[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

TROPEZANDO EN LA MISMA PIEDRA

La intolerable invasión y profanación de una capilla por un grupo de totalitarios en el que estaba la inefable Rita Maestre acaba de transformarse en una acción perfectamente asumible desde el punto de vista legal. Quiere ello decir que si el próximo Viernes Santo está usted en una iglesia celebrando uno de los momentos más intensos de su catolicismo, cualquier subnormal que lo quiera puede, por ejemplo, subirse al altar, bajarse los pantalones (porque llevarlos puestos a fin de cuentas es una simple convención social según valoración del juez) y ponerse a gritar “Vamos a quemar la Conferencia Episcopal”, lo que sería una variación de lo que ahora se acaba de asumir como una manifestación de libertad de opinión.

Por otra parte, recientemente un gracioso de estos que proliferan por internet fue a hacer su gracia a un repartidor que estaba haciendo su trabajo, al cual le llamó caranchoa, así como para hacer unas risas y porque sí. Resulta que el repartidor no era de esas personas receptivas y tolerantes, y le soltó al gracioso un guantazo catedralicio porque, ejerciendo también su libertad de expresión, pensó que el gracioso no tenía ninguna gracia y decidió expresarlo de esa manera, digamos que poco ortodoxa. Sin ninguna duda, hacer el payaso llamando caranchoa a cualquier desconocido que nos crucemos por la calle no es un delito en sentido estricto, pero sí desde luego, nadie lo discutiría, constituye una provocación en toda regla. Y aunque la reacción del repartidor fue sin duda desmedida (porque, amigos, efectivamente el guantazo fue francamente contundente), se puede afirmar que este era un riesgo que corría el gracioso, al que la mal calculada trayectoria de su propia guasa no le hizo tanta gracia, de manera que se fue a poner una denuncia por agresiones que ya veremos dónde termina. Igual el juez dictamina que el gracioso debería aprender a hacer cálculos de trayectorias de manera correcta y pensar que hay gente de todo pelaje, e igual que te encuentras uno que te ríe la gracia te puedes encontrar otro al que se le ha muerto el gato y no está para bromitas ingeniosas. De momento, no sabiendo lo que dirá el juez, sí que sabemos que el bobo más gracioso del barrio se ha retirado de internet. Algo es algo.

Lo que ha perpetrado el juez referido en el primer párrafo supone dos cosas: primero, que los católicos saben que en cualquier momento pueden ver invadido y profanado ( a ver, juez competente, entérese de lo que dice la RAE: “Profanar: tratar algo sagrado sin el debido respeto”) su espacio y que las amenazas esas del tipo “arderéis como en el treintaiséis” ya no son amenazas, sino manifestaciones del derecho de opinión, es decir, justo lo contrario de lo que pasa, gracias a Cifuentes, si yo digo que la ideología de género me parece una monstruosidad o que el artículo de la ley que ha aprobado la mencionada “liberal” y que amenaza de sanción al psicólogo que asista profesionalmente a un homosexual que quiera dejar de serlo no es sino rasgo del asqueroso totalitarismo que la adorna; segundo, que puede ser que algún católico –como cualquier repartidor que es insultado para hacer una risas–, para defender su derecho a ser respetado tenga que hacerlo físicamente y no acudiendo a los tribunales, que han dictaminado que no es profanación lo que todos sabemos que lo es. Esto es exactamente lo que ha producido esta decisión judicial. Cuando la justicia se prostituye y deja en el desamparo más absoluto a quienes son ofendidos, hay que entender que pueden terminar pasando ciertas cosas, es decir, que alguien se harte y salga en defensa de lo suyo a empujones, puesto que nadie con autoridad defiende sus irrenunciables derechos. Se llama tomarse la justicia por su mano y, en esencia, fue lo que terminó ocurriendo durante la II República, tiempo en el que, mientras unos quemaban iglesias, los que tenían que poner orden se descolgaban con eso de que todas las iglesias del país no valen la vida de un republicano, en ejercicio cargado de sentido de la tolerancia, la justicia y la equidad en la medida en que lo está la sentencia repugnante que nos ocupa.

Todo este asunto de las provocaciones de una parte y las reacciones a las mismas de la otra, así como el sentido de proporcionalidad  que se aplique, son asuntos abiertos a la opinión. Por ejemplo, a mí me puede parecer proporcionado el guantazo del trabajador al gracioso o no, de igual manera que me podría parecer proporcionado o no que un católico eche a patadas de su iglesia al subnormal de turno que vaya a faltarle el respeto a él y, lo que es más grave, a sus creencias, profiriendo, además, amenazas que aluden a un tiempo que terminó en un baño de sangre. Pero estos cobardes saben muy bien con la ventaja que juegan, esa que le da el sentido de la vida que tiene el católico y su otra mejilla. Quizás por eso yo no soy practicante. En todo caso, parece que estamos entrando en el tiempo en el que algunos deberían empezar a calcular de manera adecuada las posibles trayectorias que pueden derivarse de sus actos.

COMENTARIOS [0]
[ pezuco ] ha dicho:
19-12-2016

 

Efectivamente, la referida sentencia judicial causa bochorno e indigna a cualquier persona con dos dedos de frente y poco sectarismo progre. Por desgracia esto no es algo nuevo que nos sorprenda a estas alturas, pero no deja de doler lo que la justicia progretizada en España está perpretando.

Desde luego que es una "bonita" manera de felicitar las fiestas navideñas, por eso no voy a dejar de acordarme de las familias de esta gentuza comunistoide. Que os den por donde amargan los pepinos y que pronto la ideología criminal que pregonan acabe omo su profeta Fidel, ardiendo en el infierno.

 

[ NickAdams ] ha dicho:
17-12-2016

Vergonzoza, una vez más, la actuación judicial. La Rita se va de rositas y ahora se creerá, como todo esta patulea, intocable.

Gracias, Rajao de Mierda, por lo que nos has traído.

[ wh ] ha dicho:
17-12-2016

Si ni siquiera una multa condenatoria le va a caer a esta podemita por una violación más que evidente a la libertad de culto, lo que acaban de regalarle a estos liberticidas es una bula legal para que puedan atacar a las iglesias católicas sin coste alguno...porque con las de otros cultos, ya sabemos cuales, no se atreven.

Lo primero que hay que ver es cómo reacciona la Conferencia Episcopal a través de sus dos grandes medios COPE y 13 TV y estudiar la reacción del Papo Bergoglio, ¿dirá algo al respecto? La verdad es que no descarto la posibilidad de que reciba a Rita la Profanadora en audiencia solemne en el Vaticano, si ha recibido a personajes peores.

Así están las cosas y los que no pensamos como estos nos quedamos cada vez más solos vista la deriva de este PP rajoyero, sorayero y cifuentero que cada vez parece más izquierda que la propia izquierda.

Volveremos a tropezar en la misma piedra, bg_rules, vamos directo a ella y a una velocidad muy alta. En eso no ponen multas por exceso.