[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

MI CUÑADO MANOLITO EL GILIPOLLAS

La primera vez, no hace mucho, que vi la cara de Juanma Castaño, barba de boca interminable, me recordó a un hermano de una novia que tuve en la juventud, concretamente al hermano tonto. Tenía esta novia hasta cuatro, no tontos, sino hermanos. Uno de ellos recordaba a su vez a cualquiera de los blues de J.J.Cale, aquel enorme bluesman que nos abandonó no hace mucho y que componía lo que se conoce como laidback blues, es decir, un blues como de estar tumbado a la bartola –posición en la que estaba permanentemente el vago de hermano anteriormente aludido–, un blues con el compás un milímetro retrasado y que engancha como pocos.  Los otros dos hermanos eran más o menos normales –con frecuencia,  menos, la verdad–, así que cierta liberación sí que sentí cuando finalmente nuestros caminos se separaron, eludiéndose así el riesgo de terminar dejando en este mundo una prole con cierto tipo de taras, que ya se sabe que estas cosas las carga el diablo y fluyen por la sangre en forma de ADN.

El caso es que cuando vi a este tipo que cuenta noticias y que se cree muy jovial y muy gracioso, y que imita en estilo y ademanes a alguno de sus compañeros mejor que Carlos Latre a media España, fue de mi cuasi cuñado Manolito, el gilipollas, de quien me acordé, y no de otro. No afirmo, Dios me libre, que este Juanma sea como aquel insufrible Manolito, pero sí es un dato objetivo que al menos el 50% del nombre lo comparten, lo cual, por otra parte, hemos de admitir que no necesariamente imprime carácter. Nuestro Manolito de ahora, que apellidaremos Gazmoño en honor al gran Tony Leblanc y su sabio personaje infantil Cristobalito Gazmoño, ha tenido la ocurrencia de llevar a Higuita, ese intelectual que marca tendencia, a los micrófonos de los chicos de Paco Bergoglio, el papa progre, que es otro que tal baila. Manolito Gazmoño necesitaba pregonar a los cuatro vientos los ríos de paz universal que le fluyen a borbotones de su alma de cántaro, y no se le ocurrió mejor idea que montar su aquelarre con el mencionado Higuita y con John Carlin, híbrido latino-sajón que también es de los de echar de comer aparte. El panorama, pues, se prestaba a los grandes hallazgos intelectuales y a los orgasmos de pacifismo universal más intensos: Gazmoño, Higuita, Carlin, los obispos, el papa rojo, lo micrófonos y la madre que los parió a todos.  Y entre las influencias divinas de quienes estaban en espíritu y la inspiración de los presentes en el programa, inevitablemente terminaron poniendo algún huevo que otro marca de la casa.

Carlin ya se había despachado anteriormente en un asqueroso artículo en el que quiso pringar a James en todo este asunto del lame-culo al terrorismo organizado de las FARC, en un ejercicio típico de maniqueísmo progre según el cual o estás posicionado como yo o eres un bulto sospechoso. En el programa de Gazmoño que nos ocupa, Higuita tuvo una atinada intervención al respecto, liberando a James de ninguna obligación de posicionarse aquí o allá. No así cuando el conductor del pseudoprograma le largó la clásica pregunta sesgada, asunto este consustancial a la ubicación ideológica de quien la hacía, con la que le solicitaba a Higuita que explicara a los españoles que no están informados sobre Colombia y la FARC cómo es posible “que alguien defienda un no a la paz a la hora de votar en un referéndum” como este. Manolito Gazmoño, que debe de ser uno de esos españoles desinformados o, en caso contrario, directamente tonto del culo, parece no estar enterado de que lo que realmente se vota ahí no es por la paz, sino por la claudicación total ante una gentuza responsable de cientos de miles de muertos –que se dice pronto– y de millones de afectados por el consumo de drogas.  Higuita, que con el comentario sobre James debió de agotar sus capacidades de discernimiento, nos vino a decir que quienes están por el no en realidad quieren castigar al presidente colombiano, es decir, que su motivación es, naturalmente, espuria.

Más allá del asunto particular de ese referéndum, atendiendo a los amplios apoyos que está teniendo el mismo, desde Obama a Castro, pasando por el hijo del que cazaba elefantes y, sobre todo, conejos por doquier, lo que se concluye es que, aparentemente, los valores en occidente han cambiado, y los que se imponen actualmente lo hacen de forma totalitaria, de manera que hoy en día la paz vendría a ser un valor absoluto, tanto como el desprecio a la familia tradicional una obligación ineludible, asuntos estos, como muchos otros, irrebatibles a menos que se esté dispuesto a ser expulsado de los márgenes de lo socialmente admisible y a convertirse en un paria, en algunos caso perseguido por disidente. Por eso aquí tenemos a los terroristas en las instituciones y a los directores que no tragan con la tabarra de la ideología de género con un expediente abierto y amenaza de perder la subvención, y a Manolito Gazmoño largando preguntas sesgadas al colombiano de turno. Pero no se engañen, porque este amor a la paz universal es, efectivamente, sólo aparente, pues depende del sector. Imagínense qué pregunta haría el chico este del micrófono cardenalicio y qué dirían todos los anteriormente mencionados si hubiera un grupo terrorista Nazi subido al monte solicitando un acuerdo, después de asesinar a 250.000 personas, en virtud del cual se les concedería impunidad por sus crímenes, posibilidad de vender droga legalmente y derecho a presentarse a las elecciones con la garantía de tener asegurado un puñado de diputados incluso sin recibir un solo voto. Seguro que, además de tener al Obama, al papa, a los Castro, al Carlin y al hijo del caza conejos dando palmas con las orejas, tendríamos a Gazmoño llamando a Kroos y diciéndole, más o menos, cómo se puede explicar a los españoles que no están informados sobre las cosas de Alemania que alguien vote un no a la paz. Seguro.

Pandilla de sectarios.

COMENTARIOS [0]
[ bipo66 ] ha dicho:
02-10-2016

Dos observaciones muy breves:

- Quiero ver cómo los medios se retratan con la defenestración, más que merecida, del desastroso Sánchez. Ojo a los que nos lo vendan como una víctima o como un héroe.

- Como, lamentablemente, va a ganar el "Sí" en Colombia ya que el límite esta puesto en un tramposo 13%, lo importante estará en el porciento de participación y en el porciento de síes. Si es "Sí" gana por menos de un 50 %, en mi opinión el referendo queda totalmente desgitimado.

Saludos a todos y echo de menos que ALMP no nos regale comentarios, además del gran regalo que ya son sus artículos.

 

[ chinchin ] ha dicho:
02-10-2016

Excelente y didáctico resumen de lo que es y ha sido el PSOE nos regala hoy FJL en LD, "La crisis que sigue mereciendo el PSOE". Hay que leerlo, aunque sólo sea para refrescar la memoria y porque en él se retrata muy bien a personajillos como el Castaño y el Carlin.

Veremos qué pasa hoy en Colombia, pero creo que no será nada bueno para la democracia.

 

[ wh ] ha dicho:
01-10-2016

Por desgracia para los rojos abiertos y los rojos agazapados que están que se corren solos con la victoria de los narcotraficantes asesinos de las FARC que -si un milagro de conciencia y sabiduría ciudadana no ocurre- llevará a Colombia al mismísimo carajo, no todo es alegría en la huerta granate: el PSOE se desangra a cuchillazos internos y este servidor escucha, tremendamente divertido, como el insulto por excelencia de los rojos -¡fascista!- se lo aplican a Presidenta Andalucía o al Presidente de Extremadura con la misma soltura y suficiencia que se lo sueltan a cualquiera que no comulgue con sus cambiantes y adaptables ruedas de molino. Ahora que me digan cuál es la diferencia entre la facha Susana y la facha Esperanza. 

Y por supuesto que no he oído al gili de Castaño y el cabrón de Carlin haciendo propaganda al SÍ de la destrucción de Colombia, la COPE hace muchos años que dejó de estar entre las emisoras que escucho aunque, en teoría, debía de estarlo.  Que me lo explique la Conferencia Episcopal que ya había comenzado a traicionar a sus oyentes antes de que el Papa Montonero apareciera por el Vaticano. Entre eso y perdonar a los que anuncian –y a las, también- que arderán como en el 36 están demostrando una cobardía que, desgraciadamente, ya viví en la Cuba castrista cuando la alta jerarquía de la iglesia católica cubana se vendió –vaya usted a saber a cambio de qué- a los dictadores comuñangas. 

Los síntomas son desoladores por todos los flancos y sólo me levantará el ánimo si el 80 % de la población de Colombia, sometida al referendo más tramposo de la historia, les para los pies a estos hijos de puta, Santos incluido, por supuesto.

[ NickAdams ] ha dicho:
01-10-2016

Indirectamente me he enterado (como no podía ser de otra forma) de la asquera intervención de este giliprogre. 

Lo único que lo lamento es por los colombianos de bien que terminarán como Venezuela, y por lo venzolanos que si esto sale adelanta tampoco podrán conseguir pan y medicinas en Colombia.

Y detrás de todo esto está la Cuba castrista bendecida por Obama, Paco Bergoglio, Juan Carlos Caza Elefantes, etc. etc.

Y aquí, Yo Yo Yo Pedrusquito loca por echarse en los brazos de Podemos. 

¿Y todavía me preguntan por qué lo veo todo negro? ¿Rojo?