[ TIRAD SOBRE EL PIANISTA ]

Blogs de MqM

Y CRIS COGIÓ SU FUSIL

En las horas previas al partido en el Templo de la Uralita, en el que estaba en juego la ansiada Liga para los blancos, dos cosas centraron la atención del personal: la forma de calentar el ambiente por parte de Caín Caballero y la lucha en los despachos por tener disponible a Nacho -eliminado villarescamente por Undiano Mallenco- para garantizar la protección de la autopista derecha. Parecía que el Celta se jugaba algo más que la vida dada la pasión con que el falso Caballero clamaba por una victoria que habría entregado la Liga Española a los que una vez presidió el ahora ministro-cortesano josemariano, Gaspart. Sorprendentemente -ni el madridista más optimista se lo esperaba-, la amarilla de Nacho, justamente, desapareció y la expectativa de contar con el canterano se quedó en nada cuando Zinedán -otro mago, pero de esos que no siempre saca el conejo adecuado de la chistera- optó por poner en el campo al inseguro Danilo. 

Ya habíamos dicho que los nuestros tenían que salir a morder desde el vestuario, y así fue. Si otras veces hemos puesto en duda la entrega de los jugadores, ayer, todos, siguieron el ejemplo de Ronaldo, cogieron su fusil y se aseguraron el casco, porque sabían que el ambiente era de guerra, y no precisamente limpia. No fue un gran partido en cuanto a juego -aunque sí hubo acciones brillantes-, pero lo fue desde el punto de vista de las emociones y el orgullo blanco: una gran victoria que nos lleva a Málaga tres pasos por delante del Barcelona.

El primer tiempo fue duro: el Madrid dio el primer golpe efectivo, con un poco de suerte, pues el balón que Isco movía en el área -y a donde había llegado gracias a un buen desmarque y a un gran pase largo de Marcelo a las espaldas de la defensa celtinha- cayó, en la disputa con el defensa, en los pies de Ronaldo, y este armó el fusil en milésimas de segundos y se sacó un potente disparo por la escuadra al que Sergio sólo pudo seguir con una lánguida mirada, y que fue como una patada en los cataplines del uralítico alcalde… y, lo mejor, no sería la única. El Celta, todo hay que decirlo, no se echó atrás y siguió con la intensa presión a la salida del balón que practicó desde el primer minuto. Pero había muchos nervios y eso se notó en algunos jugadores: ni Guidetti ni Pione Sisto estuvieron muy acertados y, por parte del Madrid, Danilo parecía, literalmente, un flan-tasma. En el primer tiempo, el Madrid tuvo más oportunidades que no se resolvieron bien y que hubiesen podido rematar el partido, pero los del Celta, animados por Aspas -jugando bien y presionando al árbitro en el mejor estilo busquético, pero como no tiene la bula del azulgrana, se cargó con una peligrosa amarilla-, retomaron el control del juego y pudieron marcar tras un disparo de Wass, si no fuera porque el mejor Keylor Navas ya está de nuevo entre nosotros. El cero-uno con que terminó la primera mitad seguramente no dejó satisfecho a ninguna de las dos partes en conflicto, pero quedaba una segunda oportunidad... y muchas ganas.

La segunda parte comenzó como un cuento de hadas: Fallón Guidetti perdió una oportunidad clarísima a los dos minutos de la reanudación y Danilo -¡Daniiiiiiloooooooooo, carallo!!!!- le puso un balón largo a Isco, que estaba totalmente desmarcado en el centro del campo y que emprendió una carrera de obstáculos que terminó vivo y con el suficiente temple para poner la pelota a los pies de un Cris que, en carrera, disparó preciso hacia el palo más cercano de la portería defendida por Sergio, que esta vez hizo algo más que mirar, pero con el mismo éxito que en la ocasión anterior. Caballero (¿?), en el palco VIP, se tambaleó y su cara se volvió casi blanca, pero aun así no se atrevió  a apoyarse en Mouriño.

El partido, con ese gol, parecía ya decidido y pudo ir a más si Danilo, en otra de las suyas, no detiene la carrera en una jugada en la que se hubiese quedado solo ante el portero. El Madrid ganaba con justicia y parece que no era lo que estaba previsto, así que en un incidente en el área entre el mejor jugador del Celta, Aspas, y nuestro Ramos, en la que el jugador del Celta cae -sin que mediara intervención voluntaria de Sergio- y el estadio entero le reclama penalti a Martínez Munuera, este –quizás también un poco harto de las protestas de Aspas- le saca la segunda -e injusta- amarilla por simular. Mayúsculo error -o no- del árbitro que tiene como consecuencia directa no solamente poner más caliente el partido, sino ensuciar la victoria blanca. Lamentable, pero no sorprendente en estos tiempos villaréticos.

Muy positivo sí  fue que el Celta de Berizzo no se viniera abajo y siguiera disputando el partido. Wass sufrió otra decepción ante Navas, e Isco, en un error tremendo, regaló un balón en la frontal del área que sirvió para salvar la honrilla del Celta, elevar un poco la auto-estima de Guidetti -el autor del disparo- y hacer dudar a Caballero (¿?) sobre la existencia de los milagros. Nada de nada: apenas un minuto después, Benzema empujaba  con tranquilidad un balón que Marcelo le había servido en bandeja de plata y Caín, en el palco, requería asistencia médica para que pararan la severa hinchazón que la tercera patada provocaba en sus doloridos cataplines. Zidane, mientras tanto, sabiendo que la violencia celtíbera iría en aumento, correctamente decidió proteger al marcado Casemiro  y dio entrada a Kovacic; poco después haría lo mismo con Ronaldo -que acababa de fallar lo que no parecía posible fallar-, dando paso a Asensio, y decidía -por fin- dar descanso a un fundido Isco sacando a Lucas Vázquez.

El marcador lo cerró Kroos en el 88, tras una peleada recuperación de Asensio en área enemiga que terminó con pase de Benzema -buen partido ayer del francés- al alemán,  que ajustó perfectamente el tiro al palo de Sergio. Mientras, por la megafonía del estadio, pedían hielo a raudales para ayudar a Caín Caballero.

Nos vemos en Málaga.

COMENTARIOS [0]
[ Galego49 ] ha dicho:
19-05-2017

El careto de Cain Caballero, como muy bien lo llama el blogger, durante el partido del otro día en Balaidos, no tiene precio y ahora a salir en Málaga con la misma intensidad desde el vestuario y no salir confiados, pues no hay más que ver las declaraciones del ex-farsante Sandro, diciendo que le gustaría ponerle la liga en bandeja de plata a los farsantes, lo mismo lo mismo que nuestros canteranos que a la primera que se les presenta, quieren aguarnos la fiesta, por lo que de confiados nada y aunqaue me parece difícil, no vaya a ocurrir lo que en Tenerife por dos años consecutivos y es que de Villar y Sánchez Arminio, me fío menos y son más peligrosos que de una piraña en un  vidé.

[ Pailán ] ha dicho:
18-05-2017

 

Buena crónica, wh. De acuerdo en lo del espíritu de sacrificio del equipo, pero a ratos los vi perdidos y a merced del Iago Aspas ese. Y, oiga, sí que jugaron motivados, sí. ¿Seguro que sólo querían hacerle una faena al Madrid? Y menos mal que el tal Guidetti ese es un tronco que convierte a Julio Salinas en Garrincha. 

Los álbitros estos son más malos que la carne del pescuezo. Este de ayer llevaba indicaciones bien claras de lo que tenía que hacer, pero no pudo con la presión y empezó a hacer cosas que, como bien dice el blogger, afectan a la credibilidad del título que se pueda conseguir. Y a partir de aquí, se puede discutir mucho sobre el tema y desde muy distintos puntos de vista. 

[ ZAPEZIPI ] ha dicho:
18-05-2017

No parecía ya tan ufano el Caballerete.

Sólo faltó que FP se volviera a Madrid con el contrato de remodelación de Balaídos, techumbre incluida.

 

[ NickAdams ] ha dicho:
18-05-2017

¡Jajajajajaja! ¡Cómo disfruté viendo los caretos que ponía el Caballero a lo largo del partido! Merecida paliza por bocazas.

Y sobre el partido, estoy de acuerdo con el blogger: había que ganar y ganamos. La Liga cada vez más cerca y en Málaga hay que salir exactamente igual que como salimos anoche en Balaídos.

¡Hala Madrid!