[ LUCES DE CHAMARTÍN ]

Blogs de MqM

A DISOLVER LA SECCIÓN DE BALONCESTO

Encantado de conocerles, damas y caballeros, en este mi primer comentario en MqM. Como mis ideas son en general las de la página, no voy a abundar mucho en ellas, pero sí diré que, más que perorar sobre algún tema, me gusta provocar debates, y a eso vengo hoy. En concreto, quería hablarles de identidad, de lo que para cada uno de nosotros representa el Real Madrid y la razón última de nuestro amor por él.

En casi todos los casos, la identidad de un club está centrada simplemente en la localidad donde está basado, pero el Real Madrid no es uno de esos casos. Todos sabemos, y las gloriosas y fieles Peñas –con mayúscula– nos lo recuerdan todos los días, que el Real Madrid es mucho más que el equipo de Madrid o de los madrileños.

Ya tenemos una Selección Nacional, ahora que pierde y el perioprogresismo ya no gusta de llamarla “La Roja”, y tampoco debería ser el Real Madrid el brazo deportivo de cierta manera de entender España ni mucho menos de según qué corrientes políticas. Si otros quieren ser más que un club, y obligar a un brasileño a gritar “¡Visca Catalunya!” con ocasión de su generosísima, prematura e innecesaria renovación, que lo hagan. Yo prefiero quedarme con el Real Madrid y su brazalete de capitán morado con una “C” blanca, y no con una bandera regional. Bueno, ahora ya no es morado, que es azul porque Adidas vende mejor así, pero de Kim Jong Flo y sus desmanes ya hablaremos otro día.

Otros, como nuestros vecinos de Pirámides, buscan su identidad en una supuestamente diferente manera de entender la vida, en concreto en la pretendida fidelidad ante la derrota. Como si en el Bernabéu se hubiera visto alguna vez el cemento, o como si no tuviéramos una lista de espera de décadas para un carnet de socio, pero cada uno se cree lo que se quiere creer. Tampoco acabo de entender qué hay de glorioso o de encomiable en la incompetencia, pero de un país que está encantado de que Trinidad Jiménez o García Margallo, por ejemplo, nos representen en el Exterior, mientras que le desea la muerte a Amancio Ortega por ser “una vergüenza nacional”, todo se puede esperar, me temo.

Volviendo a Chamartín, la identidad de mi Real Madrid, donde “mi” denota subjetividad y no posesión, reside en la constante aspiración a la excelencia y al éxito, y la permanente negativa a darse por vencido. Por supuesto, y estadísticas en la mano, el Real Madrid no vive instalado permanentemente en la victoria, aunque frecuentemos tan exclusivo barrio con más asiduidad que nadie, todo sea dicho, pero la expectativa y la exigencia sí que son constantes.

No sé ustedes, pero, hablando solamente de fútbol, yo empiezo cada agosto firmemente convencido de que vamos a ganarlo absolutamente todo, y no recuerdo haberme dispuesto a ver un solo partido del Madrid pensando que no lo vamos a ganar, en cualquier competición, en cualquier campo y contra cualquier rival. Lo que yo espero del Real Madrid es que tenga siempre a los mejores jugadores, que juegue siempre mejor que nadie y que salga campeón en todas las competiciones en las que participa.

Que nadie me malinterprete, por favor, no quiero decir con esto que no merece la pena seguir a otro equipo si no tiene esperanza de ganar títulos. Yo mismo quiero al Zaragoza casi tanto como al Madrid, gane la Recopa o esté en Segunda. Arriba digo que cada equipo, o club, tiene sus señas de identidad, y para mí las del Madrid, por encima de afiliaciones nacionales, regionales o filosóficas, son creerse siempre el mejor del mundo y aspirar a demostrarlo sobre el campo. Sin estas expectativas de excelencia, que nuestros muchos enemigos llaman arrogancia, pero que nosotros llamamos confianza o fe, para mí ya no sería el Real Madrid.

Pues bien, estas aspiraciones resultan inalcanzables de origen para la Sección de Baloncesto, hagan los admirables jabatos de Laso lo que hagan. Podremos ser, que lo somos, el club de baloncesto más laureado de España y del continente, pero, a diferencia del fútbol, no se puede ni muchísimo menos equiparar un título de Campeón de Europa con la presunción de ser el mejor del mundo.

Las ligas europeas de baloncesto no son más que una segunda división de la NBA, y aun me quedo corto en la comparación. Acabamos de ver cómo uno de nuestros mejores jugadores, Sergio Rodríguez, se nos va al equipo más patético y desorganizado de la NBA, los Philadelphia 76ers, y sus no menos patéticas 10 victorias de 82 partidos la pasada temporada, donde, para añadir el insulto a la herida, probablemente no va a pasar de ser un reserva, y no de Ribera del Duero, precisamente.

Aun el año pasado, cuando por fin ganamos La Novena de baloncesto, nunca pude quitarme el regusto amargo de saber que nos habíamos erigido en “best of the rest”, lo mejor de lo que queda, los campeones de la Segunda División. Y ese no es mi Madrid, lo siento. Alguno me dirá que somos lo mejor de lo que podemos ser y que estamos demasiado lejos para organizar una franquicia no estadounidense de la NBA, al estilo de los Raptors de Toronto, pero ese tipo de excusas me resultan indignas del Madrid, además de que considero que algo se podría hacer al respecto en conjunción con otros equipos punteros de Europa. Pero dejemos eso, como lo de Florentino, para otra ocasión.

Soy incapaz de vibrar con un mate de Rudy sabiendo que jamás podría volar así si tuviera a un defensor NBA encima, emocionarme con el coraje de Felipe sabiendo que jamás lo tuvo para ir a la NBA o ni siquiera de desesperarme con los triples de Navarro habiendo crecido admirando los de Larry Bird.

No pretendo, a pesar de mi trollesco título, que desaparezca la Sección, por supuesto porque hay muchos madridistas adictos a ella, pero sobre todo porque sin el tirón del Madrid y el Barcelona, el baloncesto profesional en España moriría, y amo demasiado este deporte como para contemplar eso.

Pero es por todo esto que, queridos amigos y madridistas todos, ni veo jugar al Madrid de baloncesto, ni me emociono mucho con sus victorias. Lo siento, le quiero mucho como amigo, pienso que es un gran tío, muy trabajador, muy valiente y con mucha personalidad, y deseo que le vaya lo mejor posible, pero no me pone, no estoy enamorado de él.

Muchas gracias, y ¡Hala Madrid! en fútbol, baloncesto, y tute arrastrao si tuviéramos sección.

COMENTARIOS [0]
[ pezuco ] ha dicho:
12-07-2016

 

Lo primero es dar la bienvenida a nuestro nuevo blogger, es un placer disfrutar de su presencia en este humilde rincón madridista.

Lo segundo es oponerme frontalmente al planteamiento de su artículo: LA SECCIÓN BALONCESTÍSTICA MADRIDISTA NO SE TOCA.

Podría enumerar razones sentimentales para aportar argumentos, pero de sentimientos y sesiblería barata no se triunfa en el deporte, y menos nuestro querido Real Madrid. La cuestión es que ni siquiera vendiendo el Bernabeu (no queremos dar ideas), alcanzaría para comprar la décima parte de la peor franquicia NBA. 

Creo que el Laso-Team está donde debe de estar, a la cabeza de los equipos fuera del circo NBA. Sí se está planteando acercar ese circo americano a Europa, pero resulta inimaginable que los conjuntos ACB o del viejo continente puedan competir contra los colosos yanquis.

Lejos de acabar con el baloncesto, lo justo y necesario sería apostar por él, dotarlo de más presupuesto y sobre todo mantener las estructuras que en los últimos tiempos nos han dado tantos éxitos, sobre todo a la gente que lo dirige.

Lo dicho, un honor y un placer leer aquí a ALMP, y sólo espero seguir leyendo sus artículos, aunque a veces no pueda estar de acuerdo con sus planteamientos.

 

P.D. Hala Madrid y viva el Laso-Team.

[ bipo66 ] ha dicho:
11-07-2016

Un placer leer a ALMP por aquí y darle la bienvenida.

Dicho lo anterior, no creo que vaya en serio con lo de la disolución,  es sólo para poner tensa la cuerda y mover al personal. Tampoco yo, por los años, soporto la tensión del basket pero, oiga, estos chicos de Laso se han ganado no sólo la supervivencia de lasección sino su reforzamiento, muy necesario ahora con la salida del Chacho y Ayón.

La distancia hace imposible una franquicia blanca en la NBA cosa que, estoy con algún comentarista que me ha precedido, encantaría al Sr. Florentino Pérez.  Y otra que hay que decir es hay también mucha distancia entre jugar en la NBA y  triunfar en la NBA, pues sólo tres españoles lo han conseguido: los Gasol y Calderón,  Ricky Rubio está todavía en proceso.

[ wh ] ha dicho:
11-07-2016

Luego de dar la bienvenida -en cuarta posición, collons- a ALMP, tengo que confesar la sana envidia que siento por la buena elección del título de su blog, "Luces de Chamartín". Y siento envidia porque quien esto escribe, inmigrante de la segunda edad, no pudo crecer viendo esas queridas luces de Chamartín... tengo que remitirme a las luces del Estadio del Cerro, estadio de béisbol, en La Habana, donde jugaban mis azules del Almendares y que los Castros renombraron como Estadio Latinoamericano. Quizás estas luces fueron las primeras que vi en mi vida,  puesto que nací en una clínica que estaba muy cerca del estadio, la llamada  "Católicas Cubanas", que luego los rojos, con esa obsesión de cambiar nombres para reescribir la historia a su manera, cambiaron también por el de Hospital Pediátrico Docente del Cerro. ¡Ay Carmenova, y ahora me repites la historia, otra vez, también como tragedia! Y como siento que su ataque, el de ALMP, a la sección menor del Madrid es un ataque de amor y coña lo voy a dejar pasar y centrarme en Pailán que se ha metido a hablar de bésibol y, además, de los Yankees el equipo que más Series Mundiales tiene (28, casi tres veces más que el que va en segundo lugar).

Pailán, las Series Mundiales comenzaron en 1903 cuando prácticamente en ningún otro país del mundo se jugaba béisbol organizado. Luego, y yo lo apruebo, para mantener la uniformidad se ha mantenido un título que es, digamos, políticamente injusto. En la práctica, no, porque, como en el baloncesto -y ahí coincido con ALMP-, el equipo que gana la Serie Mundial puede considerarse el mejor equipo del mundo en el beisbol y no habrá equipo venezolano, cubano, mexicano, japonés o dominicano que le haga cosquillas. Como en el baloncesto, los mejores jugadores de cada país sueñan con jugar en la MLB, o si no que se lo pregunten a los muchos cubanos que han salido huyendo, poniendo en riesgo su vida (el gran Duke Hernandez, que jugó con los Yankees, es un buen ejemplo), para cumplir su sueño. Los dos equipos más grandes del mundo se llaman New York Yankees y Real Madrid... y yo soy de los dos, y sin sufrir  los problemas que cuenta el bolero "Corazón Loco".

[ bg_rules ] ha dicho:
11-07-2016

Bienvenido ALMP a MqM. Una suerte tenerte entre nosotros.

No comparto tu posicionamiento respecto al baloncesto. Mi problema es que se me hace muy cuesta arriba aguantar tanta tensión, y aunque de joven lo seguía, con el paso del tiempo se me ha hecho más desagradable tanta incertidumbre en el resultado.

Tampoco comparto el planteamiento de que la sección de baloncesto no merece la pena nuestra atención porque comparativamente es claramente inferior a la NBA. Entre otras cosas, eso es algo que no depende del propio club. Seguramente si pudiéramos disputar la NBA a Flóper se le iluminaría la cara y empezaría a fichar mediocentros de 2.08 de altura. Qué más quisiera él.

Dicho lo cual, donde sí aciertas y consigues tu objetivo es en lo de generar debate, jajaja. 

[ NickAdams ] ha dicho:
11-07-2016

Vaya sorpresón lo del nuevo blog y el nuevo blogger. Muy bienvenido, ALMP, pues supongo que eres el mismo al que tanto disfruto leyendo en EPRV. 

Muy buena la coña sobre la disolución de la sección de Laso. ¡Jajajaja! Muy cierto lo del Chacho, que se va para ser cola de ratón -aunque sea un ratón NBA y, por tanto, ratonazo- por un pastón.

Pero yo confío en Laso y, a pesar del que llamas Kim-Jong Flo, creo que volveremos a tener un equipo competitvo este año, aunque las ligas europeas estén a años-luz de la liga del país del Zapatero Negro.

Repito: una alegría tenerte por aquí, ALMP.

 

[ Pailán ] ha dicho:
11-07-2016

 

¡Bienvenido (o bienvenida, que nunca se sabe) ALMP a esta tu casa! Excelente entraduca para abrir plaza, has puesto el listón muy alto. ¡Ahora tienes que mantenerlo!

Como lo que quieres es provocar debate, debatiré contigo y te llevaré un poco (sólo un poco) la contraria en la almendra de tu razonamiento. Reconozco que no sé qué equipos de baloncesto son los mejores ahorita en Europa y bien que lo lamento, pero ni el Real Madrid, la farsa, el Maccabi, el Mobilgirgi de Varese, el Efes Pilsen o el CSKA jamás le llegarán a la suela de los zapatos a ningún equipo al otro lado del charco, como tampoco ellos en fútbol, por más equipos y ligas más o menos brillantes organicen. Es una cuestión cultural y hay que vivir con ella. Me hace gracia que la competición de béisbol en Estados Unidos acabe con las llamadas "series mundiales" y que el vencedor se declare campeón del mundo, cuando resulta que no dejan jugar equipos de otros países y seguro que los venezolanos o los cubanos podrían mearse a los New York Yankees si se lo propusieran (este año van fatal, por cierto. Los Yankees, no los cubanos o venezolanos). Pero esa es otra historia, que revela el americo-centrismo de estos tipos. Lo que quiero decir es que el baloncesto europeo y el americano no se pueden comparar. Otras reglas, otra competición, otra filosofía, otro espectáculo. Si el Real Madrid jugara en Estados Unidos, no se comería una rosca. Ya lo intentaron una vez y la meada fue estratosférica.

Eso sí, en tute arrastrao o, ya que parece que eres aragonés, en el subastado, la rompemos