[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

LA IRRELEVANCIA DE UN PIQUÉ

El cruzarnos con individuos esencialmente perversos invita a reflexionar sobre el peligro que los mismos pueden proyectar sobre el grupo, sea este más o menos amplio. La conclusión inmediata es que su transcendencia depende no tanto del nivel de maldad que esos individuos tengan como del tratamiento al que el grupo someta a los mismos. Un buen ejemplo de ello sería Pablo Iglesias, un comunista totalitario –pleonasmo redundante; y este, otro– que, como tal, nadie en su sano juicio quisiera tener cerca para que le mangonee vida y  hacienda a su capricho. Este Pablo Iglesias, hasta hace dos telediarios, no era sino un clásico del mundo universitario, un progreta de coleta de aspecto marranete y tufo anacrónico, como de finales de los años setenta, más o menos, que era cuando tipos de su ética y su estética abundaban por los campus universitarios con el Informaciones debajo del brazo dando la barrila. Y, exactamente  hasta hace dos telediarios, este era un pájaro inofensivo porque no le hacía caso ni  su santa. En cuanto el grupo decide darle un tratamiento inadecuado, otorgándole altavoz, presencia e importancia, este individuo se nos ha crecido y, con él, el peligro de que nos caiga encima en todo su esplendor. A ello han contribuido muchos, entre otros y de manera muy destacada el líder de la derecha más socialdemócrata que en el mundo ha sido, líder que, entre otras cosas, le dio audiencia como si el chico estuviera dentro de la normalidad, que no lo está ni de lejos, y que no lo estará jamás siendo como es mercancía totalitaria. Así pues, es el grupo el que contribuye a que crezca el monstruo que lleva dentro permitiéndole protagonismo y no tratándole como es debido.

Pues lo mismo ocurre con el tonto intenso que ensucia el título del presente escrito. Porque Piqué, en cuanto a sí mismo, es la quintaesencia de la irrelevancia de tan bobo como resulta. Tontos como él pululan por doquier y no pasa nada. Y que este niño haga o diga una de sus tonterías es lo más natural y a nadie le sorprende. La cuestión es lo que desencadena y cómo se valoran las mamarrachadas de turno. Piqué debe de producir grandes carcajadas en el barcelonismo, porque lo suyo lo hace muy bien, con gran mala leche y enorme tino. Lo que pasa es que, de tanto sacar los pies del tiesto, el chico termina cayéndose por ambos lados de la cama. Un buen exceso sin duda fue aquella peonza que se cogió en celebración mundialista, encima de un autobús descubierto, y que fue la coartada para que Del Bosque no le afeara ni una miajita la conducta cuando aquel gargajo voló para aterrizar mansamente  en la espalda de no sé qué empleado de la Federación.  Entonces el grupo le trató con cariño, alegría y amistad, y el bobo se creció, y desde entonces el pobre no para de ejercer de lo que es. Ahora ha llamado cono a Arbeloa, emblema de esta casa por los valores que representa, esos valores que son inalcanzables para tontos como el que nos ocupa. Después, nuestro protagonista, además y para rematar, se nos ha mostrado tramposo, así que es un primor de nene. Casi dos metros de tontería, oigan. Este ahora ha dicho que él no dijo lo que dijo, y que es problema de quienes le han interpretado. Nada de disculpas, claro. No hay cosa que dé más dentera que aquellos que utilizan la ironía primero y luego se niegan a sí mismos utilizando ese manto expresivo como escudo de ocultación. Traicionar a la ironía es como ser juez prevaricador, policía corrupto o puta de misa diaria, por ejemplo, pero en términos de expresión. 

Así pues, que Piqué saliera o no a disculparse nos traería sin cuidado si el grupo reaccionara debidamente. Vuelve a irse de rositas el mameluco este porque, por ejemplo, a Del Bosque ahora no le parece que estas provocaciones tengan incidencia en su selección (que no la nuestra), al contrario que en el pasado, cuando apartó de su grupo precisamente a Arbeloa por ya no me acuerdo qué. Del Bosque es un ejemplo paradigmático de gacha intelectual carente de principios –aunque esto ya lo sabíamos, vaya novedad–, de manera que se permite decir una cosa y su contraria y relajar barriga sin inmutarse.  Y, de igual manera, dentro de nuestro propio club, también hay quien, con su actitud pusilánime, contribuye a que un tonto inofensivo deje de serlo. Hablamos de Ramos, que es todo pundonor de hombro dislocado.

Efectivamente, Ramos se nos ha aparecido, fantasmagórico, haciendo un ejercicio-simulacro de capitanía de todo a cien, saliendo en “defensa” de Arbeloa con boca de pitiminí, lo cual siempre es muy ridículo y penoso, esto de salir con el pecho descubierto pero encogido. Así, lo que comenzó como una tranquila admonición grado 0.5 sobre 10 (“Lo único que le puedo decir a Piqué es que tenga un poco de respeto por el Real Madrid y por los compañeros de profesión”, o sea, un poco, y no mucho), terminó con bajada al pilón por si acaso se había excedido con lo anterior (“Yo admiro a Piqué, es un compañero de selección, y todo lo que sea salir de esta idea sería inapropiado”, así, admiración en indicativo y acusación en condicional a modo de hipótesis).  Tú sí que eres inapropiado, Sergio. Nosotros no podemos controlar lo que diga el bubu de turno, pero sí lo que hagamos nosotros mismos, y para decir esto, mejor que se quede calladito el Capitán Tan este. A ver, Sergio: con estas intervenciones, lo que se produce es el engorde del ofensor; ¡que no te enteras, leñe!

COMENTARIOS [0]
[ pezuco ] ha dicho:
17-12-2015

 

Efectivamente,  Shakiro es un bufón de una irrelevancia  top en medio de una canallesca antimadridista y mezclado con un RM sumido en el circo de tres pistas de Titofló.

En calquier lugar civilizado y decente hace mucho tiempo que le hubieran puesto en su sitio. Pero qué vamos a esperar aquí, si hasta Flojoytimo dijo en rdp que ese bufón es un buen chico...

No nos enteramos  de que hay que combatir al enemigo, de que los problemas no se solucionan olvidándolos sino afrontándolos y así nos va.

Ahora quisiera enviar un mensaje de ánimo a D.José Mourinho, destituido del Chelsea. Ha vuelto a recibir una puñalada trapera de sus jugadores vedettes y el presidente cedió al chantaje. Yale están dando por donde amargan los pepinos al club londinense y espero que Mou encuentre la felicidad en otros lares, no dudo que los triunfos deportivos le seguirán sonriendo.

Hoy más que nunca:  Viva Mou, Laso y hala Madrid.

 

[ bipo66 ] ha dicho:
17-12-2015

Lo relevante para los madridistas no es lo que diga un payasete como Piqué, al que ya tenemos más que calado, y tampoco la actitud lameculista del rencoroso y miserable del Bosque. Lo que molesta al madridismo es la cobarde actitud del chantajista de Camas que, si tuviésemos un presidente como Dios manda, estaría ahora lamiéndose las heridas de la eliminación de la Champions junto a Van Gaal.  

Tal como están las cosas en el Madrid prefiero centrarme en el equipo que sí representa los valores del club,  el equipo de Laso, que hoy debe culminar, en casa, la remontada que nos asegure el Top 16 y tiempo para recuperarnos y pelear por la copa.

¡Hala Madrid de baloncesto!

[ Galego49 ] ha dicho:
17-12-2015

Si esta agresión de Pontevedra por parte de un izquierdoso llega a ocurrir al revés, menuda nos hubiera caído a estas horas, pero claro como es a uno de la derecha, no pasa nada y a otra cosa mariposa.

En lo que comentaís del Bufón Farsante, viene a demostrar que los tiene pequeñines pequeñines, pues si tuvo la valentía de llamarle cono al bueno de Arbeloa, ten la decencia de mantenerlo hasta el final y con todas sus consecuencias, pero estos modelos y ejemplos para la infancia de este país ya nos tienen acostumbrados a estas salidas y sino recordar lo del Busi-luz con Marcelo llamándole mono, que luego pasó a convertirse en "mucho morro".

[ wh ] ha dicho:
16-12-2015

Muy oportuna esta entrada, justo la noche en que un idiota, jaleado a posteriori por podemitas y aplaudido por algunos de los que le rodeaban, ha dado un puñetazo al jefe del gobierno. Espero que esos mismos que están celebrando el golpe sepan encajarlo de la misma forma si alguno, de otro signo, hace lo mismo con el Coleta Morada. Ellos mismos han abierto la veda. Ellos mismos se han retratado con esa doble rasero tan típico del rojerío progre, ya sea de imberbes- como el de hoy- como de calvos barrigones como el Marqués de la Roja... y en medio el Cantaor de Camas, que quiere quedar, públicamente, bien con Dios y con el diablo pero que todos sabemos que está, a muerte, con el diablo.

Y así andamos, con Piqué tratando de arreglar lo inarreglable y Vicentín diciendo las mismas tonterías de siempre para proteger a los de su banda, que no bando.

Por eso es que necesitamos más Arbeloas, más Graneros y, sobre todo, más Mourinhos.