[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

CIUDADANOS DE TERCERA

Albert Rivera, ese muchacho aseado que cayó del cielo para aterrizar sobre el centro absoluto del fiel de la balanza es, o bien –y en el mejor de los casos– otro bobo solemne más pululando por el detritus político que nos apesta, o bien la representación de la vacuidad ideológica y de principios más abyecta que pueda imaginarse, aunque, bien mirado, uno se inclina por pensar que el chico bueno este que emana equidistancia  y habla con todos es ambas cosas.

Rivera manifestó el viernes  en el Fórum Europa, donde por cierto comparte micrófono con el etarra Otegui, que quiere abrir la mano a la convivencia, pasar página en el País Vasco (provincias Vascongadas), sembrar la semilla del nuevo constitucionalismo y que dejemos atrás eso de los buenos y los malos. No se crean que semejante desahogo está al alcance de cualquiera y puede ser escuchado entrando en los periódicos digitales, porque no es el caso. Es sorprendente que unas declaraciones de esta envergadura, que realmente definen en su verdadera medida a este sujeto y a su partido, no sean portada, archivo sonoro incluido, de todos los periódicos digitales. Parece que Rivera y Ciudadanos es otra entelequia más que no conviene desmontar porque es la última moda que nos entretiene. Se deshará sin duda como un azucarillo cuando la fábrica de entelequias nos monte la siguiente. Mientras tanto, vamos escondiendo las miserias cuando las miserias aparecen con cualquier descuido involuntario del “atontao” de turno, de forma que sólo gracias al programa matinal de Luis del Pino en Es.Radio  he podido oír en su literalidad el vómito de Doña Alberta la Equilibrada. Lo más que se puede encontrar por la red es un párrafo de agencia que ni siquiera proporciona un entrecomillado que nos asegure que, efectivamente, este ciudadano ha dicho lo que ha dicho.

Pues para que todos sepamos qué ha dicho exactamente este figura del equilibrio universal, he aquí sus palabras entrecomilladas, obtenidas en el archivo sonoro de esRadio (clic aquí para escucharlo), minuto 1:09:40: 

“…un equipo que quiere sembrar la semilla, la semilla del nuevo constitucionalismo en Euskadi, un constitucionalismo que lo que pretende es tender la mano, abrir la mano a la convivencia, para que no haya líneas divisorias, para que no haya ni buenos ni malos, para que en el país Vasco pasemos página, paséis página, pero también logremos hablar de los temas que preocupan a los ciudadanos. Para pasar página hace falta también un proyecto alternativo, para que algún día haya una alternativa. Yo creo que esta tierra merece que el nuevo centro político también esté presente en el País Vasco. Los extremos no suelen darse la mano porque están muy lejos (lo estamos viendo a nivel nacional). “

Como la madera de este “líder” es de textura eminentemente viscosa y su personalidad, como la de su partido, es hueca y está desprovista de nada que sea sólido o definido, una vez soltado el vómito, le entra el canguelo ante las reacciones del personal, que lógicamente dice que lo evacuado apesta, y a su repugnante vacuidad ideológica le añade su cobardía, y en horas veinticuatro sale a “matizar” lo inmatizable. Como además estos tienen a un militante, de nombre Girauta, más chulo que un ocho tumbado (que es el infinito), al discurso ñoño del niño aseado se suma otro vómito chuleta y sobrado, y nos tratan de convencer de que donde dije digo, digo Diego, respondiendo lo siguiente a un tuitero que pedía explicaciones: "Ya se lo concreto yo: Miguel Ángel Blanco era un hombre bueno; quien lo asesinó, un malnacido. ¿Lo va viendo más claro?".  Sí –digo yo–, tan claro como vemos vuestra esencia multiforme, multiusos, multidireccional y multitodo, esa que os permite estar en misa y repicando, repartir amor, paz, justicia y lo que se ponga, pero, sobre todo, absoluciones para perdonar los pecados tanto de etarras como de comunistas totalitarios o herederos del franquismo, lo que se ponga. Es lo que supone tener el fiel metido por el culo, que te permite disfrutar oteando el horizonte y repartir juego a placer y con magnanimidad. Era esto, justamente, lo que necesitaba el panorama político español, un megamix de totalitarios stalinistas y repartidores de mesura que sumarse a la descomposición bipartita.

A mí personalmente no sé que me produce más repugnancia, si invitar a pasar página para entrar en los mundos de Yuppie-Iribarramendi o decir eso del  “pío, pío, que yo no he sido”. El caso es estar en el centro y tener un discurso multidireccional que llegue a derecha e izquierda, arriba y abajo, al centro y “pa” dentro. Y es que estos se deben de pensar que el sector minoritario de lo que queda de España y que aún se guía por principios ideológicos y éticos mínimamente sólidos, sean a diestro o a siniestro, se va a tragar ruedas de molino de semejantes dimensiones.  En otras palabras, se deben de pensar que somos tan tontos como ellos, y que no distinguimos un chicle maleable y multiforme de una posición inequívoca en términos generales, y en particular cuando se trata de un asunto tan grave y lacerante como el de los asesinos etarras y las víctimas de sus pistolas, es decir, el de los malos y los buenos, que quede claro. Ahora ya podemos decir que, con este Rivera de la mesura y las armonías universales, además de buenos y malos tenemos pésimos de capirote.  

COMENTARIOS [0]
[ pezuco ] ha dicho:
24-09-2016

 

Tengo una amiga que dice que los "riveritos" son lo peor de la fauna política en España. Y lo explica muy sencillamente a quienes vemos a los potemitas comunistas como la mayor gentuza que por esos lares pulula.

Los de Ciudadanos van de centristas, de moderados, incluso de regeneracionistas, intentan birlar votos por ambos lados de la balanza y sin embargo son progres con todas las de la ley, lo que les convertiría en lobucos con pieles de cordero. A los comunistas, cualquiera que tenga dos dedos de frente, carezca de odio a lo liberal y no tenga prejuicios, los ve venir de lejos. Cuidaduco con esos lobos disfrazados.

No sé si alguien todavía puede pensar que es un lapsus que en Andalucía (la corrupción personificada) los riveritos hayan exculpado a Susanita de cualquier mácula corrupta. O que en Madrid a la progre Cifu le hagan pasar las de Caín para gobernar Madrid, o que el mismo Riverita, bobalicón carita, pactara un acuerdo de gobierno (vicepresidencia mediante) con PedrucoNONONO y con Rajao tan sólo pactara un acuerdo de investidura y repitiendo que no se fía de él y no le queda más remedio.

Pues eso, nadie se extrañe que quiera pasar página con los criminales etarras, los de Ciudadanos, entérense bien quien aún lo duce, SON PROGRES, quizá envueltos en atractivos ropajes, pero progres disfrazados de centristas de la peor calaña.

 

[ wh ] ha dicho:
24-09-2016

¿Por qué será que no he movido ni un solo músculo de mi maltratada cara cuando he escuchado la deposición del maleable Rivera? Pues porque, como le ocurre a nickaadams, hace ya mucho tiempo que tengo más que calado al personaje y, también, a la mayor parte de los que intentan colocarse bajo su sombra. 

¿Nueva política o nuevas caras para la misma política? La única novedad que aporta Rivera respecto a los otros tres traficantes de votos con los que compite es que su partido no ha ejercido el poder en ningún sitio y, por tanto, no tiene imputaciones en proceso, de ahí su facilidad para repartir carnets de limpieza. 

Como su discurso se acomoda al entorno, como si estuviese diseñado por una aplicación robótica política para intentar molestar lo menos posible y pescar en cualquier caladero tontorrón de peces grises y rosados, es decir, lo que aquí se acostumbra a llamar centro-derecha y centro-izquierda, pueden perfectamente y sin rubor alguno, apoyar al PP de Cristina (¿derecha?) o al PSOE de Susana (izquierda). Sólo se han marcado dos inteligentes líneas rojas (una de ellas, muy roja): la primera, el independentismo, inevitable para ser coherente con su genes; la segunda, el populismo inaceptable de Podemos, que cualquiera que tenga dos dedos de frente –y Riverita tiene más de cuatro- sabe que llevaría a España al desastre más absoluto. Las cuentas de la supuesta aplicación salen muy claras pues la amplia mayoría de los españoles (sumando a los tontos, los listos, los de la derecha, los liberales y los de la izquierda llamada social-demócrata, y aclarando que ninguna de las definiciones anteriores es totalmente excluyente) no quiere terminar con una España dividida ni con una España a la venezolana, así que el único problema –aún insoluble- está en cómo arrebatar votos a PP y PSOE y, para ello, Riverita y los suyos necesitan disfrazarse de unos y de otros para, de ese modo, llenar la cartera. Y es por eso que si hay que hablar al lado de Otegui, se habla, y si hay que decir que hay que pasar página, se dice…que luego, si aparece alguno para el que no estaba dirigido el discursillo y reclama explicaciones, se cambia uno de traje y matiza: que sí, coño, que hay buenos y hay malos, y se quedan tan tranquilos y contentos consigo mismos porque, al final, han repartido caramelos de todos los sabores y piensan  que algún votito más caerá en la hucha de la naranja. ¡Asco!

[ Pailán ] ha dicho:
24-09-2016

 

Atinada sabanuca (que no sabanita) del maestro bg_rules. Confieso que voté a Riverita en las elecciones de diciembre, no tanto como alternativa como por la imposibilidad de hacerlo a ningún otro partido, aun con las narices tapadas. Algo así como votar a Ruiz Mateos en aquellas europeas, pero en aseado y presentable. Vista la evolución y cantadas del interfecto (Riverita, que RUMASA, el pobre, ya no puede cantar), uno se va a quedar en casa cuando vayamos a votar en Navidad, porque votaremos en Navidad, ya lo verán.

El partido de Riverita, este de Ciudadanos y Ciudadanas (guapa la Arrimadas, ¿eh?) es un invento de mercadotecnia que sólo puede funcionar en Cataluña. Al igual que ha ocurrido con los chavistas, pasado el primer deslumbramiento fruto de la sorpresa y la buena voluntad del ciudadano (con minúsculas) deseoso de cambio, vuelve la burra de los partidos al trigo de las mamandurrias. Pero, ay, el cambio, el cambiazo más bien, nos lo han dado ellos. Imposible conciliar a hooligans y becerros, cabestros y oportunistas. Les auguro un final parecido al de Rosa Díez, en el mejor de los casos. Muy atinada la imagen del fiel por el ojete. Oh wait! ¿Era imagen o es real?

Sigan, sigan

[ NickAdams ] ha dicho:
24-09-2016

Rivera,  demuestra cada día, que es la misma mierda que ya conocemos desde hace muchisimos años. Pasará página él, yo no pasaré página con estos asesinos, nunca.

Por suerte hace ya mucho tiempo que tengo calado a Riverita.