[ TIRAD SOBRE EL PIANISTA ]

Blogs de MqM

EL BUENO, EL MALO Y CALAMIDAD

Ya era hora de que apareciera alguien con el suficiente peso mediático para intentar despertar a este Occidente amariconado. Sí, “amariconado”, como se ha dicho siempre –al menos en Cuba- para referirse a los blandos o a los cobardes y que sólo para los retrógrados rojos que se han apoderado, ilegal pero eficazmente, de la palabra “progreso” puede significar un insulto a los no heterosexuales. Tenía que ser Harry el Sucio, el gran Clint Eastwood, el que sacara su Smith & Wesson 29 y, sin titubeos, comenzara a disparar a los diestros y a los siniestros con un mensaje que no puede ser ni más claro ni más preciso: basta ya de tanta tontería y vamos a centrarnos en lo que de verdad importa a los ciudadanos y al país, sea este los Estados Unidos de América, el de Harry, o la España Desunida del Rajao, que es la nuestra.

Aquí, en España, “agoyados” y subvencionados hasta las trancas como están todos en el mundo del cine, habrá, con toda seguridad, algunos a los que les gustaría aplaudir, como nosotros, las palabras de Eastwood, pero, oiga, ya sabemos que a partir de entonces sus opciones de aparecer en la gran pantalla –si no se produce a si mismo como, por ejemplo, Garci- se reducen considerablemente; es la política retrogre, de toda la vida roja, de los usurpadores del vocablo progreso: si no estas conmigo –o, al menos, dices públicamente que lo estás, que es lo que cuenta para estos- no te toca pedazo alguno del pastel. Ya lo estamos viendo en todos los sitios donde los podemitas, los retrogres versión 2.0, apoyados en los retrogres clásicos, es decir, lo peor del PSOE, están gobernando. Los casos de Colau y Carmena y sus inútiles e ideologizadas iniciativas, que van poniendo, poco a poco, patas arriba a Madrid y a Barcelona, son el mejor ejemplo que estos de gestionar no saben nada y lo único que pretenden es merendarse el pastel cuanto antes repartiéndolo, desigualmente, como es su tradicional y verificable costumbre: tres cuartas partes para la casta roja y un cuarto para el “pueblo” que se somete servilmente a sus dictados; a los demás, ni siquiera que les den morcilla. 

Pero crucemos el Atlántico y volvamos al “malo”, a Donald, que no es, ni mucho menos, pato ni ha salido de la factoría Disney. Para los retrogres españoles, esos que disparan a “fachazo” limpio a cualquiera que pretenda hacer un análisis equilibrado del franquismo pero que nunca se han parado a contar las tropelías de Stalin o las cometidas por la tan retocada –por ellos, con exquisito Photoshop histórico- II República, Trump es puro pachanguero fachoso… pero el aislacionismo al que Trump pretende retrotraer la política exterior norteamericana (fuera de la OTAN, repartir armas nucleares y que cada palo atienda a su vela, etc., etc.) no es nuevo y fue lo que practicaron  - exceptuando lo que no afectara a sus fronteras y zonas próximas- todos los presidentes norteamericanos hasta que Woodrow Wilson movió el culo cuando los alemanes, en 1915,  hundieron el Lusitania y más de cien pacíficos norteamericanos murieron. Desde entonces, con aciertos y errores, con tibiezas como la sostenida durante mucho tiempo ante el nacional-socialismo de Hitler, la ingenuidad rooseveliana ante Iosif, el chacal del Kremlim, o las lamentables bajadas de pantalones del lerdo Carter ante Castro (por poner sólo tres ejemplos, hay muchos más) los Estados Unidos junto con Israel (aunque moleste a muchos reconocerlo) han sido el mejor escudo que ha tenido Occidente ante los mayores peligros que le han acechado: el nazismo, el comunismo y, ahora, la conjunción del neo-comunismo que tan bien representa Podemos con el yihadismo. Si Trump accede a la presidencia de los Estados Unidos tendrá, necesariamente, que cumplir los tratados existentes y la dura realidad le llevará, como a Wilson, con más o menos demoras, a volver a asumir el papel que durante los últimos 80 años ha tenido el país de Reagan y, como Ronald, Donald aprenderá más temprano que tarde que Putin no es de fiar. Si yo viviese en los Estados Unidos, como Eastwood, aún gustándome muy poco algunas de las actitudes y postulados de Trump, le votaría porque es el mal menor y el que tiene muy claro que en los tiempos muy duros que se nos vienen encima las medias tintas equivalen a un suicidio a cámara lenta. Fue lo mismo que, coherentemente, hice con Mariano Rajao.

El mal mayor, allí, en mi opinión, es Calamity Clinton o Hilaria Calamidad, como servidor prefiere llamarla. Esta ya no sólo es que sea unos de los políticos (en la línea Eastwood, no me sale de los huevos escribir “políticas”)  más embusteros de la historia norteamericana, y de los más corruptos, sino que la han pillado, una y otra vez, en sus mentiras y sus corruptelas y, obsesionada como está en ser la primera mujer presidente, no le pasa ni por un momento por la cabeza bajarse del autobús hacia la Casa Blanca. Que Hilaria Calamidad tiene experiencia política, no hay dudas; que está doctorada en trapicheos de toda índole, tampoco; que es una opción menos mala que la de Bernie Sanders,  clarísimo... pero con su extenso y conocido curriculum, con la debilidad que le provocan sus malas y destapadas acciones –y contra las que, inexplicablemente para mi, Trump no ha arremetido aún-; con su reconocida subordinación al poder paralelo del Council on Foreign Relations; con su retrogradismo, a lo yankee, declarado, no veo a Hilaria capacitada para enfrentar con firmeza los peligros que tenemos por delante. Hilaria está para la gloria de Hilaria y nada más.

Y temino: sólo espero y deseo que haya muchos adeptos a la línea que hecho publica Clint, tanto en Estados Unidos como en la amenazada Europa.

COMENTARIOS [0]
[ Mundo ] ha dicho:
07-08-2016

El debate televisado será el que marque quien de los dos será el Presidente de la Nación, pueden pasar muchas cosas en el y alguno de los dos puede quedar con el culo al aire y sin lograr su objetivo si falla ó muestra flaqueza.

A titulo individual estoy con Eastwood, prefiero a Trump antes que a cualquiera venido de las filas demócratas desde los tiempos de los mafiosos Kennedy y su Camelot de pitimini, infidelidades, traiciones y mentiras a tutiplén.

Hasta el rabo todo es toro y se verá.

[ chinchin ] ha dicho:
07-08-2016

Yo, siempre con Harry el Sucio, Trump es "malo" pero es mi malo hasta que aparezca la deseada mejor versión republicana, modelo Ronald Reagan.

Y cambiando el tema. Curioso que el siempre preciso y exacto (con coña) Marcagadas, en primera página, no haya actualizado todavía, a las 9:25 de la mañana del domingo 7 de agosto de 2016 el resultado del Liverpool - Barcelona. ¿Por qué quieren ocultar que a los culés le cayeron 4 y no marcaron ninguno? ¿Habría pasado lo mismo si el 4 a 0 se lo meten al Madrid. ¡Cabrones! 

[ bipo66 ] ha dicho:
07-08-2016
Citando a elcapita :: No. 5 :: 06-08-2016

Sobre Trump, pues qué quieren que les diga, estoy mucho más en la línea de wh. Aquí tenemos a un tipejo que es mil veces peor que Trump y toda la ultraderecha europea, llamado Pablenon, y los progres le hacen la hola día t...

Yo estoy en la línea de capita y wh y agrego, para no repetir lo que ya se ha dicho, que se han manipulado las declaraciones de Trump sobre la OTAN y casi sobre cualquier cosa que diga porque ya no nos hemos desacostumbrado a políticos que no se ajustan al Manual Internacional de Corrección que años de manipulación han ido conformando. Se puede, y yo lo estoy,estar en desacuerdo con muchos de los planteamientos de Trump, pero lo que está claro es que hacen falta políticos que rompan el esquema. Lo más probable es que Trump pierda las elecciones y, con ello, su única oportunidad para ser presidente de USA pero al menos habrá abierto la puerta a una política diferente y sea el comienzo del fin de la falacia de lo "políticamente correcto". La libertad empieza y termina por permitir todas las opiniones, incluyendo las a veces chirriantes de Trump. Lo que es inadmisible, y a eso es a lo que nos van conduciendo poco a poco, es al pensamiento único y reglamentado.

[ elcapita ] ha dicho:
06-08-2016

Sobre Trump, pues qué quieren que les diga, estoy mucho más en la línea de wh. Aquí tenemos a un tipejo que es mil veces peor que Trump y toda la ultraderecha europea, llamado Pablenon, y los progres le hacen la hola día tras día.

Sinceramente, no veo yo que Trump haya dicho tantas gilipolleces. Por supuesto que algunas sí, pero más allá de la pinta del personaje y de la cara zumbao que tiene, tb ha dicho grandes verdades, lo que pasa es que en esta Europa anestesiada y descristianizada, y progre bien pensante, en cuanto alguien se sale un poco del discurso izquierdista es sin remisión tachado de fascista.

De modo que si no se sale solamente un poco, sino mucho, como viene haciendo Trump, entonces empiezan a repetir como siempre sus mantras para, a base de mentiras como arma revolucionaria (manual leninista puro, y de Robespierre , el jacobino revolucionario gabacho) pintar sus burdas caricaturas de siempre.

Trump ha dicho una gran verdad:

"Europa debe empezar a costearse su libertad y su seguridad". Y acto seguido añadió que si los empijotados europeos siguen sin hacer los deberes y llamando a papá USA cada vez que hay que resolver algo, él, como presidente norteamericano, se replanteará seriamente la continuidad de muchas tropas.

Dicen algunos que se carga el Tratado de la OTAN, de 1949. Yo creo que más bien lo reactualiza y presiona, con justicia, a los bobos europeos franceses, alemanes, españoles, etc etc parra que lo cumplan.

[ pezuco ] ha dicho:
06-08-2016

 

..."no soy partidario de votar al mal menor, que generalmente suele devenir en el "bien mayor", evidentemente, lo que quise decir es justo lo contrario:

"No soy partidario de votar al mal menor, que generalmente NO suele devenir en el "bien mayor".  Mis diculpas por mi torpeza a la hora de aporrear las teclas de este cacharro.

 

[ pezuco ] ha dicho:
06-08-2016

 

Yo debo de ser una rara avis, pues siempre me cayó muy mal un engendro como Mr Trump. Ya dije aquí en repetidas ocasiones que, al igual que bg_rules, no soy partidario de votar al mal menor, que generalmente suele devenir en el "bien mayor". 

La Sra Clinton me cae peor, cierto, es la mentira y la manipulación personificada, capaz de tragarse los cuernos de Bill por cumplir su sueño. Parece de ese tipo de personajes para los cueles vender a su madre no es una cuestión moral sino de precio.

Pero a nadie se le olvide que Mr Trump es el político "derechista" más antiliberal que conozco. La idea del proteccionismo económico que predica es el mejor ejemplo. En un mundo globalizado es un suicidio. Igual es palabrería para ganar votos, como creo que es su idea de levantar un muro en la frontera mexicana y que sean los vecinos del sur quienes paguen la factura, pero esa palabrería se me asemeja a la manera podemita...

En cuanto a Clint, creo que siempre ha sido un Republicano de pro, no ha ocultado su voto hacia ellos y ahora sigue el mismo camino. Literalmente ha declarado en una entrevista: "olvídense de sus estupideces y voten a Trump". Si ya decía Forrest Gump que un tonto es quien dice tonterías, uno que dice estupides es...

Pues eso, que si gana Trump malo, y si gana la "cornuda consentida" peor.

 

[ NickAdams ] ha dicho:
06-08-2016

WH, primero y en plan broma, creo que Calamity Jane no estará muy contenta de ver esa comparacion con Hillary, pero ha quedado bien.

En lo demás, también yo me apunto a la línea Eastwood. Cansados estamos de esta falsa e intererasada corrección política y el manejo del lenguaje, las formas y las costumbres para conseguir aviesos fines políticos.

Este, el de Eastwood, es un buen "¡basta ya!" y este tiene cierta experiencia política, que fue alcalde de Carmel, preciosa ciudad, por cierto.

[ bg_rules ] ha dicho:
06-08-2016

Pues la realidad es que uno, que ya va haciéndose mayor, empieza a estar hasta los cataplines de la teoría del mal menor. Sin discutir las maldades que puedan afear a la mujer de Clíntoris, lo que no parece ofrecer demasiada duda es que que Trump es sencillamente impresentable, o al menos así me lo parece a mí en mi limitadísimo conocimiento del personaje. Es lo que se dice un cafre de naftalina desatado, además de grimoso de alto voltaje.

El problema, con estas situaciones, es que quienes terminan apoyando a ese mal menor también terminan por asimilar sus posiciones desde el punto de vista argumentativo no teniendo en realidad nada que ver con ellas, lo que indiscutiblemente es una posición muy poco deseable. Es exactamente lo mismo que nos ocurre en España con el PP, esa traición. A mí, entre unas cosas y las otras, me volvieron a engañar; una y no más: que se vayan al carajo todos, y entro en el partido cuando salga a jugar alguien decente.