[ TIRAD SOBRE EL PIANISTA ]

Blogs de MqM

LA TRUMPITIS ASOLA A ESPAÑA

La trumpitis, ese impredecible virus que ha atacado inmisericordemente a casi toda la casta periodística española -de izquierdas, de derechas y de lo que convenga en cada caso-, viene acompañada de otro factor secundario que agrava aún más la salud mental de los afectados, pues cuando se combina con la clintonfilia los pobres y desesperados pacientes, a veces marcados por una roja urticaria incurable y, en muchos casos, congénita, pierden totalmente el oremus y empiezan a dar vueltas a cada frase y a cada gesto del inefable Trump con una obsesión que recuerda mucho al inolvidable personaje de Jack Nicholson en El Resplandor. En este caso que nos ocupa, como tienen que encargarse de vigilar el “Gran Hotel España”, son  muchos los vigilantes y, por tanto, muchos los afectados.

Una gran parte de esta casta tan corrupta como la política, tertulianos de postín, ni idea tiene de lo que realmente ocurre en Estados Unidos ni tampoco en la sociedad norteamericana. Daba risa ver la cara del bien informado Antonio Camuñas cuando escuchaba los disparates que soltaban sus ocasionales compañeros de mesa, en 13 TV, al comprender que la posibilidad de una victoria de Trump estaba cada vez más cerca. Camuñas, presidente de la Camara de Comercio España-USA durante muchos años y actual consejero del pedrojotero “El Español” ya había advertido, en mayo de este año,  en un excelente artículo, (http://www.elespanol.com/opinion/20160519/126107391_12.html) que la victoria de Donald era posible, pero parece que ni siquiera Pedro J. lo leyó a juzgar por lo desquiciado y poco acertado que andaba ayer en “La Mañana” de Federico. Y es que muy pocos periodistas y creadores de opinión españoles se esperaban una victoria del poco simpático Trump  y, además, tampoco la querían. Muy pocos la han aceptado y se niegan a reconocer lo positivo que esta puede tener para los Estados Unidos, Europa y un posible nuevo orden mundial, tras la lamentable política exterior del ganadaro del primer Premio Nobel sin haber hecho nada -Obama- y que indudablemente iba a continuar la Clinton. Las excepciones que confirman la enferma regla: Federico Jiménez Losantos, Herman Tersch y alguno que otro más. 

Si Trump dice que va a renunciar a su jugoso sueldo de 400.000 dólares, que supongo que se destinará a otras cosas más beneficiosas para el pueblo norteamericano, malo; si Trump dice que va a echar a cerca de tres millones de inmigrantes ilegales con antecedentes delictivos, malo… aunque Obama haya despachado a más de dos millones por las mismas causas pero sin anunciarlo; si Trump (¡por fin, alguien con sentido común y cojones!) dice que se va a ciscar en el mantra progre del calentamiento global, bueno, eso es ya para contratar a un sniper para matarlo, cosa que, por cierto, ya están pidiendo algunos “demócratas” pro-clinton en las redes sociales…pero eso nuestros imparciales periodistas no lo comentan. Trump, malo; Clinton buena. Siempre la simplificación maniquea para lanzar el mensaje sencillo que convenza a esa masa de ignorantes que depositan sus votos siguiendo las instrucciones de los medios más vendidos al stablishment.

Trump, con muchos defectos, pero al que no conviene tomar por tonto, está formando un equipo que nos hace a algunos pensar en que podremos volver a vivir una etapa como la de Reagan, unos años que terminaron, simbólicamente, con la caída de ese muro de Berlín del que muchos hijos de la LOGSE nunca han oído hablar. El efectivo sistema de contrapoderes norteamericanos contendrá los excesos de Donald si Donald no es capaz de contenerse a sí mismo. Por eso soy optimista respecto al futuro de Trump como presidente, pues este hombre de 70 años, que ya ha hecho casi todo lo que ha querido en su vida, tiene la oportunidad de hacer mucho por los suyos y limpiar las páginas oscuras de su trayectoria vital y, si no lo hace, seré de los primeros en denunciarle. Ahora, la alegría que me ha propiciado este hombre al poder ver a las meretrices de la opinión, histéricas, descocadas y cabreadas, esa, señores, esa ya no me la quita nadie. Y yo, además, no padezco de trumpitis, me vacuné hace muchos años, en Cuba.

COMENTARIOS [0]
[ Marcus48 ] ha dicho:
16-11-2016

Estando totalmente de acuerdo con todos los comentarios anteriores -es muy gratificante ver la cara de imbéciles con que se han quedado tantos "voceros-periodistas" ante el triunfo de Donald Trump-, siempre con distinguidas excepciones -por todos los que nos asomamos a este blog conocidas-, sólo me queda por añadir una pequeña apostilla. Recordando la exelente película -para mí, sin duda, la mejor-, Casablana y aquello de "siempre nos quedará París", me atrevería a proponer esto de "siempre nos quedará VOX". Si la gente leyera de verdad y con sosiego, sus propuestas a lo mejor todavía tendríamos una miaja de posibilidades de salir del marasmo socialdemócrta en el que estamos sumidos. Un abrazo a todos.

[ pezuco ] ha dicho:
16-11-2016

 

A mi que siempre me ha caído mal ese payasuco con bisoñé apedillado Trump, tengo que reconocer que empieza a hacerme tilín. Renunciar al sueldo porque él mismo se ha ganado bien la vida, expulsar a la gentuza que viene de fuera porque ya tiene suficiente con la gentuza local, renegar del cambio climático, y cosas así de sensatas me ponen.

Sumémosle el careto que se les ha quedado a la basura progre, y no tan progre, y al final voy a terminar siendo un "Trumpista" convencido.

Y sí, lo peor de esto es que como bien señalan los comentarios precedentes, no hay derecha, ni rastro de ella en lo que queda de España. Todo lo más que veo en el PP es socialdemocracia, y eso es algo grave.

 

[ Pailán ] ha dicho:
16-11-2016

 

Ya sabéis, amigos de MqM, que no me gusta hablar de política, pero uno no pudo menos que disfrutar de la cara de nabo que se les quedó a todos esos que ya tenían preparadas portadas de otrora prestigiosas publicaciones semanales en el lado gringo del charco. Es lo que tiene la democracia, que si abres las urnas, el pueblo soberano vota lo que le da la soberana gana. Mirad, si no, Colombia, el Brexit, el sorpasso del coletas y tantas otras sorpresas. En el caso de Trump, no deja de ser sorprendente su victoria, porque nadie confiesa que le haya votado. Llamemos a Iker (el bueno, Jiménez) para que nos lo aclare en el cuarto milenio.

Sigan, sigan.

[ bg_rules ] ha dicho:
15-11-2016

Que el personal de izquierda se ponga histérico con el trumpetazo americano parece lo natural. Lo que es más preocupante es que el pensamiento único de apodere de manera tan generalizada y sin matices por todo el espectro -nunca mejor dicho-, y que la doble vara de medir se haya naturalizado de forma tan definitiva. A fin de cuentas, este Trump lo que dice, por ejemplo, es que va a echar a no sé cuantos inmigrantes ilegales con antecedentes penales (lo cual a mí me parece lo normal), o sea, exactamente lo mismo que hizo Obama, aunque este último en número mucho mayor. De Obama, ya sabemos, nadie dijo nada al respecto. Lo asqueroso, realmente, es cómo se utilizan ciertos asuntos de manera selectiva, manera que demuestra que a quienes los utilizan les importa una higa que deporten o dejen de deportar a quien sea, porque si realmente les importara, lo denunciarían siempre que se produce.

El verdadero problema no es que haya gente a la izquierda ejerciendo de primates ideológicos, sino que la derecha ha desaparecido, y actualmente nadie podría aclarar cuál es la diferencia entre un socialista y Cifuentes, la totalitaria preferida de Rajoy y de la Liga Gay esa. Tan socialdemocratizado está este PP que ante la propuesta parlamentaria de PSOE para tumbar la LOMCE, el ministro del ramo, o de la rama, tomó la palabra para decir que el Ejecutivo va a suspender los efectos académicos de las reválidas con un decreto ley porque es una fórmula más "inmediata" que la de los socialistas. "Esta proposición (del PSOE) no tiene efectos jurídicos inmediatos porque si se toma en consideración comienza un largo procedimiento legislativo y no tendrá efectos inmediatos". Parece difícil llegar más lejos: déjeme a mí, caballero, que soy más rápido en el corte de mis propias pelotas. 

España es, por lo visto, un país de principios verdaderamente sólidos. No es de extrañar que alguien que llama al pan, pan y al vino, vino no encaje bien en este burdel ideológico.

[ chinchin ] ha dicho:
15-11-2016

Muy bueno lo de la "trumpitis". Hay un tal Carmelo Encinas o algo así que lo vi el otro dìa totalmente desquiciado. Ese tiene la trumpitis en fase aguda por la izquierda y por la derecha la Isabel San Sebastián. ¡Jajajaja!

Y ahora dicen que George Soros está pagando porque la gente salga a la calle a protestar contra la elección de Trump. Juego limpio, como siempre.

[ NickAdams ] ha dicho:
15-11-2016

Wh, creo que esta vez te has quedado corto, muy corto. Los mismo bienpagaos que le perdonan villas y castillas a los Pabletes y cía  critican hasta el modo en que respira Trump. Oye, como a Trump se le ocurra decir que es del Madrid, hasta Forbestino tendrá que salir a pedir perdón.