[ ... Y OTRAS YERBAS ]

Blogs de MqM

EL FANTASMA DE DEL BOSQUE

¡Cómo recuerda este Madrid de Ancelotti al de Vicente Del Bosque! Y no me refiero a la manera de jugar en sí, claro es, sino más bien a algo de mucha más transcendencia que la que pueda tener optar por una idea táctica u otra. De lo que hablo es del concepto global de cómo dirigir un vestuario, o sea, de cómo entender la cuestión.

Ancelotti comparte con Del Bosque varias características: es una persona amable y educada en el trato, lo que no está mal; salomónica a la hora de tomar decisiones cuando serlo cree que le beneficia, lo que ya no está tan bien; permisivo con las vacas sagradas, que son las que mandan sobre ellas mismas para empezar, lo que es como decir sobre el propio entrenador; implacable con aquellos que carecen de ese peso en el vestuario, lo que genera agravios constantemente; acomodaticio con su presidente, que es quien básicamente le hace la plantilla, pero, sobre todo, con el salmantino comparte una enorme flor en el culo, Ramos-93 mediante.

A mí personalmente esta manera de entender la cosa me repele, pero también es cierto que encaja en el concepto florentiniano de la vida como anillo al dedo, casi tan bien como mal encajaba y chirriaba Mourinho, que vendría a ser su contrario, motivo por el cual a mí me sorprendió tanto su fichaje entonces. De los dos estilos, el primero, el que podríamos llamar flácido, solamente es viable y tiene posibilidades de obtener resultados a corto y a veces medio plazo si se dispone de una plantilla con un gran número de jugadores de primera fila. O sea que para que la flor crezca fuerte y vigorosa, hace falta que el sustrato sea de primera clase, que esté bien respaldada por unos chicos sanos, altos, fuertotes y de buen ver. Y sólo puede funcionar así porque este estilo encuentra buena parte de su base en la mezcla del talento y las decisiones injustas y de desequilibrio, donde lo que debe ser da paso a lo que conviene que sea, donde el principio va detrás del interés y el cálculo, y donde los resultados justifican cualquier error, claudicación, negligencia o arbitrariedad que se produzca independientemente de la envergadura de las mismas. A Florentino esto le sirve porque su manera de entender este tinglado se resuelve contando copas. De momento, este año llevamos dos, y de momento todos contentos. Además, añadamos a esto el regocijo continuo de sumar victorias y batir records… hasta que ha venido el Valencia a recordarnos un par de cosas –o más–  que siempre es conveniente tener presente para no extraviarse demasiado en la borrachera del éxito.

En Mestalla, hoy hemos descubierto qué le ocurre al equipo cuando se encuentra algo delante, porque hacía un buen rato que el peso pesado alimentaba su espejismo a base de noquear pesos pluma, lo cual entretiene y tal, pero es abusivo y engañoso, aunque, eso sí, estaba muy bien coreado por la prensa y por la propia autocomplacencia de alguno de los protagonistas. Hoy se ha encontrado a uno de su tamaño, tosco como la piedra pómez pero duro como el granito, y lo que ha ocurrido es que la fuerza de la inercia de sus señorías no ha sido suficiente para afrontar el empellón que hemos recibido, y nuestra gloriosa trayectoria, que algunos ya empezaban a creer que era invariable, se ha visto sacudida hacia la derrota.  Mejor que nos ocurra ahora si es que ello nos sirve para poner los pies en el suelo. De cualquier manera, al ejército de los escépticos cenizos en el que uno con orgullo milita, es decir, al ejército de los madridistas conocidos como anti madridistas que decíamos en su día,  lo que ha ocurrido hoy no nos sorprende gran cosa, por no decir nada en absoluto, en tanto en cuanto estábamos convencidos –y, obviamente,  ahora lo estamos más–  de que Ancelotti se equivoca en su pasteleo a la hora de decidir quiénes y cuánto juega cada cual.

El estilo de este tipo de entrenadores habitualmente produce equipos acomodados y con cierto amaneramiento dado que basan sus resultados en el talento más que en el trabajo y la justicia equilibrada. El de ahora no es excepción, y los once titulares fijos e inamovibles con los que invariablemente nos sacude el italiano hoy han visto cómo un equipo respondón, áspero, físico y antipático les incomodaba de manera pertinazmente impertinente su tranquilo devenir de vino y rosas. Y aún así, la flor en el culo de su general sin mando ha hecho que lo que parecía un sopapo inminente se convirtiera en una extensión momentánea del espejismo: después de sufrir un cuarto de hora los zarandeos de los fornidos hombres valencianistas en asedio cuchillo entre los dientes, nuestras señoritas se encontraban con un penalti a favor que transformaba CR7 en el minuto 15. 

De estar yo en el pellejo de los jugadores del Valencia, pues igual cojo el petate y me largo a mi casa por pura desesperación al ver que todos los méritos y esfuerzos daban como resultado que se pusiera por delante el de siempre, que menudo aburrimiento. Pero afortunadamente para el valencianismo y para la liga, yo no milito en sus filas. Así que, superada la pájara de quince minutos en la que se hundió el equipo valencianista como consecuencia del guantazo del penalty, volvió en el último cuarto de hora a tomar mando en plaza, justo después de que Cristiano tuviera en sus botas el descabello del partido desperdiciándolo en clamoroso fallo. Lo que son las cosas: de haber  marcado ese gol CR7, ahora seguramente estaríamos oyendo historias de records y no sé que ocho cuartos más. No es que el Madrid hubiera hecho méritos para ponerse 0-2, que ni si quiera lo había hecho para el 0-1; simplemente era otro ejemplo más de ese devenir que propicia tener los mejores jugadores y que redunda en la victoria casi segura por su propio peso. Ancelotti, como Del Bosque, juega con ventaja porque tiene los mejores mimbres. Lo que ocurre es que, en mi modesta opinión, los maneja de manera horripilante, propiciando que un equipo rasposo y peleón como el Valencia pueda terminar llevándose el gato al agua. Porque lo que ocurrió en Mestalla es que aparecieron en todo su esplendor las naturales debilidades derivadas de tener un centro del campo con overbooking de medias puntas cuando enfrente tienes por un lado cantidad –aunque no demasiada calidad–, y por el otro desde luego unos huevos como los del caballo de Espartero. Ante semejante tesitura, las derivas de superioridad natural y sin esfuerzo  suelen ver cortada su trayectoria. Con todo, nos fuimos al descanso 0-1, aunque más de uno lo hizo con la mosca  detrás de la oreja.

Pero a los 7 minutos de la segunda parte el Valencia dijo su primera palabra, para decir la segunda y última a los 20, dejándole al Madrid 25 minutos para demostrar qué es capaz de hacer cuando las cosas se ponen feas después de haber paseado su autocomplacencia durante una hora de partido. Y lo que se vio fue, justamente, el producto del estilo Ancelotti: autogestión con grandes pinceladas de calidad e incongruencia en el manejo de los jugadores. Por un lado, los jugadores del Madrid crearon ocasiones para haber empatado el partido a base de calidad individual, que no de un plan de juego previsto, que es lo que tiene de ventaja jugar con los mejores mimbres y de desventaja la autogestión, y es que muchas veces son ellos por su propio peso los que deshacen los entuertos de su entrenador: así le pasaba a Del Bosque y así le pasa ahora a Ancelotti; por otro lado, la política de no rotaciones que sigue el italiano nos deparó la incongruencia de ver cómo los jugadores que no tienen derecho a minutos basura cuando se juega en casa con un equipo de tercera y con el partido resuelto, ahora sí lo tienen para convertirse en los protagonistas revulsivos cuando están todas las luces rojas encendidas y se nos escapa el partido, y así nos encontrábamos a Bale, Benzemá y James (200 y pico millones de vellón) sentaditos con la manta eléctrica en el banquillo mientras sus sustitutos (Jesé, Chicharito y Khedira) se intentaban quitar como buenamente podían el óxido producto del empecinamiento de su entrenador en no utilizarlos ni para llevar el café en los recreos. Es el precio que se paga cuando se vive a la sombra de los árboles más frondosos y de los mimbres de más calidad pero con mando en plaza: pan para hoy y hambre para mañana, es decir, florentinismo en estado puro.

COMENTARIOS [0]
[ pezuco ] ha dicho:
06-01-2015

 

Zarpi, no estoy tan seguro de la certeza de tu teoría sobre el flojoytimo. Pienso que la mejor manera que tiene de perpetuarse en la presidencia madridista, sin contar normativa estatutaria ahora en pleitos, es colocar las copas en la sala de trofeos del Santiago Bernabeu. Al contrario que Wh, estando de acuerdo en que Cagalotti es el mejor entrenador posible para alguien de la calaña flojentimiana, creo que el italiano no durará tanto en el banquillo madridista, en cuanto vengan mal dadas se buscará una guillotina pública para cortar su oronda cabeza. Se llama soltar lastre para evitar el hundimiento propio, aunque sea el jefe el responsable de todo el lodazal.

 

P.D. Y estoy pensando si FP no tendrá pensado una presidencia del RM hereditaria o al menos recibir el poder para nombrar sucesor. Si llega la undécima no lo descarte nadie, aunque sea en el minuto 124 de la prórroga.

 

[ Galego49 ] ha dicho:
06-01-2015
Citando a wh :: No. 10 :: 05-01-2015

No descubrimos nada al decir que en los equipos "top" la gestión del vestuario es tan importante como la deportiva y, quizás, más determinante. Lo estamos viendo también en el Barcelona del hijo de Amunike.

El gran problem...

Amigo WH, cuanta razón tienes en lo referente a que los mandamases del vestuario tienen agarrado de las pelotas al Flojoytimo y eso me recuerda un chiste de hace algún tiempo y es que un  tipo bastante medroso llega a la consulta odontológica de un  ex-miembro de MqM y en cuanto se sienta en la silla, le agarra de las pelotas y le dice, doctor espero y deseo que no nos hagamos daño.

[ zarpi ] ha dicho:
05-01-2015

No veo yo muy claro que a Florentino lo que le valga sea contar copas, y menos aún que para eso apueste por este sinsentido. El Ser Superior está ahí para controlar que no se desmelene el club que arrasaría en España a lo Bayern si fuera libre.

Si hubiera apostado de verdad por Mourinho dándole un equipazo como éste (y a Bale ya se lo pidió pero "no era el momento" para esos fichajes), la conjunción de un plantillón indecente con meritocracia impuesta por un entrenador hubiera garantizado más copas de las conseguidas con la ceja.

Por ello tengo pocas dudas de que Florentino lo que quiere es evitarse problemas y no molestar al corrupto Sistema antimadridista, prensa incluida, regulando muy mucho los títulos exactamente igual que mide al máximo las respuestas a cada tropelía contra lo merengue. Y cuando la cosa se hunda lo suficiente como para tener que disimular el tinglado, le permitirán que recurra de nuevo un par de temporadas a algún "Mourinho" que oxigene de nuevo al club.

Todo atado y bien atado para sostener el hasta ahora obligatorio frentismo bipolar. Por eso Florentino les sirve y le permiten que se perpetúe.

[ wh ] ha dicho:
05-01-2015

No descubrimos nada al decir que en los equipos "top" la gestión del vestuario es tan importante como la deportiva y, quizás, más determinante. Lo estamos viendo también en el Barcelona del hijo de Amunike.

El gran problema del Madrid es que tiene a dos malcriados, que ya no tienen remedio (para qué mencionarlos), con mando en plaza y con los huevos del presidente en las manos...y mientras estos estén -porque los demás creo que se pueden reconducir-, esto será lo de siempre, es decir, lo de Del Bosque. Aquí hay que añadir otra cosa más, y muy importante: Ancelotti es el entrenador que mejor encaja con el carácter y las formas del Ser Superior. Así que yo creo a Carletto tienen que irle muy mal las cosas para que no rompa también los records de estancia en el banquillo. Es el Miguel Muñoz que el Tito Flo siempre ha buscado.

[ pezuco ] ha dicho:
05-01-2015

 

Pailán, creo que ya se me adelantó bg_rules en la respuesta al tema rotaciones y descansos. Voy a empezar por el principio y a poder ser de manera escueta y breve.

-El año pasado Laso no fracasa por la falta de descanso de sus jugadores, de hecho en la semifinal de la Final Four barrimos a la Farça con una paliza de las que hacen época. Fue en la final de esa maldita F4 donde se nos fue la inspiración y creo que perder la Euroliga en la prórroga de esa manera nos hizo mucho daño a nivel anímico, nos minó la moral porque a partir de ese momento no fuimos los mismos de antes, hundiéndonos en el play off de la liga.

-Como bien dice Rules, nadie pide que los mejores jugadores dejen sus puestos a los menos buenos y aún menos en partidos top, tan sólo decimos que no necesitamos a Kroos para ganar al Almería, ni que CR7 juegue todos los partidos y que si de los 22 partidos consecutivos ganados, 15 se decidieron en la primera parte, ¿por qué esperar al minuto 75 u 80 para las sustituciones?.

-Lo de la Farça y el banquillazo ayer estoy leyendo que viene precedido de una bronca Messi-Luis Enrique e incluso se especula que el messias argentino no acudió al entrenamiento de hoy a puerta abierta por ese motivo.

 

P.D. Y yo sigo pensando que en partidos duros, físicos y a domicilio, el RM no puede afortarlos con vedettes tipo Isco, James, Kroos, Bale... nos falta el músculo de nuestro añorado Makelele (bien traido por tu parte el ejemplo), Khedira, incluso Illarra. Aunque sólo sea por el famoso equilibrio carletiano. Y que conste que valoro mucho el esfuerzo físico que ahora hacen esas vedettes, pero no es lo mismo que meta la pierna Isco a que lo haga Khedira.

 

[ bg_rules ] ha dicho:
05-01-2015

Asunto rotaciones.

No consiste lo de las rotaciones en poner en riesgo los partidos sustituyendo a los mejores jugadores, sino saber en qué momentos se puede y debe hacer, por ejemplo en casa contra equipos claramente inferiores y con el partido resuelto. Es incomprensible, por ejemplo, que Kroos haya jugado todo, cuando además él mismo ha pedido oxígeno. 

No olvidemos lo que ocurrió el año pasado con CR7 y cómo se tiró la liga. Aquello fue un escandaloso modo de manejar la cuestion del que nadie dijo nada porque se ganó la CHL. Para mí, el "mérito" de Ancelotti se reduce  a haber permitido que  su jugador más importante se auto anulara por su propia ambición personal, perdiendo la liga y ganando la CHL in extremis.  Y champions o no  champions, la gestión del entrenador fue deplorable e indigna de profesionales de élite, incuida la vedette. Y esto es lo que me pone enfermo: que el éxito por tener los mejores jugadores enmascare tanta claudicación y tanta mala gestión.

[ Pailán ] ha dicho:
05-01-2015

 

Otro sucedido clásico en el Real Madrid es el bajón invernal. No hay equipo de primer nivel en ningún deporte conocido que sea capaz de resistir diez meses compitiendo al máximo. Una correcta planificación debe tener en cuenta ese aspecto y llegar al final de temporada con la mayor frescura que permitan las circunstancias. Ya los Beenhaker, Toshack, Capello y demás visionarios planificaban así las temporadas. El mejor ejemplo de lo contrario es el Laso team y el cagallón del playoff final por la liga de baloncesto del año pasado, que el gran Pezuco nos ha ido desgranando con detalle en sucesivas, aun escasas, entradas.

Si queremos que nuestro equipo llegue en plenitud (o, dicho más correctamente, con más recursos físicos que sus rivales) al final de temporada con opciones a liga y CHL, debemos esperar un Real Madrid menos competitivo en las próximas seis a ocho semanas.

Dicho esto, alguno me podrá recordar el tema de las llamadas "rotaciones". Cierto que hay que dar descanso a la gente, pero hay que hacerlo con tiento y talento, que hasta tienen rima consonante. Mira si no lo que le ha pasado en San Sebastián al hijo de Amunike y su cuadrilla, aunque yo creo que sentó a la banda del Mirlitón más por chulería asturiana que por imperativo físico. ¿Es Chicharito igual que Benzema? ¿Jesé igual que Bale? ¿Illarra que Kroos? Pues no, mirusté, y es normal que Carletto se tiente la ropa antes de poner a todos esos en vez de las vacas sagradas.

A propósito, rotar en catalán quiere decir eructar. No digo ná y lo digo tó.

[ Pailán ] ha dicho:
05-01-2015

 

Buenos días y feliz año nuevo a todas (y todos, of course).

Ya conté alguna vez por aquí la famosa anésdota (© Josema Yuste, imitando a Lauren Postigo) del marqués de mierdafrita cuando D. Floro le trajo a Ronaldo "el gordo", un fichaje considerado excesivo después de tener a Zidane, Figo, Raúl, Roberto Carlos o Makelele (ay, Makelele, vuelve por favor). Los perio-flautas de turno le preguntaron que qué pensaba del fichaje del brasileño y el tipo, con toda la pachorra del mundo, contestó: "pues que seré mejor entrenador".

Y ahí está la clave: tanto ganas, tanto vales, origen del argumento de que Mourinho es mal entrenador porque apenas ganó títulos. Ancelotti pasa ahora por ser una mezcla de Rinus Michels, Alex Ferguson y Bill Belichik, todo gracias, no lo olvidemos, a Ramos-93. Y no, mirusté, uno no traga sapos de ese calibre. El propio Bg_rules escribió un acertado y gráfico comentario sobre la realidad madridista, congelando el tiempo cuando el córner de Modric volaba hacia el melón (nunca mejor dicho) del camero. En ese momento, Carletto estaba fuera del Madrid.

Ni antes era tan bueno ni ahora tan malo el italiano, pero la plantilla sigue teniendo los mismos defectos que hace un mes y que no nos cansaremos de señalar por estos pagos. Pero, oiga, tampoco vayamos a engañarnos, D. Bg_rules: excepción hecha de Fabio Capello, ese estilista que ganaba ligas sólo cuando no jugaba en Europa, el Real Madrid sólo ha funcionado con entrenadores bizcochables del tipo Miguel Muñoz, Molowny, Del Bosque y por ahí. Mira si no los "éxitos" cosechados por los denominados "duros", Di Stéfano incluido.

Aunque me joda decirlo, clarostá.

[ NickAdams ] ha dicho:
05-01-2015

Dos partidos seguidos malos ( pachanga Dubai incluida). La derrota de un Barcelona menor, nos permitió mantenernos en cabeza...pero ya llegan los choleros rojiblancos, y estos tampoco son blandos.

No me gustó nada el Madrid ayer, y mucho menos Ancelotti, pero aun así, tenemos tal equipazo que si hubiésemos tenido nada más que la mitad que la buena fortuna de la final de la Champions, cuando menos, no hubiésemos perdido.

El miércoles, segundo test importante.

 

[ Marcus48 ] ha dicho:
05-01-2015

...y es que esto tiene nombre de película, al reves: "Regreso al pasado.2" ¿estamos en el 2015 o en el 2002?

[ wh ] ha dicho:
05-01-2015

No pude ver el partido, pero el análisis de bg_rules me deja las cosas bien claras: ha ocurrido, simplemente, lo qua algunos nos temíamos viendo la gestión "florera" ( por Florentino y flor de Carletto-93) del vesturio de grandísimas vedettes. Si yo fuera Chicharito, estaría mandando a "chingar" a Ancelotti día sí y día también.

Primer tortazo nada más comenzar la "cuesta de enero".

[ Galego49 ] ha dicho:
05-01-2015

Excelente análisis del partido de ayer en Mestalla en lo que respecta a nuestros acomodados jugadores y entrenador y como tu muy bien dices, muy del gusto Florentiniano este amaneramiento y cada vez tengo más claro quienes son los que mandan y hacen y deshacen en ese vestuario. Esperemos que estas gélidas temperaturas que estamos padeciendo en el comienzo del nuevo año, no nos sequen el jardín anal del bueno de Tragalotti.

[ pezuco ] ha dicho:
05-01-2015

 

Pues sí, muy acertada la comparación Carletto-Marqueseto, Delnabo y Tragalotti. Para mi es la misma manera de actuar, de llevar un vestuario, de no regirse por la meritocracia y de triunfar sólo con un grandísimo equipo lleno de cracks mundiales más una gran dosis de fortuna.

Repasando la canallesca, cualquiera diría que los jugadores del RM han pasado las vacaciones navideñas cavando trincheras a pico y pala, hacen constantes alusiones al cansancio... precisamente cuando por fin tienen descanso. Ya sabemos que las no rotaciones del entrenador italiano pueden pasar factura, pero no creo que justamente en este momento. ¿Por qué no hablar de lo mal acompañado que se sintió Koos ayer? o de la falta de bemoles que tiene nuestro centro del campo para batallitas de salón y no para una guerra de guerrillas sin cuartel. 

Lo dijimos en la previa, a la guerra no se envía a figuritas, se envía a guerreros, es que me entra la risa cuando el propio Carletto cuenta que los valencianistas dieron patadas. Si le coge de sorpresa o es un ingenuo o le faltan luces, pero para que no le pille otra vez el toro le voy a contar un secreto de Estado: El miércoles frente al Atleti nos espera otra batalla peor y también van a repartir leña. Ahora que decida si un centro del campo Kroos, isco, James pueden parar esa "intensidad".

 

P.D. Lo bueno que tiene esta Web es que decimos las mismas cosas cuando ganamos y cuando perdemos, vemos más allá del resultado final, incluso pasado el minuto 93.