[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

PRIMER BALANCE, FLORENTINO MANDA

Adentrados ya en el mes de octubre y habiendo podido comprobar las evoluciones del equipo en un buen número de partidos, creo que ya se puede hacer una valoración sobre el Madrid de Benítez con algún criterio. El partido del domingo pasado en el Calderón fue para mí la confirmación del modelo que ya apuntaba en los partidos anteriores, que no es sino la proyección del modelo Florentino que, nos guste o no, sigue imponiéndose como, por otra parte, es lógico teniendo en cuenta las características de lo impuesto. Aunque uno, como aficionado, no deja de hacerse a cada paso las ilusiones que sean necesarias para sobrevivir en lo que se ha convertido en un petardo de deporte que en realidad hace mucho que dejó de serlo para transformarse en espectáculo de luz, color, publicidad y billetes, parece que era demasiada ilusión cargada de ingenuidad esperar que Benítez fuera el elemento que emprendiera una transformación del estilo florentiniano  de los últimos años hacia algo medianamente presentable. 

De ese partido del Calderón, yo destacaría tres cosas que están relacionadas entre sí en la medida que, creo, representan la filosofía de club que Florentino impone y a la que antes aludíamos. Me refiero a la presencia y manera de desenvolverse de tres jugadores (Ramos, Cristiano y Kroos) que, precisamente porque este es un club cuyo vestuario se maneja por jerarquías, tienen un estatus superior al resto, entrenador incluido, siendo esto último lo verdaderamente relevante por su nociva transcendencia. Porque la presencia de jugadores de jerarquía no sólo no es mala en sí misma, sino que se hace imprescindible para que cada incorporación al equipo tenga una referencia del estilo que se requiere. Cuando Butragueño y compañía aterrizaron con su bisoñez de novatos, se encontraron con figuras como Santillana o Gallego, por poner un par de ejemplos, que les marcaron el estilo y les señalaron el camino. Y fue precisamente con la quinta del Buitre cuando, con Mendoza de presidente, se empezó a transformar esa jerarquización enfilando hacia un nuevo estilo donde ciertos jugadores pasaron a tener un estatus superior incluso al de los entrenadores. Florentino ha llevado este estilo a su máximo exponente, siendo su momento estelar la formación de la pira que permitió la combustión de Mourinho. Todo lo demás es cuesta abajo hacia el infierno, títulos incluidos.

Por lo tanto, ahora estamos hablando, lamentablemente, de un tipo de imposición en la que la figura del entrenador queda por debajo de ciertos jugadores, que llamaremos vacas sagradas. Por este motivo se produjeron en su momento las fricciones que terminaron con Mourinho fuera del club, y por este mismo motivo el domingo tres de los intocables terminaron sobre el campo un partido que incluso alguno de ellos ni siquiera debiera haber empezado. Cada uno de ellos, compartiendo este perfil de superioridad con su teórico superior, representa un papel con sus propios matices que interesa analizar en función de tres de las características más definitorias del estilo Florentino: el interés individual sobre el colectivo, de cuyo estandarte se encarga Cristiano Ronaldo; la aceptación debilitadora frente al chantaje y el juego sucio, con Ramos como protagonista, y la metamorfosis del perfil profesional que entra en descomposición como consecuencia de la observación del entorno, cuya víctima en este caso sería Kroos. Desde luego, claro es, no son sólo estos tres los únicos rasgos que conforman el florentinismo, desgraciadamente, pero sí son los que nos interesan ahora porque su manifestación el domingo pasado fue patente, y creo que explica la forma que está adoptando el equipo y anuncia lo que, preocupantemente, podemos pensar que va a ser la temporada. Y a ellos habrá que añadir lo que representan en este disparate el tándem Keylor/Casemiro, quienes encarnarían al grupo de plebeyos damnificados por todo lo anteriormente dicho.

De Ronaldo huelga comentar tanto su magnitud deportiva como su insoportable personalidad. Pero la incidencia de ambas cosas en el club viene determinada no sólo por ellas mismas, sino por cómo se gestionen. La razón por la que Ronaldo juega absolutamente todos los minutos no reside en los beneficios que el equipo pueda sacar de ello, sino en el beneficio particular que el jugador obtiene alimentando su ego y dándose más posibilidades de recibir galardones personales. Esto, que está mal, no se ha sabido gestionar, y de manera recurrente se le ha permitido a él auto gestionar su dosificación (o sea, no dosificarse) y, además, hacer alarde explícito de su autonomía en este sentido. Él juega porque él quiere, y así lo dice públicamente y nadie tiene nada más que decir al respecto. El primer perjuicio que esta situación ha traído es el deportivo –el menos importante–, que de manera reiterada lo ha puesto fuera de combate en los finales de temporada y sistemáticamente ha impedido que fuera relevado por muy desastroso que fuera su concurso en cada partido, como ocurrió en el Calderón en el último encuentro; el segundo perjuicio es el de la gestión del vestuario, cuyos componentes observan que quien debiera tener la autoridad claudica de ella. Además, cuando quien está desarrollando un juego infinitamente superior a otro observa que siempre es él el sustituido, se crea un clima corrosivo de largo alcance. Benzemá, en este caso, es el damnificado. Desde mi punto de vista, que un jugador no pueda ser sustituido por decreto ley a la larga siempre trae más perjuicios que beneficios, incluso marcando 50 goles por temporada. Por eso yo a Ronaldo le habría puesto en el sitio que le corresponde y, de no haber aceptado un estatus equilibrado y razonable, le habría abierto la puerta con total tranquilidad. Ahora nos lo tenemos que comer 24/7, haga lo que haga y pase lo que pase.

Con Ramos, este verano se produjo un proceso que indefectiblemente ha de desembocar en una losa sobre el club del calibre de la que supuso la de Casillas. Porque descendiendo al barro al aceptar su chantaje y subiendo a lo más alto regalándole la ficha que no merece, se consiguió debilitar la imagen y preponderancia de una política de renovaciones medianamente racional y se alimentó el ego a uno que lo tenía a reventar y hasta el vómito. Y veremos con el tiempo cómo se sumará el declive natural del jugador a la ausencia de motivación porque se sabe intocable y ya no le queda absolutamente nada más  que sacar; y veremos que a sus típicas ramosadas, de las que el domingo nos atizó con saña en forma de triple tirabuzón, incorporará más altanería, más prepotencia y más cantadas, porque çél lo vale. Este es, creo, el peor negocio que ha hecho el presidente en su carrera si exceptuamos el escándalo Casillas.

Kroos representa un caso más de la contaminación que han sufrido tantos jugadores en este equipo de las estrellas, los egos y la indolencia. Bale sería otro que tal baila, y lo añado sólo por aquello de ilustrar la cuestión para que se me entienda. Kroos es un caso paradigmático de descomposición por contagio: jugador de mentalidad alemana que aterriza con un concepto de disciplina que se va diluyendo en este caldo de cultivo en el que, con Ancelotti ayer y en grado de hipertrofia y con Benítez hoy de manera más moderada, se permite que unos pazcan  mientras se obliga a otros a correr el doble para compensar. Y cuando uno observa que su esfuerzo individual se ve descompensado por el que otros no realizan dentro de un equipo insolidario, lo que ocurre antes o después es que el recién llegado empieza a claudicar y se suma a la fiesta. Por eso, el domingo, cuando Arbeloa cometió un error en medio campo que nos terminaría costando el gol del empate, quien tenía que sacar tensión, nervio, atención y cojones para cubrir ese espacio y ese error se limitó a mirar de reojo la jugada atiborrado de esa indolencia creciente que le posee desde hace meses en este descenso a los infiernos de la desidia compartida, y que sólo en un equipo como el nuestro le puede permitir a un jugador ser mantenido como titular indiscutible partido tras partido.

Y cerramos con los parias de esta función, que son los sin cartel, los que se callan y trabajan, los que nadie sabe bien por qué tienen un papel secundario. El pobre de Keylor parece que de momento se escapa de la quema en la pira, tregua coyuntural, después de hacerle sufrir durante tanto tiempo y a pesar de todos los intentos del club por culminar la ignominia este verano a las doce de la noche del 31 de agosto, maldita sea, que qué vergüenza. Y, a su lado, Casemiro, otro que, de seguir la fiesta con la música habitual, terminará diciendo que corra su padre y que se esfuerce su madre. Ambos fueron el ejemplo perfecto del producto Florentino, donde unos crían la fama y otros cardan la lana. Como en todas partes, parece que aquí también rebosan las injusticias.

COMENTARIOS [0]
[ Pailán ] ha dicho:
08-10-2015

 

Si había alguno que pensaba que con Benituco (© Pezuco) esto iba a cambiar, creo que tras un mes de ¿competición? se habrá desengañado, como muy bien expone el blogger en este excelente análisis. De Ramos y sus ramadas no hay nada que sorprenda ya, ni de Cristiano Ronaldo y su insufrible egoísmo. Lo que más me está sorprendiendo es la desidia de Kroos. No sé qué tiene este club, aunque me lo imagino, que abduce la calidad y el talento de grandes profesionales y deportistas para convertirlos en mera clase media, digna de la liga de Hierros Servando. Junto con Kroos, y a vuelateclado, se me vienen a la mente Kaká, el atleta de Cristo que acabó sumido en las tinieblas de la noche madrileña hasta su reciente divorcio; Nuri Sahin, fino interior que tampoco pudo aguantar la presión nocturna; o la miseria deportiva y personal en la que acabaron Seedorf, Davor "Nabor" Suker y demás patulea de la "quinta del Ferrari".

Ya vimos que la filosofía de "zidanes y pavones" no funcionó. ¿Por qué repetir el experimento? ¿Nadie se acuerda del llanto amargo del más puro ejemplo de la mal llamada clase media, Iván Helguera?

Mal vamos, Zabalita.

[ fernando_poo ] ha dicho:
08-10-2015

Buenas noches a todos,

Llevo un tiempo en que no comento en esta web porque he decidido distanciarme de las cosas del Florentino''s Real Madrid dado que me superan. Y como para dolores ya tenemos España, que dijo Unamuno, sólo les mantengo a vds. como cordón umbiclical porque es un auténtico placer leerles y reflexionar sobre sus entradas.

Si me decido a comentar hoy es por dos cosas: felicitar al blogger por su excelente entrada y por su no menos excelente montaje del dictador Florentinastro; y porque vi el partido que jugamos contra el atlético.

Sinceramente, la primera parte no la vi mal, si exceptuamos a Canelita en rama y CR7, pero la segunda parte fue una sensación de que todos los males del año pasado siguen ahí, más ahora a sumar un amarrategui de entrenador... desolador.

En fin, que no todo es malo. Al menos les tengo a vds. lo que no es poco consuelo.

Un Saludo

[ NickAdams ] ha dicho:
07-10-2015

Benituco (copyright Pezuco) está que no sabe si tomar la derecha o la izquierda. Dice, se desdice, rectifica, cualifica, descalifica... y el vestuario se desmadra, ahora todo quisqui parece que demanda dónde y cómo jugar.

Llama la atención que parte de la canallesca le esté dando caña a Benituco.

Casi nadie esperaba que el Benituco Team jugara bonito, pero si demandaban dos cosas claras de Benítez: a) que ganara y b) que restableciera el orden entre las vedettes. Lo que está ocurriendo: empates van, empates vienen y las vedettes cada vez más entonadas.

Necesitamos una revolución contra el mandante en coma. 

[ Marcus48 ] ha dicho:
07-10-2015

Nada que objetar a la entrada de hoy que, por otra parte, me parece extraordiaria en cuanto al análisis deportivo que en ella se hace; incluyo la portada, magnífica.

El equipo no tiene remedio entanto en cuanto, quien puede -el ser superior, lo pongo con minúsculas porque sólo hay un "Ser Superior"- no tome una serie de medidas que a mi parecer pasan por:

1º.- "Canelita"-SR4-Bekenbauer de Camas-mejóncentrádermundo -todo en uno, que ya es decir-, no sea puesto, de inmediato en el banquillo y con expresa decisión de que se busque equipo para Enero -lo más tardar; si puede ser antes, mejor-.

2º- CR7, o cambia de actitud y empieza pensar en el equipo más que en él, o el club empezará a pensar en su "pasada de frenada" al final de temporada. De momento y para que vaya pensándolo, unos cuantos partidos en la grada.

3º- Idem con Kross. Parece mentira lo que este chico ha perdido en dos años. No obstante, en este caso, se deberia ser un poco más condescendiente y ver cómo reaccionaría ante los dos supuestos anteriores.

4º.- Igual que ya se dijo con Mou, y yo soy de la misma opinión, dejar claro al vestuario, -¡a todos!- que quien manda es, mientras esté en el cargo, Benítez.

Ahora voy y me despierto del siueño.

[ Galego49 ] ha dicho:
07-10-2015

Totalmente de acuerdo con lo expuesto con el bloger y me da la impresión como también apunta WH, que esto no tiene remedio ya que de la formaen  que están los estatutos, tenemos Flojoytimo para rato y por lo que se ve y tal como algunos vaticinábamos, ya se empieza a alborotar el gallinero con declaraciones del Canelita salidas de madre adviertiendo que si el falló, el entrenador también con los cambios. De momento en cuanto los resultados vayan ayudando, no va a pasar nada, pero en cuanto se tuerzan un poco los cuchillos van a volar en ese vestuario y la personalidad de Benituco va a quedar en entredicho y ya me está pareciendo un nuevo Tragalotti de la vida.

[ pezuco ] ha dicho:
07-10-2015

 

Como bien señala el blogger, esto es el "flojoytimo style", una manera de llevar el RM tan despótica como caótica, y donde prima lo económico sobre lo deportivo.

Después de ver el circo que montó Canelita provocando un penalti, ¿Alguien puede explicarnos como puede ampliarse su contrato durnte 5 años a razón de 10 millones? (en la práctica, al club después de impuestos le sale por el doble de dinero). 

El otro día Benituco se atrevió a criticar de refilón al mejóncentrádermundo e ipso facto saltó el criticado a decir que su fallo lo arregló Keylor, y que si se habla de eso, también se hace de los cambios de su entrenador. Toma del frasco, Carrasco. Se mofa de su entrenador, quizá avisándole de que otros entrenadores mejores que él fueron expulsados por un vestuario al que su presidente tiene más miedo que a unas elecciones libres de verdad.

Y lo dice el artículo, si este pájaro puede permitirse eso, y otros son titulares por decreto...¿Quién va a esperar que otros jugdores se dejen la piel en cada partido?.

Quizá este tema lo explique aquello que se filtró cuando se negoció la ampliación de contrato de Canelita y FP dijo aquello a Ramos: "No puedo dejar que te vayas, después de largar a Casillas a Portugal, si te vas del Madrid me echan a mi".

Y como ya dijo el sabio, primero Dios (en su defecto el ser superior), y luego todos los santos (incluído el propio RM), intereses personales antes que los del club.  Hoy sale la canallesca antideportiva diciendo que Benituco llamó a Zehio para matizar sus palabras y apagar el incendio. Incendio que bien podríamos traducir en atreverse a criticar a una vaca sagrada del RM... oseasé, bajada de pantalones hasta los tobillos y posición culo en pompa de quien debe dirigir deportivamente al RM.

Mientras la masa social no se de cuenta de que el cáncer está dentro del club y quiera extirparlo no hay solución posible. Lo demás es ruido o querer vendernos humo.

 

P.D. RM, qué gran vasallo si tuviese buen señor. Ahhhh, y el montaje de portada top.

 

[ wh ] ha dicho:
07-10-2015

Excelente repaso de lo que llevamos de temporada.

El problema principal que tiene el Real Madrid en el plano deportivo (porque del ecónomico, acostumbrados a las mentiras que nos llegan desde todos lados, no me creo nada, o casi nada) es, como ya hemos dicho muchas veces por aquí y lo recordó ayer ZAPEZIPI,  el presidente Pérez. Y es un problema que no tiene solución porque Pérez se lo ha preparado todo para morir en el cargo. No habrá un Felipe VI en el Madrid o Raúl Castro (vista la foto de portada). Pérez hasta el fin, y ya veremos quien muere primero.

Benítez -y lo siento por el- ya está empezando a ser devorado por el vestuario. Primero, las claudicaciones sobre "el mejor jugador del mundo"; ayer, las advertencias de Ramos, el mandamás que Florentino nos ha querido endosar de por vida. Si no reacciona con firmeza a lo que está ocurriendo, será él mismo el culpable de los desaguisados posteriores y sus consecuencias deportivas.

En una temporada en que los rivales más duros flaquean, nosotros lo hacemos tanto como ellos. Mal vamos.