[ TIRAD SOBRE EL PIANISTA ]

Blogs de MqM

BENZEMIRO

Me gustó ese Real Madrid peleón que vimos ayer en la china noche de Shanghai y, sobre todo, dos jugadores que fueron el eje de la victoria: el ciclotímico Benzema -que ayer salió enchufado y con las baterías al 100 %- y ese sólido valladar que tenemos en el centro del campo –y ya sé que no está bien hablar de vallas en estos tiempos, pero me gusta hacerme oír-, que tiene muy claro que no puede dejar pasar hacia la blanca casa de Keylor Navas a todo aquel que no vista la camiseta reglamentaria del Real Madrid y que responde al nombre de Casemiro. Eso sí, el brasileño,  a diferencia del francés, siempre sale enchufado, ya sea en días pares o en días nones; ya sea frente al Osasuna o ya sea frente al Barcelona del “arbitrafavorecido” hijo de Amunike.

El Bilbao, como era de esperar, salió a comerse a la pera blanca y durante los primeros ocho-nueve minutos, con dominio total del balón, estuvo acosando a un poco seguro Navas…, pero no estuvieron contundentes. El Madrid, sin embargo, dejó bien claro a la primera que para la producción de goles está mucho mejor preparado que los jugadores de la marca rojiblanca y, en una contra clásica liderada por Benzema, marcó Cristiano un gol anulado por un bien señalado fuera de juego del portugués. El Madrid apretaba los dientes y estaba listo para golpear: ya bajarían las revoluciones de los de Valverde, que volvieron a tomar el control y, de paso,  le dieron a Navas la oportunidad de sacar unas manos reivindicadoras de que el mejor Keylor puede volver. Y comenzó el tuya-mía que definió todo el resto de la primera mitad, y en la que, antes del gol, llegaron oportunidades para Ronaldo y Ramos que, solo y de cabeza -como mandan los cánones meloneros- la mandó fuera. El gol, muy madridista, salió de las botas de Casemiro, lo trabajó Cristiano y este se lo puso a Benzema que, a la primera –y no era fácil la jugada-, se la clavó al joven Kepa. Estaba claro que los bilbaínos no esperaban empezar por detrás en su propia casa y entonces dieron comienzo los enfrentamientos personales liderados por el de siempre, Raulito García. Calentamiento global –en el que por suerte no intervinieron las gentes de Carmena, que estaba entretenida con el callejero de Madrid- que zanjó el árbitro con una amarilla para cada bando. Era el minuto 27 de partido y servidor temió que el Madrid no terminaría con once jugadores, pero, por suerte, y aunque se mantuvieron los rifirrafes, la cosa no llegó a teñirse de rojo. El Madrid volvió a tener una oportunidad clara pasado el minuto 35, que desperdició Benzema, y el Athletic, del lado de Williams, el devorador de Marcelo, también lo intentó, pero la primera parte no daba para más y terminó con la tensión de ver a nuestro mejor jugador del partido, Karim, tirado en el terreno de juego y con cara de no poder continuar tras un encontronazo con Beñat. 

En la segunda mitad, que comenzó con el mismo once en ambos lados y la misma actitud por parte de ambos equipos, es decir, el Bilbao atacando y el Madrid resistiendo en la esquina, pero ya con ventaja en el marcador, vimos lo peor del equipo blanco en el encuentro: su entrenador, Zinedán, ese hombre al que a pesar de que algunos nos esforzamos – y mucho- por entender nos deja siempre desconcertados y cabreados. Lo que pudo terminar en tragedia comenzó con el correcto cambio de Valverde al sacar al ya fundido Lekue y colocar a Muniain, movimiento al que quiso responder nuestro Tacticien no napoleónico, metiendo a Lucas Vázquez por Modric y cediendo el centro del campo, hasta entonces controlado, al enemigo. Cierto que Luka no había hecho un gran partido –no está pasando por sus mejores momentos-, pero el cambio se antojaba disparatado, sobre todo teniendo a Kovacic en el banquillo y dada la exigua renta blanca. A algunos no les dio tiempo ni a empezar a temblar: apenas tres minutos después, despega Williams por la pista Marcelina, pasa la pelota a Raúl García, que se la cede a Aduriz, y este, de cabeza, marca el gol del empate. Curiosas las imágenes que nos mostró la televisión de un atribulado Zidane yendo a refugiarse en una esquina del banquillo mientras  que el público del San Mamés rugía a gusto soñando con una devastadora remontada. Pero oigan, amigos, ahí salió eso que está muy bien definido en el genograma blanco y, en menos de lo que se anima un gallo rojiblanco, Casemiro, casi a cámara lenta, empujó, tras un saque de esquina de Kroos, el que sería el gol de la sentencia: se calló el estadio, se cabreó Kepa, se consoló Zidane y se le subieron al máximo las revoluciones a García, Raúl, pero el resultado, aunque hubo ocasiones en ambas porterías -la más clara del Madrid, en otra buena intervención de Benzema- permaneció inamovible. Victoria importantísima que nos hace dar un paso más hacia la Liga, esa competición que nunca nos acostumbraremos, a pesar del rey de Forbes, a no ganar.

Y termino con un comentario adicional sobre lo que creo que fue lo más notable ente los nuestros. El Karim que vimos en San Mamés -corriendo, defendiendo, marcando, asociándose- es el jugador que quisiéramos ver, al menos, en el 90 % de los partidos y, si eso ocurriera así en alguna temporada, habría un sólido punto de unión entre quien esto escribe y el principal valedor del Benze, que no es otro que el hombre que ama locamente a las vedettes: Forbestino I de ACS e IPIC. Casemiro es vital en este Madrid y lo necesitamos en muy buena forma para pasar el durísimo escollo que puede representar, en Champions, el Bayern de Ancelotti. Ayer me gustó mucho Cristiano –que, por cierto, no hizo ni una sola ridícula “bicicleta”-, que se asoció bien, fue generoso en los pases y ayudó en el centro del campo. Lo negativo: Marcelo no está para defender y eso lo sabe hasta el Tato y, además, ya no es lo que una vez fue en ataque. Bale ayer mereció ser cambiado, el primero, pues si su función era ayudar a Marcelo, no lo hizo y, ofensivamente, fue casi nulo; muy mala noticia la baja forma del galés. Se fueron, sin embargo, dos jugadores, decisivos ayer: Cris y Benzema; y entraron dos que nada hicieron: Isco y Morata. Había que ver las caritas de Cris y Modric en el banquillo ¡Que no te entiendo, Zinedán! ¡Que no te entiendo yo y tampoco ellos! Insisto hasta la extenuación: lo peor  ayer fue Zidane.

COMENTARIOS [0]
[ ZAPEZIPI ] ha dicho:
21-03-2017

Con permiso, discrepo.

Hay constancia escrita aquí de mis críticas pero ahora veo un rayo de esperanza en ZZ. La entrada de Lucas y la salida de Ronaldo fueron dos aciertos. A Nacho le falta altura para jugar de central ante el Bilbao pero parece que no había otro. Benzemiro bien ambos.

Marcelo puede que no esté en su mejor momento pero es insustituible hoy por hoy. Lo que le faltan son coberturas de sus compañeros cuando sube y desequilibra como nadie. Y es de lo más sano de mente que hay en la plantilla. 

Cuando Lucas y Bale bajaron a ayudar a los laterales todo mejoró.

 

[ Alekhine ] ha dicho:
20-03-2017

Muy buena crónica, wh, as usual con la que estoy, de acuerdo en su mayoría.

Disiento en algún aspecto contigo y con los comentarios posteriores. Y, voy a intentar razonarlo.

El sábado, hubo dos jugadores absolutamente horrorosos, si bien es cierto que, uno de ellos, Marcelo, estuvo muchísimo peor que el otro, Carvajal. Por sus bandas entraron casi todos los ataques del Bilbao. Y, en ataque, no dieron una a derechas, sobre todo, el brasileiro que destrozó todos los contragolpes y ataques que pasaron por sus piernas (excepto uno, en la segunda parte, en la doble pared con Karim. Aunque, al final, despejó al 5º anfiteatro en vez de dársela aCris para que la empujara).

Esta situación se agravó con el mal partido de Modric. Y, Zidane, intentó lo más lógico: poner a Lucas V por delante de Carvajal para no sólo cerrar la banda derecha sino obligar a defenderse por ahí a los vascos y a Bale, que tiene un gran recorrido, a taponar la izquierda, cosa que hizo bastante bien. De hecho, varias veces, en la segunda parte, estuvo mucho más atrasado que el agujero de gusano de Marcelo. A mí, me pareció un cambio muy acertado. Así, el dibujo fue más un 4-4-1-1 cuando no reníamos el balón, que pasaba a un 2-3-3-2, cuando lo teníamos. Otra cosa es que, muy poco después de este cambio, Marcelo volviera a cagarla por enésima vez y nos marcaran el empate. Pero, tres minutos después se recuperó el marcador y, hasta el final, se controló bien el encuentro aunque, al entrar Isco y Morata, hubo algo más de desconcierto arriba.

[ pezuco ] ha dicho:
20-03-2017

 

Que Benzemá, cuando vuelve de su periplo autista para jugar al fútbol, es técnicamente un jugador top no lo duda nadie, pero personalmente prefiero como 9 a un jugador que se esfuerce en la mayoría de los partidos que juegue. A mi su autismo pasota me revienta las meninges.

Por otra parte, es justo decir que otra vez se pudo contemplar como en los partidos duros, esos que suman puntos que otorgan campeonatos, son para jugadores que le echan eggs, tipo Casemiro, y no para filigranas de todo a 100.

Efectivamente, lo de Zineduco canta mucho, es cuasi denunciable, ha llegado a tal nivel que sólo acierta cuando se equivoca y por intentar entender sus cambios, creo que los tiene planeados antes de empezar el partido, pues para él sigue siendo más importante contentar a ciertos jugadores para darles minutos como no molestar a otros siendo sustituidos. Lo que el equipo necesite para ganar el partido es secundario.

Y bueno, que la Farça sigue estando en gran estado de forma arbitral, y vamos a sudar tinta para ganar algún título...

 

[ Galego49 ] ha dicho:
20-03-2017

Como es posible que a los farsantes y más jugando con Masmarrano de defensa, haya que tirar de hemeroteca para saber cuando fue el último penalty y la última expulsión que ha sufrido en sus carnes y sigan los seudo-periodistas sin hacer ni decir nada al respecto y siempre jugando contra diez o nueve. Como es posible que en este país de pandereta donde vivimos, nadie diga absolutamente nada. Así es muy difícil o casi imposible que se pueda ganar nada de nada en estas competiciones totalmente adulteradas y manipuladas y no es de extrañar cuando los que están al frente les salen las noticias de corruptelas por todas partes y ahí siguen como Felipito Tacatún por los siglos de los siglos.

[ Pailán ] ha dicho:
19-03-2017

 

Buena crónica, wh, con la que no puedo estar muy de acuerdo. Yo vi un Real Madrid al que se le plantan en el borde del área demasiado pronto, como si se tratara de un partido de balonmano, y en el que nunca juegan todos enchufados. Me dan envidia equipos como el Athletic ayer o el Arleti o la p.ta farsa, a cuyos rivales les cuesta Dios y ayuda llegar siquiera hasta medio campo. Por el contrario, tenemos un centro del campo en el que sólo Casemiro trabaja en defensa, pero incrustándose en la línea de cuatro atrás y dejando demasiado espacio para que sea la defensivamente nula BBC más Kroos y Modric (sin comentarios) quienes incordien la salida del balón. Me temo que vamos a tener un problema muy serio con el Bayern, porque a esos no se les puede dejar que se planten en 3/4 como Pedro por su casa.

Mención aparte merece Marcelo, al que habría que añadir Kroos y Bale. Además de peinarse metiendo los dedos en el enchufe y estar pasado de kilos, resulta que Valverde (buen entrenador, la farsa mejoraría con él) hizo los deberes y su equipo se hartó de intentarlo por su bandae. Hubo un momento de la segunda parte en el que había hasta ¡cinco! vascurris castigando la izquierda, igual que los boxeadores castigan el hígado. Por si fuera poco, el tipo tarda una eternidad en bajar y las coberturas no son apoyadas con basculaciones desde sitios más desahogados.

Y, como ya se ha señalado, la la reacción del ZZ sacar a Lucas para refrescar ¡la banda derecha! ¿Alguien lo entiende? 

Sigan, sigan

[ bg_rules ] ha dicho:
19-03-2017

Coincido plenamente en el análisis del blogger. Efectivamente, fueron Benzemá y Casemiro los destacados, junto con un buen partido de Cristiano. Bale, quien, contrariamente a lo que cree el blogger, ayer no saltó al campo, debió ser enviado a una mina de Gales a picar un ratito cuando hubo ocasión de hacerlo en el descanso. Y conectado con el pedazo de partido de Bale, llega lo verdaderamente preocupante, que es ZZ.

Que con un Bale como el de ayer y con 1-2 en el marcador, a este tío se le ocurra quitar un mediocentro (por oscuro que estuviese ayer) para sacar un extremo y mantener al fantasma galés, a cambio de una teórica reestructuración del dibujo a un 4-4-2, es para estar ciertamente preocupados. El disparate se tradujo en unos minutos de los que nos salvó algún ángel atento. Cada día estoy más convencido de que ZZ es un paquete. La única duda es si lo es absoluto.

[ NickAdams ] ha dicho:
19-03-2017

Victoria justa pero que da muchos ánimo para pensar en que que nos podemos llevar esta liga. Benzema en uno de los mejores partidos de la temporada.

Nuestro gran problema son los laterales, sobre todo Marcelo. ¿Alguién puede decirme qué es lo que pasa con Coentrao?