[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

EL POLLO DE LOS PANTALONES CAÍDOS

He de empezar diciendo que a mí estas cosas que le ocurren al Trueba este de las películas sin éxito no me sorprenden gran cosa. Siempre me ha parecido que a este señor muchas luces nunca le iluminaron. Cierto es que se trata de un personaje de éxito, con alguna película notable y seguramente muy respetado entre los progres del gremio –y, por otra parte, quién soy yo, un neoliberal desconocido y modesto trabajador de en pie a las seis de la mañana–, pero el caso es que las veces que he tenido ocasión de oírle, siempre me ha parecido el típico progre de libro y con ínfulas, pero corto como rabo de boina calada hasta las cejas. Ahora, de dos estocadas, se nos ha presentado además como un gracioso sin gracia y muy mala educación, por un lado, y, por el otro, como lo que es tan habitual entre los salvadores del planeta y de sus más desfavorecidos habitantes, es decir, un dechado de macizos principios e ideas bien enraizadas sobre sólidos cimientos.

Como es habitual entre estos llorones del pezón estatal, entre col y col ha aprovechado para reivindicar lo suyo, a cuento de los impuestos o no impuestos a la cultura. A estos les gusta que la cultura no pague impuestos y que sus películas sean subvencionadas, cuanto más, mejor, porque son manifestaciones culturales formativas de primordial importancia, y el pueblo necesita formarse y no es cosa de desaprovechar la labor de estos artistas. A mí me parece estupendamente, pero siempre me quedo con las ganas de que las reivindicaciones vengan acompañadas de una declaración que anuncie que los directores y actores de las películas subvencionadas  recibirán un sueldo de funcionario por su trabajo, porque, vamos a ver, ¿qué razón hay para que un Bardem cualquiera o el mismo pollo que nos entretiene reciba su caché habitual si el mismo sale de las arcas de estado, mientras que un humilde bombero o médico trabaja por alrededor de dos mil euros al mes? Porque si se trata de una inversión privada, allá películas, nunca mejor dicho esto. ¿Pero con dinero del estado? Estoy seguro que cualquiera de estos preocupados por los desfavorecidos y la verdura del planeta, y por expandir su sabiduría cultural formativa, estaría encantado de renunciar a su caché, hacerse proletario, cobrar como un profesor (esa profesión tan importante, como suelen decir ellos mismos) y trabajar por dos mil euros, pero sobre todo por amor a esa cultura a la que tanta importancia le dan y que tanto les arrebata. Como no parece que vayamos a asistir a tamaño gesto de generosidad, coherencia y solidaridad, incluso tratándose de un tipo comprometido y de izquierdas –pleonasmo donde los haya, ya se sabe–, nos tendremos que entretener en esas dos estocadas que ha dado el Trueba este para mostrársenos tal cual lo trajo su santa madre al mundo. 

Empezó este señor dando el espectáculo típico del aspirante fallido a enfant terible, que consiste en quedar en ridículo y como el perfecto hortera maleducado haciendo desprecio a quien lo sienta en su mesa tratándose de hacerse el ingenioso ante sus incondicionales, que naturalmente le rieron la gracia, que es uno de los nuestros y hay que hacer piña. Parece mentira que un tipo tan mayor, fíjense si será marmolillo, aún no se haya enterado de que hay ciertas cosas que, sencillamente, no se hacen, pero más que nada por cuestión estética y de saber estar; nada profundo, vaya. Le dieron no sé qué premio nacional, ni por qué razón exactamente, y dio a cambio un exabrupto contra el país que le homenajeaba, que es el suyo y que se joda, haciendo gala de su antiespañolidad y faltándonos al respeto a todos los españoles que nos enorgullecemos de serlo. De haber sido yo el ministro, a la mierda le hubiera mandado en ese momento al estilo Fernán Gómez, por aquello de mantener el nivel, anunciando a la vez que se quedaba el amigo sin premio, sin dotación económica y sin pienso. Porque este pollo, además de creerse gracioso y terrible, se llevó la pasta del país que odia. Y nosotros, que creíamos que el espectáculo de incoherencia marca de la casa se daba por concluido con la recogida del cheque, asistimos ahora al acto final.

Como parece ser que este Trueba ha debido de hacer un zolocotroco de película que no va a verla ni el Tato, y como estos son así, tan soberbios e infatuados como incoherentes, el pollo parece pensar que, no siendo posible que la gente, de forma libre y soberana, desprecie su obra de arte siendo esta sublime por necesidad y definición,  el rechazo es debido a la campaña en su contra que los fachas de turno han emprendido como reacción (¿qué otra cosa, si no?) a su bochornoso espectáculo de antiespañol de pro.  Y donde dijo el tío "Nunca he tenido un sentimiento nacional. Siempre he pensado que en caso de guerra, yo iría siempre con el enemigo. Qué pena que España ganara la Guerra de Independencia. Me hubiera gustado que ganara Francia. Nunca me he sentido español, ni cinco minutos." , ahora dice    “Yo amo este país y vivo aquí por elección, porque me gusta, no porque me hayan condenado como a los cubanos que no les dejan salir. Lo que quería decir en mi discurso es que el nacionalismo es malo, que todos los nacionalismos son malos. Una cosa es tener un sentimiento nacionalista y otra que ames a tu país… El sentido del humor se ha perdido entre los gritos y la histeria… Siempre he vivido aquí (en España), he pagado mis impuestos aquí y he cumplido sus obligaciones como ciudadano con mucho orgullo”

No, no, pollito Trueba, no se ha perdido el sentido del humor “en este país”; el que ha perdido algo eres tú, concretamente el culo y lo que hay que tener, bajándote los pantalones aterrorizado ante la perspectiva de no seguir engordando tu visa de proletario  de sueldo medio.  Si hay algo peor que un progre cantando sus propias excelencias es el mismo progre envainándosela sin disimulo en alarde de matizaciones. No me digan que no son enternecedores.

COMENTARIOS [0]
[ pezuco ] ha dicho:
04-12-2016

 

Como bien se explica en el genial memuco, éste del bizquito rojeras de turno no es más que el último ejemplo de progre jeta. La pasta subvencionada española sí, pero sentirse español no.

Y sí, estoy de acuerdo con Wh, Belle Epoque se deja ver, no es una maravilla de peli, pero dentro de la bazofia cinematográfica que ha perpretado el rojeras bizco a lo largo de su fracasada carrera subvencionada, esa peli podría salvarse.

 

P.D. ¿Por qué no se irá toda esta chusma roja a Cuba, Venezuela o Korea del norte para vivir el socialismo revolucionario de cerca y así nos dejan tranquilos?.

 

[ fernando_poo ] ha dicho:
03-12-2016
Citando a santagueda :: No. 4 :: 02-12-2016

Buenas tardes de viernes, queridas amigas (y amigos, of course, parafraseando a mi admirado pailanciño). Salgo de mi letargo comentarista porque no puedo pasar por alto la morcilla del gran wh sobre Belle &...

Apreciada Santaagueda,

Si algo nos han demostrado estas últimas elecciones americanas es que el progresismo americano ("liberals", como allí se dicen) es que puede llegar a ser tan antiamericano como aquí es antiespañol. Si hace unos años hubiera visto lo que he visto este año no me lo creería.

Saludos

[ wh ] ha dicho:
02-12-2016

Nunca, nunca, nunca podría sentirme ofendido por usted, santagueda. Todo lo contrario, me ha divertido mucho su comentario y he sentido que le debía una explicación sincera.

[ santagueda ] ha dicho:
02-12-2016

Jajajaja, gracias por tu rápida y ¿ofendida? respuesta, wh. Acepto la explicación sobre tus simpatías cinéfilas y espero la otra sobre el me gustoooo, aunque me la puedo imaginar. Acepto también la propuesta de encuentro, que podría ser en época navideña. Estoy ahora en mi Portugal del alma. Sigamos hablando.

[ wh ] ha dicho:
02-12-2016

Querida y siempre añorada santagueda, está claro que usted no podría actuar de jueza si su Pailanciño y servidor tuviesen necesitad de acudir a un juzgado a dirimir diferencias: sería muy fácil recusarla por parcialidad manifiesta. 

Dicho lo anterior, tiene que poner las cosas en perspectiva para entender lo que quise decir y no dije claramente en mi comentario anterior.  Ahora se lo intento explicar mejor y estoy seguro que lo entenderá porque inteligencia hay tanta en su privilegiado cerebro como mala leche de la buena.

La mencionada película de Trueba - sin importar que haya sido oscarizada, pues el Oscar se ha dado a mucha mierda también- es del año 1992, un año importante porque servidor acaba de aterrizar en este país y de muchas cosas no se enteraba bien en esos momentos, y por eso hice hincapié en mi comentario que no la habia vuelto a ver. Si servidor -que ha visto más de 60 veces Casablanca, y que la volverá a ver hoy, porque, precisamente hoy, se cumplen 75 años de que Ilsa Lund pusiera sus delicados pies en Café Americain de Rick- no la ha vuelto a ver es porque "tilin" no le hizo. Y si no ha vuelto a ver nada de Trueba es porque el recuerdo -procesado- de lo que ha visto no le motiva para invertir su tiempo en otro "truebazo". Ahora, la verdad hay que decirla, y la impresión de la única vez fue: "me gustó"... que no lo es lo mismo que decir  "me gustooooooooooo!!!!!!!!!!!". Y si alguna vez nos conocemos en "carne y hueso" le contaré el chiste en que se basa el comentario, ya que es un poco zafio para ponerlo por aquí.

Y no se nos pierda durante tanto tiempo, que su Pailanciño se deprime.

[ santagueda ] ha dicho:
02-12-2016

Buenas tardes de viernes, queridas amigas (y amigos, of course, parafraseando a mi admirado pailanciño). Salgo de mi letargo comentarista porque no puedo pasar por alto la morcilla del gran wh sobre Belle Ëpoque, porque, en cierta medida, me defrauda. ¿Cómo puede ser que una comedia ligerita, por mucho Oscar concedido, le gustara a un cinéfilo como él? El inverosímil guión, más flojo que un filete vegano, podría titularse "De cómo Jorge Sanz se cepilla a cuatro beldades en presencia de un gruñón republicano"; la película tiene enormes fallos de continuidad; y el elenco (o así), del que sólo se salva el susodicho Fernán Gómez, es mejorable, por decirlo suavemente. Lo único rescatable es la localización, como dicen los cursis, antes llamada ubicación de exteriores, que se desarrolló íntegramente en mi querido Portugal.

Y ya que estamos con el de la mirada perdida, ¿habría tenido arrestos de decir en Los Ángeles sobre Estados Unidos lo mismo que dijo en Madrid sobre España?

No tengo más preguntas, Señoría.

[ wh ] ha dicho:
02-12-2016

Trueba es un tipo raro -y no me refiero solamente a esa mirada poco tranquilizadora- que debe pensar que él es el no va más del cine y puede permitirse, sin costos, soltar las estupideces que largó en su discurso de "agradecimiento" al premio que le debió ser retirado de inmediato .

A mi me gustó Belle Epoque (aunque no la he vuelto a ver) y, luego, muy interesado fui a ver Two Much, que me pareció una basura y, desde entonces, no he visto ningun otro Trueba, así que de su cine no puedo opinar. Quizás me acuse que le estoy haciendo boicot desde 1996 o que tengo dotes rappelianas y ya adivinaba la mierda que iba a soltar 11 años después, porque estos sobraos subvencionados con nuestro dinero no pueden aceptar que a la gente, simplemente, no le guste su obra.

Y que todos los que se sientan españoles ( "fachas", según la terminología de estos rojos asistidos por el estado) se sientan asqueados por las palabras de Fernandico es lo más normalito que ha podido ocurrir. Él se lo ha buscado asi que, ahora, como dicen en Cuba, a llorar a maternidad.

[ Pailán ] ha dicho:
01-12-2016

 

Hace tiempo ya que el doctor (o así) que me asesora desde el otro lado del espejo me prohibió ir a ver cine español, así que con esta de Trueba no voy a hacer una excepción. Ya que hablamos de espejos, no hay cosa que más descoloque a un progre que le coloquen uno delante. Bg_rules ya nos ha explicado certeramente lo que ha pasado con este individuo, pero hay otros ejemplos de manual. Hubo un momento en que la película más taquillera de la historia del cine español fue "Torrente. El brazo tonto de la ley" y la segunda más taquillera, "Torrente 2. Misión en Marbella". Más allá de lo más o menos que le guste a uno el humor casposo de Santiago Segura (servidora no se esconde y confiesa que se parte la caja), la progrez patria no podía siquiera admitir tal realidad, descalificando la película, sus secuelas, al público espectador y hasta al propio Segura. El espejo lo puso el mismo Santiago Segura en esa gala (o así) de los Goya en que no le propusieron a ningún premio, cuando dijo aquello de que entre los diez millones de espectadores que pasaron por taquilla para ver a Torrente, algún licenciado universitario habría.

Es difícil luchar contra toda esta patulea, porque no están solos y se apoyan entre sí. José Miguel Monzón, más conocido como "El Gran Wyoming" en los ambientes, y sus casoplones, Almodóvar y sus papeles de Panamá, Espinar y su piso VPO, Miguel Dominguín Bosé y su desprecio a los que viajan en el metro ligero de Madrid que le despierta ¡a las 10 de la mañana!, los Bardem y su hospital en Los Ángeles... En fin, podríamos empezar y no parar, todos encantados de haberse conocido, "ser de izquierdas" y llevar vida de capitalista salvaje.

A Trueba no se le ha visto el plumero, no. Se le ha visto la cartera. Como a todos (y todas, of course)

[ NickAdams ] ha dicho:
01-12-2016

Vaya jeta la de este menda... así que lo del premio era humor, ¿no? Y ahora, cuando la gente no va a ver su película, lo aclara. 

Si son todos así, mucha generosidad con lo que no es de uno, pero oyes, lo mío es lo mío.

Me descojono de la risa, y su peli no la veré ni aunque me inviten al cine, que bastante tengo con que se la subvenciones con mi dinero.