vuestras obligaciones militares, guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, obedecer y respetar al Rey y a vuestros jefes, no abandonarlos nunca y, si preciso fuera, entregar vuestra vida en defensa de España?"

les preguntan

"¡Soldados!  ¿Juráis por Dios o prometéis por vuestra connciencia y honor, cumplir fielmente vuestras obligaciones?"

O sea que sí, además de ruido hay nueces, y unas cuantas, además. Y las cuestiones que planteas como razones para que esto no siga adelante están aparentemente muy fundamentadas, pero hay formas de enmarcararlo para que tanto nuestro Gobierno como los dirigentes europeos, que son gobernantes claudicantes y cobardes ante tantos problemas, puedan eludir un enfrentamiento violento, razón por la cual muchos independentistas afirman que su independencia no es óbice para que los ciudadanos catalanes tengan una doble nacionalidad, es decir, su objetivo es que seamos la puta y les pongamos la cama.

En definitiva, pienso que estamos, desgraciadamente, mucho más cerca de un final violento que de lo contrario.

[ Pailán ] ha dicho:
13-01-2016

 

Siendo como es preocupante la situación, yo creo que España no se va a disgregar ni Cataluña se va a ir a ninguna parte.

Me explico: la situación es preocupante porque una cuadrilla de mangantes ha conseguido engañar a todo un país (ie, España) para que nos creamos que hablan en nombre del pueblo catalán, cuando lo que quieren es, simple y llanamente, irse de rositas y luego seguir mangoneando. No nos olvidemos que, en un contexto absolutamente asfixiante (radio, televisión, administración, somatenes, etc), esta tropa no ha sido capaz de alcanzar siquiera el 50 % de los votos en unas elecciones que ellos mismos querían que fueran refrendarias.

Por otra parte, la actitud del Gobierno es absolutamente frustrante para todos los españoles de bien dentro y fuera de Cataluña, porque hay motivos más que suficientes para intervenir en Cataluña. No, no hace falta mandar a los militares ni a la Guardia Civil (aunque una sóla pareja bastaría para hacerlos huir como conejos), tan sólo se trata de hacer cumplir la ley. Fijaos hasta qué punto habremos llegado que eso, el cumplimiento de la ley, es interpretado a ambos lados del Ebro y del Noguera Ribargozana como un acto de fuerza. ¿En serio? Cúmplanse las leyes y las sentencias judiciales y no se hable más. Y, sobre todo, explíquese bien todo lo que han estado mangando todos estos años.

Repítanse los nombres siguientes hasta que nos aburramos más que ellos se aburren con su matraca: Banca Catalana (el origen de todo), Liceu, Prenafeta, Pretoria, sedes embargadas, Andorra, etc etc etc. Insistan cada día en los perjuicios de la independencia, pero no en Barcelona para luego tomar de vuelta el puente aéreo, no. Dígase en aquellas que comarcas que sobreviven gracias a las subvenciones de la UE y que perderían al día siguiente de la "desconexión", esos rincones llenos de payeses y que saben que si no viene la pela, se mueren de hambre. El Gobierno cuenta con medios más que suficientes para bombardear por tierra, mar y aire tales mensajes.

Por último, no nos olvidemos del papel de la burguesía catalana, esa que lo va a perder TODO no ya con la independencia, sino con la aplicación de las políticas CUPeras. Cobarde es lo más suave que se me viene a las mientes, pero siempre han sido así, pastueños, pelotas y "flexibles", prueba inequívoca de que la sangre que corre por sus venas es más española que la paella, el pasodoble y la jota.

Volviendo al inicio, aquí no va a pasar nada. Mucho ruido, pocas nueces y ya. Ahora bien, la ocasión es más que propicia para dar el carpetovetónico pendulazo y embridar esta mierda autonómica que nos está sajando los higadillos. No olvidemos que, para que Cataluña sea independiente, no basta con que lo declaren, tiene que ser reconocida internacionalmente. ¿Y quién reconocería un "estado" que se vanagloria y enorgullece de incumplir las leyes? En eso se apoya el haragán de Rajoy para seguir tocando la lira.

Y que viva España, joder.

[ pezuco ] ha dicho:
13-01-2016

 

La situación es tal como la pinta el blogger. Unos riéndose en la cara del gobierno de España, desafiándolo, y quien debería hacer uso de la autoridad que democráticamente posee, (Rajao and company), mirando para otro lado...no vaya a ser que alguien pueda pensar que somos liberales o derechistas, cuidaduco.

Llevamos contemplando como primero se dedicaban a ser bisagra de cualquier gobierno español que no tuviera mayoría absoluta, para aprobar cualquier presupuesto o ley por un "módico precio". Después han echado un órdago, los españoles ladrones de Catañuña no nos escuchan y tenemos el mandato divino de largarnos de España.

Y el gobierno de España espera y contempla la situación, creyendo que sólo con mandatos judiciales se resuelve el problema. Y como los atributos masculinos de Rajao vienen a ser parecidos a los Flojoytimo, no esperamos un arranque de coraje que resuelva el problema.

Una vez leí a un judío superviviente de Auschwitz que había que tener mucho cuidado con los medios de comunicación, son capaces de lanzar campañas, generar odio, predicar violencia...¿Alguien se ha preguntado por qué los progres y nazi-onalistas ponen el máximo interés en la educación y en los medios de comunicación?. De las escuelas actuales casi que sólo salen progres y delas televisiones "potemitas". Con este panorama, poco optimistas podemos ser.

Pues sí, asco de país repleto de gentuza que reniega de ser español o se avergüenza de ello.

 

[ cheva ] ha dicho:
13-01-2016

Tambien soy pesimista, creo que Cataluña ya se fue. Por mucho tiempo los politicos españoles han actuado como si no les importara mucho que Cataluña se independice.   Y ahora mismo estan actuando como si tal cosa.  Los separatistas, en cambio, empujan y empujan.  

[ ZAPEZIPI ] ha dicho:
13-01-2016

Es que hay gente con suerte. Me refiero a los "capos" (sin ánimo de ofender) de Tele5. Sin siquiera imaginarlo les ha nacido una nueva estrella mediática.

Se acuerdan Vds. de aquella presentación pública que hizo la gran Pantoja en un escenario teatral de su pequeño del alma, el gran PAQUIRRÍN, que luego ha sido faro y guía de Tele5.

Pues hoy acabo de ver una réplica exacta, décadas después, con la presentación en el escenario de la soberanía nacional del gran BESCANSÍN. Descansa, Bescansa, que ya lo acuna el PADRINO, que es un Sol. Un nuevo Sha. Y todo ello en un exhibición guay, nada machista, respetando la intimidad, la infancia y bla, bla, bla...

Qué jodío Vasile, ¡cómo te lo montas! Con este infante tienes neocio para otros 30 años. ¿O crees que se lo llevarán en exclusiva los Carlottis de la Secta? Perdón, Sexta. Y de ahí hasta el infinito... y más allá.

¡Viva la TDT, sobre todo en HD! 

 

[ wh ] ha dicho:
13-01-2016

Mientras las sedición catalana sigue adelante, los politicos nacionales montanto su circo en el Congreso, ajenos a los verdaderos intereses de España. Que un tipo con la trayectoria traidora de Patxi López haya sido elegido presidente del Congreso me llena de pesimismo en relación al futuro inmediato de España. 

Ninguno de los tres líderes nacionales: Rajoy, Sánchez y Rivera tienen la altura de miras que el delicado momento actual demanda... y no hay otras opciones.

Pesimismo total.

[ NickAdams ] ha dicho:
13-01-2016

Jode, y mucho, ver a las jaurías políticas pelear mezquinamente por sus intereses y olvidarse de parar la sedición catalana que si no se contiene con firmeza de una puñetera vez acabará definitivamente con España.

Miserables los Rajoy, los Sánchez y los Rivera. Los demás, empezando por el Coleta Morada, se estarán frotando las manos de ver cómo van consiguiendo sus objetivos.

Asco e indignación ver el inmovilismo del PP y de su cobarde líder, Rajoy.