[ LUCES DE CHAMARTÍN ]

Blogs de MqM

EL GÓLEM

Un aspecto del Holocausto que suele ser olvidado es que con los millones de muertos también murió la riquísima, vibrante y deliciosamente mestiza cultura yiddish que había florecido en Centroeuropa durante siglos. En calidad de modesto homenaje, quería empezar hoy con la leyenda del Gólem: el Gólem era un titán de barro que el Rabino Judah Loew ben Bezalel, por otra parte un personaje histórico perfectamente atestiguado y documentado, creó para defender la judería de Praga de los ataques antisemitas a finales del Siglo XVI. El Gólem cumplió su papel y defendió a los judíos de Praga de los ataques del emperador Rodolfo, pero luego se volvió contra su creador y hubo que acabar destruyéndolo. 

La Historia está repleta de Rabbi Loews que no han sabido controlar sus Gólems, aunque los fines de estos aprendices de brujo casi nunca han sido tan nobles y defensivos como los de Rabbi Loew. Son incontables los pretendidos visionarios que, encontrando demasiada oposición a sus programas reformistas o considerando el progreso de los mismos demasiado lentos para su gusto, han pretendido dirigir y utilizar fuerzas primarias radicales para acelerarlos. La mecánica, o más bien la pretendida mecánica, suele ser siempre la misma: los reformistas se apoyan en los radicales para amedrentar, cuando no directamente exterminar, a la oposición a las reformas –llamemos a estos últimos conservadores–, para luego, una vez tengan los reformistas el poder absoluto en sus manos, desechar a dichos radicales como un juguete roto. 

Y el desenlace real, más allá de la teoría, suele ser siempre el mismo también: los radicales supuestamente ingenuos, o resultan no ser tan ingenuos después de todo, o dejan de serlo precisamente gracias al ejercicio de la parcela de poder que los reformistas les tienen que conceder como precio a su apoyo; alimentados los radicales del dinero y de los privilegios que los reformistas les han ido progresivamente otorgando, se convierten en demasiado poderosos para ser dominados, y acaban volviéndose contra los reformistas. A menudo, los reformistas, asustados, pretenden entonces tender la mano a los conservadores, pero no suele funcionar casi nunca, a veces porque dichos conservadores han sido perseguidos hasta la insignificancia, o si todavía existen, porque no quieren saber nada de sus recientes persecutores. El cuento suele acabar con esos reformistas que tan listos se creían apartados del poder, cuando no bajo tierra, a manos de esos chicos tan brutos pero tan ingenuos a los cuales iban, supuestamente, a manipular.

La mecánica es tan vieja como el mundo, y ya Tucídides se quejaba de Cleón, el demagogo ateniense que, sin realmente compartir los intereses o los objetivos de los ciudadanos atenienses más modestos, los que servían como remeros de la flota porque que no podían pagarse el equipo de hoplita, pretendía soliviantarlos para tomar ventaja sobre sus oponentes. Tenemos infinidad de ejemplos más, desde los Gracos con las legiones o Valente con los visigodos hasta Danton y los jacobinos; desde Kerenski con Lenin hasta Von Papen con Hitler. Alguna que otra vez la jugada le ha salido bien al creador del Gólem, como a Julio César y su deriva populachera para acabar con Pompeyo, por ejemplo, pero Julio era mucho Julio, que para eso tiene un mes con su nombre.

En España también tenemos unos cuantos Rabbi Loew cañís, siendo los más trágicos, con diferencia, Don Julián y los witizanos con los moros -sí, moros, del latín Mauretania, no “magrebíes”, del árabe “Magreb”- y el más conocido Azaña con los social-comunistas, pero no nos extendamos en esto porque da para quince comentarios más.

Más recientemente, los casos más flagrantes son los de las catetocracias filomedievales periféricas, “nacionalidades históricas” en politiqués. Nuestro Roberto Alcázar, o Castell de Montjuich, periférico, Pujol, estaba hasta hace cuatro días orgullosísimo de la generación de batasunos que su escola catalana y su TV3 ha creado. El problema es que, enseñándoles a pasarse la ley “española” por el Arc de Bara, también les ha enseñado a pasarse toda ley, sea cual sea su origen, por dicho lugar, y ahora, cuando su Pedrín particular, Arturito Mas, ha pretendido dar el paso definitivo a una república catalana burguesa y de orden, por supuesto con el Partit del 3% al mando, se ha encontrado con que los bataso-butifarrunos son mayoría, y además quieren la cabeza de su mestre de primero, okupar bancos en La Diagonal de segundo, y el poder para sí mismos y el gulag para Convergencia, o como coñes se llame ahora, para postre. Y es que no es lo mismo pasar a la Posteridad, o a su equivalente del S. XXI, la Wiki, como el George Washington catalán que como un menchevique amb tumaquet, claro.

No me olvido, por supuesto, de los batasunos de verdad, los del Rh negativo, ya saben, aquello del árbol y las nueces que teorizaba Arzallus, parapetado detrás de su mentón y sus actitudes mussolinianas. La verdad es que no tengo muy claro quién mueve el árbol y quién recoge las nueces, porque parece que el PNV resiste bien los embates de los batasunos, pero también los batasunos tienen una cantidad de poltronas y presupuestos públicos que no hubieran podido ni soñar hace cuarenta años. En fin, supongo que la música amansa a las fieras, y Conciertos no faltan en la Aldea de Asterixcoechea.

Decía antes que los casos más flagrantes son los de nuestros Mandelas de campanario, pero no por más evidentes me parecen los más significativos. Con no ser nuestra disgregación autonómica ninguna fruslería, hay otro Rabbi Loew que me parece mucho más irresponsable, y su Gólem mucho más peligroso para España: hablo del PSOE y la extrema izquierda, respectivamente.

El objetivo de la izquierda, española o no, siempre ha sido la ingeniería social. Mientras que la derecha suele conformarse con objetivos más mundanos como administrar bien el dinero, reducir el paro, o bajar las pensiones, la izquierda nunca ha llegado a abandonar del todo su pretensión de crear un “hombre nuevo” que piense y actúe de forma diferente. En ese espíritu, la izquierda siempre ha dedicado mucha más atención que la derecha a las cuestiones educativas y propagandísticas, desde la anticapitalista LODE de la Alta Edad Felipista a la “Educación para la ciudadanía” de zETAParo.

Aun con todo, el cambio social e ideológico que España ha sufrido en los últimos cuarenta años no ha sido todo lo profundo o rápido que a nuestro PSOE le hubiera gustado. El PP sigue ganando elecciones de vez en cuando, y eso no se puede permitir, necesitamos “más madera”, que decía Marx, el Marx que tenía razón, digo; o sea, Groucho. Y esa madera la proporciona la extrema izquierda. Claro que el PSOE es, en pleno Siglo XXI, todavía capaz de tácticas golpistas de las que Largo Caballero se hubiera sentido orgulloso, pero eso se puede usar en contadas ocasiones: no puedes hacer de la algarada callejera tu seña de identidad si quieres que te voten esos tres o cuatro millones de tibios que llevan decidiendo todas las elecciones desde 1978.

Ahí es donde entran los “chicos de la gasolina”, que decía el recolector de nueces. El PSOE puede ir de moderado por la vida, pero cuando hace falta ir a acosar a la familia de un pepero a su casa, o reventar mítines del PP, o hacer que el PP no pueda abrir casetas en las fiestas vecinales por miedo a las represalias, ahí es donde juegan su papel esos jóvenes radicalizados que esa LODE y esa “Bola de Cristal” habían creado. Los borrokos hacen su trabajo, pero los respetables diputados de traje y corbata del PSOE pueden decir que no tiene nada que ver con ellos, y que “condenan enérgicamente la violencia” mientras les siguen subvencionando copiosamente sus “colektivos antifascistas”. En ese sentido, la obra maestra, el do de pecho, la Capilla Sixtina del golpismo moderno, ha sido nuestro 11-13 de Marzo del 2004, el momento en el que Rubalcaba tuvo que sacar a la calle a lo mejorcito de sus huestes, pero claro, a grandes males, grandes remedios. No se podía permitir que España, de la mano de “la derecha”, estuviese codeándose, tanto diplomática como económicamente, con las grandes potencias mundiales, había que acabar con ese desastre costase lo que costase.

zETAParo, como la versión de tienda de los chinos de FG que es, quiso seguir por el mismo camino, con su “Memoria Histórica” y su “Educación para la Ciudadanía”, pero, como les ha pasado a tantos antes, la progresiva radicalización de las masas tiene su propia evolución orgánica, imposible de controlar una vez que se les ha mostrado el camino, se les ha dejado tomar conciencia de su poder y se les ha dejado actuar durante tanto tiempo sin represalias. No puedes criar a alguien diciéndole que está bien ir a casa de políticos del PP a insultarles de madrugada y subvencionarles por hacerlo, y al día siguiente reprenderles y quitarles la subvención porque le han hecho lo mismo a uno del PSOE; no puedes emplear libros de texto donde se dice que la derecha española no está legitimada para gobernar por Dios sabe qué supuestos crímenes en 1936, y esperar luego que una proporción importante de esos niños no se haga mayor convencida de que la derecha no tiene legitimidad, no ya para gobernar, sino hasta para respirar.   

Y claro, como ha sucedido siempre, los brutos subvencionados de la gasolina acaban organizándose y poniendo al frente de sus huestes al menos bruto de todos ellos, alguien que ya le pueda hablar de igual a igual al aprendiz de brujo que quiso utilizarles. Los etarras, los Terra Lliures y los escrachadores del 11-M ante Génova 13 estaban muy bien y cumplieron con su papel, pero cuando te salen Oteguis, Junqueras y Pablos Iglesias que no se conforman con su papel de comparsas ya no es tan gracioso, ¿verdad?

Probablemente, el modelo al que aspira el PSOE es un remedo ibérico del régimen que mantuvo el PRI mexicano durante 70 años, una pseudo-democracia no especialmente represiva en la que se represente la charada periódica de la celebración de elecciones, pero en la que los papeles asignados a cada uno no cambien nunca. El problema que tienen ahora es que a Podemos el PRI mexicano le parece poco, pues lo que buscan es una Venezuela chavista, cuando no una Cuba castrista, y en esa función el PSOE tiene destinado un papel secundario. Porque eso es lo que aterra al PSOE, claro. No tienen ningún problema con una España arruinada y cuarteada, mientras ellos presidan sobre ella, faltaría más, pero ser los palmeros del “Niño de la Complu”, ni hablar, que para eso, oiga, contra Franco, digooo, contra el PP, vivíamos mejor.    

Y así está el PSOE, destruido por el Gólem que moldearon FG y Guerra con barro infantil y al que Rubalcaba insufló vida un 11 de Marzo del 2004. Crearon el Gólem para que se llevara por delante al PP, y, de momento, lo único que se está llevando por delante es a su propio creador. Queda por aclararse si las franquicias del PSOE en Cataluña, las Vascongadas y Galicia no desaparecen, y también tendremos que ver cómo recompensan los madrileños, los zaragozanos o los gaditanos el apoyo socialista a sus respectivos desastres podemitas locales, y ahora mismo, en Ferraz, se está escenificando el, por ahora, sólo por ahora, último acto de la autodestrucción del PSOE.

Esperemos poder destruir al Gólem antes de que se lleve no al PSOE, sino a España por delante, o que el barro ideológico del que está hecho se acabe deshaciendo por sí solo antes de que quede cocido y solidificado por el horno del poder y del dinero público, pero el Rabbi Sanchez de Ferraz ya ha caído. Y mientras los demás sátrapas autonómicos no se ponen de acuerdo sobre si hay que combatirlo, subirse a sus espaldas o apartarse de su camino, el Gólem sigue creciendo.

COMENTARIOS [0]
[ bg_rules ] ha dicho:
04-10-2016

Hay un punto sobre el que discrepo del, por otra parte, muy brillante artículo de ALMP. Cuando afirma  "Aun con todo, el cambio social e ideológico que España ha sufrido en los últimos cuarenta años no ha sido todo lo profundo o rápido que a nuestro PSOE le hubiera gustado. El PP sigue ganando elecciones de vez en cuando", creo que comete el error de error suponer que el PP representa a la ideología de derechas. La ingeniería social de izquierdas aplicada en España desde el 82 ha sido tan precisamente planificada y tan astuta y pacientemente ejecutada que ha conseguido algo mucho más letal y permanente que simplemente imponerse a la derecha con más o menos frecuencia en estas o aquellas elecciones; lo que en verdad ha conseguido es transformarla. De esta manera, resulta irrelevante que el PP siga ganando elecciones de vez en cuando o no, porque, cuando lo hace, simplemente se produce una sustitución de socialdemócratas  oficiales por socialdemócratas de segunda marca, con el agravante de que el segundo caso se trata de una entelequia, muy tranquilizadora, eso sí, pues supuestamente hay dos productos que elegir, lo que otorga al panorama una apariencia de normalidad democrática, cuando en realidad ya sólo queda uno. 

El PP, según lo veo yo, ha renunciado a todos los principios ideológicos asimilables a una manera conservadora y/o liberal de entender la vida. Ejemplos concretos de ello que lo demuestran los hay por arrobas. El más lacerante, quizás, sea el abandono de la educación, que a día de hoy, y sin vuelta atrás, es un producto de izquierdas puro que ejecutan profesionales en su inmensa mayoría de izquierdas y profundamente ideologizados, lo que garantiza un arraigo permanente e indefinido de la ideología impartida. Esto ha transformado a  la sociedad, que actualmente no sólo ve con absoluta naturalidad un orden social determinado, sino que descalifica a quien no lo asuma incondicionalmente, como ocurre con la ideología de género, cuya imposición más totalitaria no la ha llevado a efecto nadie de Podemos, precisamente, ni siquiera del PSOE, sino Cifuentes, que oficialmente pertenece a un partido supuestamente liberal o conservador de derechas. La asignatura  de Educación para la ciudadanía, que supone un ejercicio de manipulación ideológica de niños y adolescentes que por ir dirigida a quienes va es especialmente totalitario y manipulador, es el fruto de los esfuerzos del PSOE más la aquiescencia del PP, que amagó con modificarla, como si hubiera alguna diferencia entre manipular a babor que hacerlo a estribor. La gran derrota de esa implantación no es tanto su contenido como la asunción de una imposición ideológica que invade los ámbitos más personales que son patrimonio de la familia. A esto también juegan los" liberales" del PP en España.

De todas estas cosas, y muchas más, es corresponsable la “derecha” española. Podemos es, simplemente, una manifestación más virulenta del mismo monstruo que cobijan tanto en Ferraz como en Génova. Sin duda serían más molestos, pero su sustrato es esencialmente el mismo. 

[ ZAPEZIPI ] ha dicho:
04-10-2016

Interesantísimo análisis y además con buena prosa.

Enhorabuena.

[ wh ] ha dicho:
04-10-2016

Muy buen repaso, en el más puro ALMP style, de lo que está ocurriendo en el actual PSOE.

Cierto que toda esta fractura del PSOE –y de España- se aceleró con la aparición del zote de ZP cuya nefasta “Memoria Histórica” –y la muy negada crisis económica- es la que terminado de esculpir a ese gólem con coleta que amenaza con conquistar el cielo para convertirlo en infierno.

Hay otra cosa más que –en mi opinión- sigue operando, de la que se habla poco y que cuando se esperaba un tercer gobierno consecutivo del PP organizó el asesinato masivo del 11 M. ¿Tienen estos un gólem clandestino que reparte interesada ayuda? No lo sé, pero algo como ello tiene que haber que justifique el inexplicable cambio de postura de Rajoy en ese misterioso retiro mexicano. Y este lobby cloaquero tendrá mucho peso en lo que pase en los próximos meses –y años- si no se desactiva.

Por otra parte Pedrusco se cree vivo y  creo que volverá a intentarlo sabiendo, como lo sabe, que puede contar con la ayuda puntual del gólem coletudo para remover los cainitas cimientos del PSOE. Muy fino han de hilar en el partido de FG para conseguir las tres cosas más inmediatas y necesarias para la supervivencia: dar el gobierno a Rajoy sin que parezca que se lo han dado a cambio de nada; buscar un líder que de momento no se conoce que sea capaz de pelear de tú a tú con las otras tres fieras; empezar a quitar votos al sector menos radical de Podemos. Vamos, que el PSOE las va a pasar canutas.

[ NickAdams ] ha dicho:
04-10-2016

Excelente entrada, ALMP. El alguna vez invencible PRI es la aspiración de todos los partidos que quieren jugar tramposamente a ala democracia. No creo que a estas alturas estén aspirando a tanto, ahora sólo se conforma con que su Gólem no les devore. Y también yo me conformo, de momento, con eso.