[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

HOMÓFOBOS

La sociedad española, por ser tan voluble e inconsistente en sus principios y por estar tan abiertamente al pairo de la tendencia de turno que se ponga de moda, de un lunes a un martes puede decir una cosa y su contraria y cambiar actitudes y maneras de percibir la realidad diaria. Esta volubilidad mucho tiene que ver con el hecho de que la ideología de izquierda reina en este páramo, y la izquierda, como es sabido, siendo relativista y utilitariamente contradictoria, se puede permitir cambiar, como de hecho se cambia, de chaqueta al gusto, de forma que los vaivenes de unos pocos terminan afectando a una mayoría desprovista de un anclaje de principios sólidos. Por eso, en mi opinión, ante cada campaña de martilleo ideológico que se produce desde la siniestra, cuya consecuencia es un mayoritario posicionamiento de la sociedad en la tendencia martilleada, lo que hay que hacer es responder con la misma estrategia, utilizando el posicionamiento de signo contrario con la misma ausencia de complejos, de forma que queda en poco tiempo desactivada la estrategia de unos para que, al menos, haya dos opciones posibles y ambas asumidas con naturalidad, o al menos con la naturalidad que una sociedad democrática debe demostrar cuando de tener opiniones libres se trata. 

Todo esto viene a cuento del temita este de los gays y lesbianas y sus derechos mancillados (supuestamente). A los gay y lesbianas y otras yerbas ahora los llaman LGTBI, o sea Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales y, atención, Intersexuales, que es un nuevo concepto que ahora les explico. Dado que detrás de todo esto lo que hay es la conocida como ideología de género, que no es sino la sustitución ideológica del marxismo del siglo pasado, que hoy se presenta y trata de imponer a todos al estilo que es su propia esencia de origen, es decir, al estilo totalitario, yo voy a prestar poca atención a la cuestión de las manifestaciones de orgullo gay y otras yerbas, porque estas sólo constituyen el instrumento más o menos folklórico para imponer lo que es verdaderamente importante. Me limitaré a aclarar, en lo que se refiere al LGTBI, que la “I” de intersexuales hace referencia a aquellos que, como abeja de flor en flor, saltan libremente de un estatus a otro, es decir, que hoy son bi, mañana trans, pasado hetero y al otro quién lo sabe. Y a mí me asalta la duda si no sería adecuado transformar el LGTBI a LGTBIN, que además de ser más pronunciable, incluiría a aquellos que no quieren ser nada de todo lo anterior, ni siquiera abeja de flor en flor. Porque dado que el respaldo intelectual de todo este movimiento se apoya en esa ideología de género, y esta viene a afirmar que nosotros no nacemos ni hombre ni mujer, sino que la sociedad nos obliga a ser una cosa o la otra, ¿por qué no vamos a darle al personal la opción de declararse como nada, ni fu ni fa? 

Actualmente, y esto es lo verdaderamente relevante, atreverse a escribir un párrafo como el inmediatamente anterior o este que viene a continuación constituye un verdadero riesgo porque, dentro de la espiral en la que nos movemos, a alguien podría ocurrírsele señalarlos con el dedo inquisitorial y calificarlos de mofa irónica que constituiría una manifestación de desprecio e incitación al odio contra el diferente. Así es como están las cosas con este asunto. Yo tendría que responder, para defenderme, que mi propuesta de añadir esa “N” es absolutamente seria, y que respaldo sin fisuras los derechos LGTBI(N) y su estilo de vida. Igualmente, opinar que el coñazo (peligro) que machaconamente (peligro) nos dan con las manifestaciones del orgullo gay que tenemos que soportar (peligro), con su esperpéntica (peligro) estética de tiorros y tiorras grotescamente (peligro) disfrazados, nos llevaría al mismo sitio de alto riesgo. Porque, actualmente, tenemos que aplaudir el espectáculo de luz, color y liberación por defecto, sí o sí. Es decir, o te gusta o te gusta. Y si no te gusta, te vas a tener que callar, porque, de no hacerlo, serás señalado como un homófobo de tomo y lomo, incitador al odio y tal y tal. 

A mí, sinceramente lo digo y perdóneseme la licencia, lo que quiera o no quiera ser cada cual en su vida sexual me importa un carajo. Sé lo que prefiero para los míos y el modelo de comportamiento que me parece aceptable, y sinceramente no vería con alegría que uno de los míos, por ejemplo mi tío Federico, tan mayor, saliera por ahí maquillado y subido en una carroza contoneándose y mostrando alborozado las miserias del paso del tiempo en pantis, y no les digo nada si además los pantis tienen una carrera de arriba abajo, que eso de exhibirse en pantis con carrera es quizás la expresión más colmada de lo grotesco. 

Lo que no me importa un carajo, por el contrario, es que me lo traten de pasar a embudo y que además tenga que decir que me gusta. Porque la calle también es mía, y no tengo por qué renunciar a dar mi opinión con libertad sobre lo que no sólo no me gusta, sino que me parece insoportablemente feo y chabacano, pero sobre todo impositivo en sus aspiraciones e ideológicamente manipulador. Si realmente todo este circo fuera una manifestación sincera de reivindicación de derechos, para empezar no existiría, porque esos derechos los tienen ya concedidos. Pero admitamos que alguien todavía esté insatisfecho en esos derechos: pues bien, lo que sin duda demuestra que aquí hay algo más allá de lo que se ve es el hecho de entrar en esa contradicción que supone reclamar no ser marginado y marginar a un sector, o reclamar tolerancia y ser un intolerante con un sector. Porque este montaje ideológico no es sino justamente eso, por eso a la derecha se la excluye, aunque haya homosexuales que militan en esa derecha, produciendo lo contrario de lo que exigen para ellos; y por eso, lo gritos histéricos que dan cuando alguien les critica en lo más mínimo no se compadecen con la asquerosa costumbre aneja al movimiento de mezclar su esperpento estético con manifestaciones blasfemas. Por esto, y no por su orientación sexual, es por lo que resulta repulsivo todo esto, porque se creen con el derecho de ofenderme a mí y a todos los creyentes con libertad y no toleran ni la más correcta crítica a su modelo de sociedad. Pero, yendo un paso más allá, resulta que son estos mismo  LGTBI quienes, sin saberlo, están siendo utilizados ideológicamente como ariete para imponer un modelo de sociedad donde se de-construye el lenguaje, la familia, la sexualidad, la cultura, la educación, la religión…, en busca de una supuesta liberación total igualitaria. Es el nuevo marxismo del siglo XXI, y por eso se manifiesta contradictorio en sus comportamientos, impositivo en su estilo y totalitario en sus aspiraciones.

COMENTARIOS [0]
[ Pailán ] ha dicho:
05-07-2016

 

Valiente artículo, bg_rules. Es verdad que la matraca imperante no sólo en España, sino en la vieja Europa (Reino Unido incluido) impone un silencio que en no pocas ocasiones se vuelve cómplice. Sin intención de levantar el dedo (nunca mejor dicho) de la complicidad, no puedo más que compartir la posición (again) del gran Cela, de quien se celebró recientemente el centenario de su nacimiento: "Yo no estoy ni a favor ni en contra de las reivindicaciones de los homosexuales. Me limito a no tomar por el culo".

Como dice la UEFA, "Respect"

[ Mundo ] ha dicho:
05-07-2016

El mariconerío ha perdido mucho, tanto que irremediablemente acabarán como sus homólogos árabes, entre otras miserias se han vuelto antibelicistas cuando es sobrádamente conocida la máxima latina, SI QUIERES PAZ PREPÁRATE PARA LA GUERRA

Ese SI VIS PACEM PARA BELLUM fué llevado hasta el frente de batalla por patriotas como Marco Ulpio TRAJANO, ADRIANO, LEÓNIDAS, SAMURAIS y KAMIKAZES Japoneses y otras unidades Alemanas y Yankis, entre otros muchos que eran de las tendencias sexuales de éstos, pero que antes que esa tendencias eran Griegos, Romanos, Japonenes, Alemanes ó Yankis y defendian su Patria, no daban tanto la vara como hacen estos mindundis y mucho menos jodieron el Arco Iris y sus magnificos colores, se creen que ondeando sus banderas y cantando SAN FRANCISCO van a aplacar las iras de los que tanto los odian.

Hasta he visto a varios de ellos en pelotas ondeando banderas de la II República Española y el cuerpo pintado con sus colores, no saben los muy ignorantes que el Presidente de la misma Niceto ALCALA ZAMORA y el Presidente de la República Manuel AZAÑA (que pensaría Cipriano Rivas Cherif de esta traición) firmaron y pusieron en vigor en el año 1934  la LEY DE VAGOS Y MALEANTES que les afectaba negativamente. 

Si hasta a Federico GARCIA LORCA le negaron la posibilidad desde un partido progresista (como dicen ellos) de ir en sus listas porqué era MARICÓN.

Con esa ley en vigor a dia de hoy muchos de estos ignorantes republicanos de boquilla fueran ó no maricones ó tortilleras no solo estarían inhabilitados para ejercer cargos públicos, estarían en campos de reeducación (que no eran otra cosa que campos de concentración y trabajo).

Siempre que llueve escampa. 

 

 

[ pezuco ] ha dicho:
05-07-2016

 

Pues yo, como el blogger, debo de ser un bicho raro, homófogo y demás epítetos antiprogres, pues siempre he creido que un matrimonio está formado por un hombre y una mujer, y los niños necesitan de una figura paterna y materna.

Bien comentado queda aquí que desde el liberalismo se respeta a los homosexuales y sin embargo se les persigue desde los regímenes comunistas...incluso lugares tan democráticos como Irán, que subvencionan al engendro Potemita.

El respeto no implica pensar como los gays, ni siquiera estar de acuerdo, por eso no entiendo esa inquina desde su movimiento contra los que discrepamos de modelo de familia o sociedad. Y bueno, tampoco entiendo eso del desfile del orgullo. ¿orgullosos de ser homos? ¿Tengo que sentirme orgulloso de ser hetero?. En el fondo creo que hacen un flaco favor a su movimiento, la gente en general lo ve como a unas locas. 

Ahhh, y el dinero de ayuntamientos y comunidades otorgados en subvenciones...¿El que se escamotea a la Fiesta Nacional? ¿A la gente con dificultades que de verdad lo necesita?.

 

P.D. Y papelón el del Papa Francisco declarando que la iglesia debe una disculpa a los homosexuales para ser luego ser insultada en esos desfiles.

 

[ NickAdams ] ha dicho:
04-07-2016

No puedo estar más de acuerdo con el blogger y con los dos comentaristas precedentes. El espectaculo (y no me he olvidado el acento, que quede claro) del del fin de semana, cuya clave política fue la exclusión sectaria del PP, no es más que un episodio más de la deriva hacia la izquierda extrema que genera tal optimismo en el Cantamañanas Mayor de Podemos que ya da por seguro su triunfo en las próximas elecciones generales.

España sigue en busca de la "x" que la transforme en Expaña.

[ wh ] ha dicho:
04-07-2016

Excelente,  y diría yo que necesaria, entrada porque en los tiempos en que vivimos la manipulación que se está haciendo de los abanderados del arcoiris por parte de aquellos que llevan la manipulación en los genes, es decir, la izquierda, es lamentable y reprobable.

Las personas que pertenecen a las siglas mencionadas en el artículo, y en las que incluyo a la negra, neutra y no oficial "N", sí que son "transversales"; la orientación sexual no está vinculada a ninguna ideología, a pesar de que los que más se han distinguido, históricamente, por perseguir, sobre todo, a los "G", han sido, precisamente, los más destacados regímenes comunistas del pasado siglo y alguno que todavía existe en este que, como el cubano, luego de perseguirlos, ahora -con la boca pegueña y con la femenina voz de la hija de uno de los sátrapas- dice que los respeta.  Como los que mandan en las celebraciones arcoiris de casa son los gustasn de los pabletes, las carmenas y los zerolos, y los Sánchez, los LGTBI del PP tienen vetado el acceso... no es nuevo, pasa lo mismo en el mundo del cine español, donde los Goya están limitados a aquellos que comulgan con hostias rojas y la derecha sólo tiene acceso, cuando gobierna, y entonces sirve, además, para recibir las ostias rojas. 

Y en el PP, como es habitual,  porque esta derecha española no da una a derechas, se calla como una ... joder, no sé qué letra corresponde a las putas. Bueno, como una puta, sin que eso quiera decir que no respete también a las putas que, al fin y al cabo, dicen que es el oficio más antiguo del mundo. 

[ Marcus48 ] ha dicho:
04-07-2016

¡Genal amigo BG_RULES! Sólo queda por añadir una reflexión. Si todo lo que, tan acertada como desgranadamente has comentado, fuese dicho -con la misma claridad y verdad-, en alguna que otra televisión que, dice, defender los valores que, en el fondo has defendido, quizá otra gallo cantara ene este gallinero podrido en el que están convirtiendo la convivencia NORMAL entre las personas en este país -yo quiero llamarle Nación-, que aún se llama España ¿o Ex-paña? .